Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
sjftí J Jt i ¡X 4 t i Ü ¿i l í a llegado. en i i n e l momento, en q u e sintiendo nú c o r a z ó n las inj presión mas penosas, voy á separarme de vuestro hermoso P a í s d e l P a í s de mis hijos, tí el P a í s ca q u e he v i v i d o q u i n c e a ñ o s e x p e r i m e n t a n d o c a d a d í a los dulces efectos d e vuestra docilidad de vuestro c a r á c t e r afeetuoso y amable, de vuestra fidelidad y de todas vuestras v i r t u d e s A i ir y a ¡i. poner el pie en el buque q u e va i alejarme de vosotros- e n t e r n e c i d a y c o n m o v i d a toda m i ahita p o r ios ú l t i m o s testimonios de cariño, q u e tan p a t é t i c a mente me habéis p r o d i g a d o á mí y á. toda m i f a m i l i a no puedo negarme al triste consuelo de daros mi ú l t i m o á I) u s, ¡Puertorriqueños! Oid la v t de un amigo q u e os q u i e r e como u n P a d r e j que con todo su c o r a z ó n d i r i g e á Dios sus votos p o r vuestra felicidad. Sed s i e m p r e l o q u e h a b é i s sido, y tendréis siempre los goces d e q u e h a b é i s disfrutado. No os d i r é teorías abstractas, sino verdades y hechos palpables. Tended Ja vista k v u e tro P a í s ved su paz, su laboriosidad, y su. c r e c i e n t e fomento; v o l v e d d e s p u é s lo ojos á lo que lo rodea, y os c o n v e n c e r -is de ia exactitud- de mis consejos: afortuna dameirte, el Gefe que queda p r e s i d i é n d o o s goza de una o p i n i ó n justamente a e r e d i ida, y sus honoríficos antecedentes son s mejor g a r a n t í a de vuestra p r o s p e r i d a d i t u r a P u e r t o r r i q u e ñ o s pronto estar á los pies nuestra S o b e r a n a allí exRor. Jri vuestras necesidades, y- vuestro derecho positiv (l i e se os a p r e c i e d v u e l e n c o r d u r a por vuestro constante, r. ri- io ciíndiie- ir- os, p o r vuestro j u i c i o t. a totias Jas- vicisitudes p o l í t i c a s por do- ule ha pa- lo la N a c i ó n e s p a ñ o l a y p o r e i nunca desmentida lealtad al letciümo t, ot e w S i r e f l e x i o n á i s que vuestro- i a eses- son los intereses de r. tis ¡i v que 1- relaciones d e g r a t i t u d y a m i s t a d r e c í p r o c a q u e median entre este P, ¡ís y y o no ueden sufrir menoscabo, confia re u en mi palabra, y e s t a r é i s seguros de pie en m í tiene la Isla su mas eficaz agente, y cada P u e r t o r r i q u e ñ o un herinau un amigo, v un P a d r e S e d pues, dichosos, y contad con q u e ñ e r a que sea e l destino que en? l- i l i- -t i e guarde, siempre os tendr. i prese- s. s i e m p r e estaré pronto á serrvy rodeado de mis siete Pucrtorriq iefios, s. -rú un b á l s a m o p a r a m i coraron e í ra n- r que P u c r t o- l í t c! es fu- Ib, -que P u e r t o- i i -o está tranquilo, y q u e en P a e r íii -o reinan la p a z l a unio. n. y! a a b u n d a n c i a P u e r t o- R i c o 1 3 u h r i f d e I S 1 i) el, -t Tm i. yidaron sus rencores, regresó a la P e n ínsula. L a esposa del general L a Torre, doña M a r í a de la Concepción de l a Vega y R o dríguez del Toro, era pariente cercana de la malograda mujer de Bolívar, la bella y delicada M a r í a Teresa, cuya muerte prematura d e s g a r r ó v endureció el corazón de aquél v le encaminó a la gran empresa de libertar y crear naciones, descubriéndonos todo un genio militar y político, que será en todo momento gloria de l a raza hispana. E l parentesco, siquiera fuera indirecto, de los dos jefes militares adversarios que por última vez se enfrentaron en Carabobo, es un dato m á s que tener en cuenta para re- saltar el c a r á c t e r de lucha eminentemente c i v i l que caracterizó a todo ese período de l a vida h í s p a n o a m e r i c a n a Desde Venezuela pasó el general L a T o rre a la gobernación y capitanía general de Puerto Rico, donde permaneció hasta el a ñ o 18.17, siendo su gestión tan paternal, acertada y merecedora de elogios, que todas las corporaciones p o r t o r r i q u e ñ a s pidieron para él una distinción nobiliaria, concediéndosele entonces el título de conde de Torrepando, libre de derechos. Y a en la P e n í n s u l a después de seguírsele el acostumbrado y ejemplar juicio de residencia, que le fué favorable. S u Majestad l a Reina gobernadora le n o m b r ó gentilhombre, procer del Reino y capitán general de. Castilla l a Nueva, último puesto queejerció y en el que cesó voluntariamente por no querer poner su firma al pie de l a orden de fusilamiento del general León, con quien le unía gran amistad. E l primer conde de Torre- pando m u r i ó en M a d r i d el 27 de mayo de 184: a los sesenta y tres años de edad. E l archivo que posee el actual conde de Torrepatulo, que abarca. toda la vida m i l i tar del general L a Torre, tanto en documentos oficiales como en abundante correspondencia particular con M o r i l l o Bolívar, Morales y personalidades de l a época, merece examinarse con toda atención y darlo patrióticamente a conocer. Será, a d e m á s ele una labor patriótica, obra de justicia, tendente a ensalzar la figura del general L a Torre, algo apagada basta ahora, sobre l a que sus p r o p í o s enemigos en los campos de batalla emitieron juicios respetuosos, y a la que hemos pretendido presentar en estas rápidas líneas. JOSÉ GUTIERREZ- RAVE PROCLAMA C O N Q U E SK D E S P I D I Ó D E L O S HABITANTES Di? P U E R T O RICO E L GENERAL L A T O K R E A L R E G R E S A R A L A PENÍNSULA; D E S P U É S D E HABER SIDO DURANTE Q U I N CE AÑOS CAPITÁN (FOTOS GENERAL D E L A ISLA PORTILLO) cía, embarcó en la expedición que, al mando del general M o r i l l o m a r c h ó a Venezuela, y con ella se halló en las m á s importantes acciones, destacando en primer lugar la toma de la isla M a r g a r i t a y el sitio y rendición de Santa F e de Bogotá. L a r g o sería enumerar tan sólo toda la serie de encuentros guerreros en que ét participó. Baste saber que desde el primer momento fué un leal y competente colaborador de M o r i l l o que le distinguió sobremanera, y en él delegó el mando cuando, después del célebre abrazo de Santa A n a al cual asistió también el general L a T o rre, y en el cual resplandeció l a hermandad espiritual de los contendientes personificados en Bolívar y M o r i l l o que allí o l U N A S P E C T O D E L A B A T A L L A DE CARABOlto DE RA TOVAR EX SEGÚN E L CUADRO QUE FIGUDE CARACAS Y TOVAR E L MUSEO
 // Cambio Nodo4-Sevilla