Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRITICA Y NOTICIAS D E LIBROS España e n 1933 del c o n d e de l o s V i l l a r e s p o r M B E l p o l i zón d e Simón G M a r t í n del V a l E l Sahara occidental d e José G u i l l e r m o R Sánchez. O t r o s l i b r o s E S P A Ñ A K N 193I. -Con este título h a publicado el señor conde de los Villares u n libro, en el que resume sus impresiones de espectador de l a vida pública española en el curso del año pasado. D i g n o y sin jactancia, el culto aristócrata no se limita a exponer fríamente l o que ha visto, sino que lo comenta en el tono que conviene a los hechos, poniendo al margen de cada mía de sus observaciones el texto histórico que las abona y refrenda. Hay que felicitarse de que los hombres representativos de una época, que fueron hasta ayer, como quien dice, los elementos más visibles de nuestra clase directora, salgan de su retraimiento, tanto por un impulso de contrición como por el deseo vehemente, de reparar sus omisiones pasadas. E l autor de este libro pone un noble y eficaz empeño en restablecer un importante número de verdades escarnecidas por l a demagogia triunfante, que afectan a personas e instituciones que merecen el más alto respeto. E l señor conde cíe los Villares, luego de examinar retrospectivamente l a acción de los diversos sistemas de gobierno sobre los pueblos, afirma su fe monárquica, que compartimos con él millares de españoles, sin el menor propósito subversivo. H o m b r e instruido y de criterio independiente, el autor del libro dista mucho del exclusivismo político, que podría hacerle solidario de l a mayoría de sus iguales. E s un liberal templado, partidario de un eclecticismo gubernamental que asegure la legitimidad espiritual de las jerarquías, sin menoscabo de los derechos de l a masa. E s un l i beral monárquico que admite las aspiraciones del proletariado, sin creer e n ningún dogma socialista, posición doctrinal que es también l a nuestra, y que acabará por prevalecer cuando pase esta ola de locura igualitaria, como se ha impuesto en otros países de mentalidad normal. A l a obra del señor conde de los V i l l a res le falta u n requisito para que la crítica l a tome en serio; carece ele pedantería. Escrito con encantadora sencillez, ex abimdantia coráis, tiene u n acento confidencial, que, sin privarse de valor, le restará la consideración de los profesionales de l a pluma. Pero no faltará- quien l o comente desinteresadamente, poniéndolo en l a honrosa categoría que merece tcxlo l o que inspira el patriotismo y forjando l a inteligencia y la cultura. H a y en ese libro, de pocas páginas, escrito en un castellano terso, exento de solemnidad, bastantes más ideas que en la mayoría de los textos con que adoctrinana l a plebe los conspicuos de J a democracia republicana. -M. B. E L POLIZÓN, novela de D Simón G M a r tín del V a l E l destacado funcionario del Cuerpo de Prisiones S r Martín del V a l ha podido arrancar de l a inagotable cantera que ofrecen las prisiones los materiales para sus obras Dio a l a estampa primeramente un ibro sobre El carterista; después una novela penitenciaria, titulada En la senda del dolor, y ahora, ¡para completar una verdadera b i blioteca de l a delincuencia habitual, nos ofrece en E L POLIZÓN, con admirables y- recios trazos, l a interesante figura de los niños extraviados, aprendices en escuela del crimen. Ofrece E L POLIZÓN tres aspectos sugestivos e i n t e r e s a n t e s la tragedia i n t e r n a de l a s a l m a s atormentadas por el v a cío de a f e c t o s m a témales y de amores fl HH 9 Njftg humanos, la belleza nHHrf b- -de pintorescas rutas HHK- 1. españolas, p r esentada al lector con todo- el vigor colorista de V HRpr. una prosa castellana l i m p i a y briosa, y el ambiente r u fianesco con todos los donaires, vicios y penalid a d e s de l a pobla- ción maleante. Aumenta el v a l o r literario de esta i n teresantísima obra, S I M Ó N G. M A R T I N D E L su riqueza en giros y VAL palabras de l a jerga del hampa y del caló, claramente explicados cu un vocabulario final. E l libro, primorosamente editado por la Casa Ülises, v a precedido de un prólogo de R i c o de Estasen. iM A V 1 M con que van extendiendo su red. Se enterará, asimismo, de las pugnas entre grupos y las rivalidades entre caudillos. E n el libro de K a r l está l a clave de m u chos sucesos, s i n descontar los de estas semanas, que aparecen señalados, como si el autor los tuviera por ocurridos, y. eso que escribía en octubre. H a y también alusiones muy categóricas a los asaltos y atracos- -lo que ellos llaman expropiaciones aisladas- -y a varios atentados que no llegaron a efectuarse. E n t r e ellos, por cierto, uno