Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 16 D E A B R I L D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A 21, nistro de Agricultura dijo en unas declaraciones publicadas en el mes de febrero últi mo, adelantando su juicio sobre este fundamental a s u n t ó L a valoración de las tierras que habrán de ser expropiadas habrá de hacerse señalando l a renta y los tipos corrientes del lugar donde se haya hecho l a expropiación Pero no es así, porque lo que el proyecto establece, m á s que una expropiación, parece un ensayo de confiscación de bienes. E n demostración de tal aserto puede verse el adjunto cuadro que es m á s elocuente que. todo otro comentario. Y no olvidemos que el papel que se entregará es en inscripciones de una Deuda especial, no de Deu l a pública, igual que las demás amortizables, y que no podrá disponerse libremente de ese papel, sino de un 10 por 100 en cada año. Eri el proyecto de ley del ministro do Obras Públicas sobre las obras hidráulicas para la puesta en marcha del regadío, se dice se pagarán, en su caso, las fincas de particulares según tasación pericial contradictoria. E s gravísimo- -entiende el S r Mátesanz- -el poder despojar al propietario de sus fincas para ocuparlas temporalmente, y así adelantar los asentamientos, sin que previa y adecuadamente se le indemnice l a expropiación, que en n i n g ú n caso debe ser substituida por el percibo de una renta satisfecha por el Estado no inferior a u a 4 por 100, y menos a ú n calculado sobre v a lor fijado a las fincas por l a Junta central. S i ha de formarse una conciencia económica nacional (textualmente son sus palabras) parece equitativo y justo que 110 haya dos procedimientos tan dispares tratando de cuestiones de propiedad territorial, que es uno de los pilares fundamentales de la Economía. ACTITUDES ANTE E L PROYECTO D E REFORMA AGRARIA JUICIOS Y D o n Mariano Mátesanz N i podía n i debía faltar en problema como el llamado de Reforma agraria que, además de afectar a intereses agrícolas, tiene tal generalidad y repercusión en la economía española, opinión tan docta cual l a de don Mariano Mátesanz, que antes de ser presidente de l a Asociación de Agricultores de E s p a ñ a era ya autoridad reconocida en cuestiones económicas, en las que una larga e intensa experiencia le acredita. Solicitado el parecer del S r Mátesanz sobre l a última redacción del proyecto agrario, amable y documentadísimo, discurre examinando facetas y más facetas, de las que tan vasto proyecto contiene. H a y que señalar que el presidente ds la Asociación de Agricultores, no sólo tiene un copioso archivo en su biblioteca, sino en su prodigiosa memoria, que, en paridad con su gran i n teligencia, hace que desfilen en su exposición con sorprendente plasticidad efemérides curiosísimas, en que encuentran pilar sólido sus argumentos. Fieles a interpretar los juicios del señor Mátesanz, dentro de la obligada limitación informativa, concretamos tan sólo algunos de los principales extremos, que, entre otros muchos, le sugiere l a ponencia ministerial. ra que el obrero agrícola debe verse asegurado un salario razonable; es necesario dar al cultivador del suelo una buena remuneración de su capital, de su trabajo y de sus ideas; es necesario al propietario procurarle un buen rendimiento del capital colocado en su propiedad. N o es, ciertamente, esa orientación la del proyecto que comentamos. Como consecuencia de todo lo anteriormente consignado, la denominada impropiamente reforma agraria no debe olvidar que la finalidad que parece inspirar, por confusión entre el suelo en que se implanta la industria agrícola con esta misma industria agrícola- -la de dar. solución al paro- no se alivia con l a distribución de l a tierra, puesto que una perturbación en el régimen habitual de l a propiedad determina una parálisis en la producción. Juicio de conjunto Globalmente apreciado, juzga el S r Matesauz desmedidos algunos aspectos del proyecto, cuando se propone nada menos que el transformar l a constitución rural española con facultades que podrían colocar al Instituto de Reforma A g r a r i a por encima de alguno de los poderes del Estado; en cambio, la estima ineficaz para satisfacer al labriego desprovisto de todos los restantes medios económicos distintos de l a tierra, pues el producto de ésta- -son sus palabras- -tarda mucho