Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC EN NUEVA YORK El presidente de la Universidad de Columbio, Premio Nobel de la P a z expresa sus ideas magníficas y explica algunos problemas modernos de gran importancia. BIBLIOTECA D E LA UNIVERSIDAD D E COLUMBIA A Universidad de Columbia es célebre en todo el mundo, y su presidente, el doctor Nicholas M u r r a y Butler, que ha sido recientemente condecorado con el Premio Nobel de la Paz, es un hombre universal, de prestigio indiscutible; uno de los hombres más importantes de los E s t a dos Unidos. Allá, a la altura de la calle 116, el subway se detiene en una estación que se llama Columbia University. A l salir de la estación, los grandes edificios de la U n i versidad dan la sensación de una Ciudad Universitaria. E n una gran avenida, los automóviles particulares, que pertenecen a los estudiantes, en fila, esperan la hora de la terminación de las clases. Predomina en la Universidad el edificio de la gran B i b l i o teca. L o s gallardetes de l a Universidad flamean sobre mástiles altos. L o s departamen. tos, separados de las Facultades, se entremezclan artísticamente. E n el philosophy hall encuentro al profesor D Federico de Onís, catedrático que fué de Literatura española en la U n i v e r sidad de Salamanca, y que. desde hace c i n co años, está en la Columbis. University, al L frente de l a Sección española, constituyendo el técnico de todos los asuntos españoles de la gran Universidad. E n u n despachito, sencillo, bien calentado y con mucha luz, Onís y yo hablamos. A mis preguntas, me da una idea general de lo que es la Universidad de Columbia, y me dice: -E n 1754 se fundó el K i n g s College, que luego ha ido desarrollándose, hasta convertirse en la actual Universidad de Columbia. Aquí se estudia de todo: Ciencias, A r t e s todas las especialidades: Filosofía, Literatura, Comercio, basta Periodismo. ¡Hay una magnífica Escuela de Periodismo, de ia que salen continuamente los grandes periodistas norteamericanos. C a d a Facultad tiene su edificio; está absolutamente independiente de las otras, y, no sólo de una manera material, sino con una autonomía completa. Cada Facultad trabaja independientemente. P o r ejemplo, en la Sección española, que yo dirijo, preparo los cursos y el plan de estudios, comunicando después a la oficina central lo que decidí; en todas las Facultades sucede lo mismo. E s t a U n i versidad se distingue, precisamente, por la libertad en la enseñanza. Cada estudiante puede seguir los cursos en l a forma que le parezca. N o hay Reglamentos en los que deba encarrilarse para estudiar. Claro que ¡hay asignaturas para las que, rriientras otras no estén aprobadas, no se admiten matrículas; pero un estudiante se matricula de lo que quiere sin limitaciones. ¿Interviene el Estado en la enseñanza? -M u y indirectamente. L a s Universidades de los Estados U n i d o s son todas organizaciones particulares. E l Estado no tiene establecimientos de enseñanza; por eso en los Estados Unidos no existe lo que podríamos llamar e l ministro de Instrucción pública Todos los establecimientos docentes de este país están en manos de E m p r e sas o Corporaciones particulares. Sólo en algunas ciudades, como Nueva Y o r k por ejemplo, la ciudad tiene colegios; pero las Universidades, desde luego, son independientes. Esta Universidad tiene una fama mundial y constituye un orgullo de los americanos. Cuando e n este país se desea tener informaciones de alguien, entre las generales se nombra l a Universidad en que se estudió, y por esa razón, como los ame- h r -i t- 1 m- iv- nrflr r (I K l n i- T 1 -r- n il í l W J T l P 7 rr srrn niTmirart: i T ir ¡P i- -i m i n i i m i l i
 // Cambio Nodo4-Sevilla