en Sevilla, contra D Alfonso de Borbón y P r i mo de R i v e r a que el autor se jacta de haber frustrado. E n este punto l a narración es algo sospechosa por el sabor, y por l a factura. ¿Novela? Bien urdida y presentada, en tal caso. D e todas suertes de un agudo interés. N o falta l a nota crítica, de franca censura, contra l a insuficiencia de los medios policíacos. S i M a u r i c i o K a r l es, en. efecto, alemán, no puede desconocer que en su país se mantiene un presupuesto inmensamente superior al nuestro. Y en cuanto a los recursos de confidencias, se le podría replicar que alíí tampoco se desdeñan, con todos sus defectos. La orqanisación y misterios del comunismo en España obtendrá un buen éxito de librería y servirá de elemento de juicio para muchas gentes que, por sistema o por ahorrarse el trabajo de ver y de discur r i r aún dicen que el Comunismo es un fantasma EL SAHARA OCCIDENTAL, por José Gui- llermo R. Sánchez. -He aquí u n libro que viene a llenar una necesidad. D e los territorios españoles, e l menos conocido es esta E L C O M U N I S M O E N E S P A Ñ A -E s t o s días se lee y se comenta mucho u n libro que h a banda que España tiene en el Occidente de África. N o exageraríamos al decir que hay tenido l a oportunidad de surgir en el escacompatriotas nuestros, muy letrados alguparate coincidiendo con las agitaciones de nos, que no podrían decir cuáles son las polos elementos extremistas. E l epígrafe pasesiones españolas en el. continente africarece materialmente vibrar en l a actualidad no, aparte de Guinea y del Protectorado de del instante, y acentúa el atractivo de, c u- Marruecos. riosidad a l ofrecer el relato, no, sólo de l a Es sencillamente un caso de escasa proorganización, sino también de los mistepaganda y deficiente- -casi n u l a- -d i v u l g a r i o s del comunismo en España. E l autor, ción. H a y escrito poco sobre el Sahara espaM a u r i c i o K a r l se nos presenta en el próloñol y l o poco que hay ho. es muy cumpligo como u n alemán que ha pasado cinco do n i exacto. P o r eso este libro era necesaaños en nuestro país actuando de agente serio en las bibliotecas españolas. creto del Servicio internacional contra el Su autor, D José G u i l l e r m o R Sánchez, comunismo. E n realidad no sabemos que ha hecho u n estudio concienzudo- -en cuanexista ese organismo de naciones; pero aunto puede hacerse- -de aquella importante que existiera ponemos nuestras dudas en zona africana, frontera a las Canarias y excuanto a l a autenticidad, de ese agente. tendida por una línea de 1.200 kilómetros E l l o más bien parece ardid o disfraz con de litoral. M a r i n o y geógrafo el autor, ha que el autor reserva (y preserva) su verhecho una descripción, no sólo literaria, dadera personalidad. E s más verosímil- -si como pudiera rendirla un escritor turista, juzgamos por l a agilidad característica del sino uniendo l a parte artística a l o técnico de varios aspectos científicos y didácticos de estilo- -que se trate de un escritor, y proaquellas tierras casi incógnitas. bablemente de u n periodista, que ha tenido Comienza el libro con las razones diplola constancia y el acierto de estudiar cercanamente actuaciones y manejos de los nú- máticas para l a ocupación y declaración de aquel Protectorado, y cleos revolucionarios, sin excluir a sindiluego van siendo descalistas y anarquistas, pero con preferencritas las diferentes cia del comunismo. Acaso logró filtrarse; porciones de l a zona. acaso le bastase bordear l a v i d a de esos R í o de O r o 1 a costa hombres, observando y obteniendo datos por hasta cabo Blanco, y relaciones indirectas y ocasionales. En deen ella V i l l a Cisnefinitiva, y ello es l o que importa, las. págiros, L a A g ü e r a y nas de este volumen contienen informacioCabo Juby. Aparte el territorio de I f n i nes interesantísimas, con detalles que no De estas posesiopueden ser ficticios y con datos documentanes se explican l a dos. E l lector no hallará una revelación de ñora y l a fauna, l a Conjunto que le sorprenda, puesto que e- de religión, las costumconvencimiento público el lazo de los comubres la organ- zación nistas españoles con Rusia; pero sí podrá política y social. E l confirmarla c o n pormenores. Sabrá, sobre Sahara español e I f todo, l a organización interna, las conexioni quedan en l a obra nes de unos y de otros grupos, el influjo de de D José Guillerlos más avanzados y sus procedimientos, los mo R. Sánchez coplanes de acción, los designios y las insnocidos tanto en su trucciones, y algo muy positivo en 1o que se aspecto g e o g r á f i c o refiere a las maneras disimuladas v mañosas J Ó S E G U I L L E R M O R. como en e l p o i í t x o SÁNCHEZ y el industrial.