en venir, y exige crecidos gastos, que, especialmente en la agricultura de secano en general, exceden del valor total de l a tierra que los proporciona Denominación impropia y cita i n completa De reforma de propiedad territorial califica el S r Mátesanz el provecto. A su juicio, es impropia otra denominación, ya que de lo que trata, casi coa exclusión, es U n cuadro m u y expresivo Palabras del ministro de A g r i de nueva distribución de la propiedad r ú s H e aquí el cuadro formado por l a A s o tica. Este reparto, sospecha, infligirá rudo cultura ciación de Agricultores de España, con el golpe a l a agricultura y ganadería, ya en proyecto a Ja vista. N o creemos haya nada Y refiriéndose al concepto expropiaciograve crisis. nes aduce el Sr. Mátesanz que el señor mi más expresivo: E l señor ministro de Agricultura, en l a conferencia que dio en el Círculo de l a U n i ó n Mercantil el día 7 del corriente, al T o m a n d o p o r base una capitalización al 4 p o r 100 de la renta catasreferir los propósitos que tenían otras naciones en el orden económico después de la trada (en muchos casos inferior a la verdadera) guerra, d i j o Y en el Parlamento inglés se levantaba (Nótese que la escala de capitalización, dispuesta en la Ibase octava, empieza en el 5 y va de unidad en unidad hasta el 20 L a escala de pago en metálico empieza en 20 quien tenía responsabilidad y se dirigía a y acaba en el 1 los gobernantes ingleses para decirles: H a de constituirse un Comité de industrias que Renta Valor real Valor para exBago Pago catastral. Que se puede propiar ssgún el T. en metálico. en papel, venga a deciros claramente lo que son nuespresumir. proyecto tros valores económicos fuera de Inglaterra, lo que son dentro, lo que pueden ser y articular todos esos valores para que l a eco 60.000 20 15.000 375.000 300.000 240.000 nomía inglesa se salve 30.000 750.000 550.000 15 467.500 82.500 í. 075.000 735.714 14 43.000 632.715 102.989 E l señor ministro se limitó a esa escueta 50.000 1.400.000 898.214 13 781.447 116.767 cita, pero conviene completarla. Filé L l o y d 69.000 1.725.000 1.042.658 12 917.540 125.118 George, el ex primer ministro inglés, quien 82.000 2.050.000 1.172.6 5 S 11 1.043.666 12 S. 992 textualmente dijo a s í U n plan agrícola es 95.000 2.375.000 1.290.839 10 1.161.756 129.0 S 3 la base de un gran plan industrial. Nadie emIOS. 000 2.700.000 1.399.172 9 1.273.247 125.925 plearía su capital en cosa alguna, trátese de g 121.000 3.025.000 1.499.172 1.379.239 119.933 7 134.000 3.350.000 1.592.029 industria o de agricultura, si no está seguro 111.443 1.480.587 6 147.000 3.675.000 1.678.695 1.577.974 100.731 de obtener de él un debido rendimiento y de 5 1.671.948 160.000 4.000.000 1.759.945 87.997 que no h a b r á de ser confiscado 4 4.325.000 1.836.41o 1.762.959 173.000 73.453 Y se nombró el Comité a que el señor 1.851.378 186.000 4.650.000 1.908.637 3 57.259 ministro se refiere, que se tituló Comité de 1.937.517 4.975.000 1.977.05 S 199.000 2 39.541 1.962.238 200.000 5.000.00O 1.982.058 Reconstitución de la Gran Bretaña e Irlan 19.820 da, y en su primera Memoria escribía: L a agricultura no puede crearse con un varillazo que expuso su personal juicio diciendo: N o mágico. E s improcedente, por perturbar l a econopodrán repartirse las tierras sometidas a exmía agrícola y no resolver el problema del L a historia de nuestro país hace ver que pediente y las tierras cultivadas por sus proparo: el dar efecto retroactivo a l a aplicuando se ha demostrado a los propietarios pietarios cación de l a l e y el establecer ocupaciones territoriales, a los agricultores y a los obreros agreíolas el camino del deber y que han temporales sin expropiación y pago adecuacomprendido toda la responsabilidad que do, establecido por tasación pericial contraO p o r t u n o recuerdo del P o d e r descansa sobre ellos, ni los unos ni los otros dictoria; el someter a un régimen que puejecutivo de Ja primera República han dejado de colocarse a la altura de las diera decirse de confiscación a los señoríos; circunsStncias. no respetar las fincas de los propietarios Y para terminar nos dice el S r Mate cultivadores directos, en contradicción con Sabemos que las condiciones de la agrisanz: las propias declaraciones del señor ministro, cultura deben hacerse estables de tal maneSj. discurrimos sobre el porvenir qm put