Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRADO, AÑO VIGÉSIMO GT A V o 10 CTS. N U M E R O FUNDADO E L i. D E J U N I O D E 1905 P O R D T O R C U A T O DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGÉSIMO CTAVO 10 CTS. N U M E R O LUCA D E TENA tibolcheviques, han pedido al Japón. la de- volución del depósito que ie hicieron los generales Kolczah y Sie mfiono. A s i lo ha decidido el Japón, y se han repartido a campesinos, a cosacos y patriotas del antiguo r é g i m e n millones de yens para organizar colonias de rusos, con idénticos derechos que los subditos raanchurianos. Eb A laman Siemionof ha recibido a ese fin Sco. ooo yetu, y la Unión de Cosacos y Campesinos antisoviéticos, un millón. L a linca, no se tuerce, es recta. E l oro del imperio ruso en manos de aldeanos, cosacos y militares auticomunistas Jes da territorio, ciudadanía, libertad de acción. N o se esconde la mano regia que da el zarpazo al dragón moscovita. D r a g ó n de fuego que se encoge y calla. SOFÍA EXEGESIS FIESTAS D E LAS N i están demasiado mal- -como dice todo el mundo- -las fiestas del aniversario de la República, ni están demasiado bien. L a verdad es que no han sido juzgadas todavía con la penetración crítica que requieren actos de esta naturaleza. L o primero- que quizá debe apreciarse en la intención, de los organizadores es. un afán sintético. Aclaremos, ante todo, que no es tan fácil idear unas fiestas como idear uu menú. Ustedes- reúnen ahora a los hombres más ilustres de España, les preguntan: ¿C ó m o podríamos divertir al pueblo? y t a r d a r á n mucho tiempo en dar una respuesta afortunada. No, no es fácil. U n programa de festejos tiene, por otra parte, que poseer un sentido, una significación. N o es lo mismo celebrar el biceñtenario de Mutis que el aniversario de una República. E n este último caso, el organizador debe interrogarse: i Q u é caracteriza el regocijo popular? Y el organizador se ha- dado ahora tina respuesta que no deja de revelar sagacidad: el ruido Este es un buen punto de partida. E l organizador no hizo más- -ya en posesión. de tan acertado criterio- -que trazar una espiral de ideas en torno del tema, Su concepción- -proclamémoslo sin. mezquindad- -fué nueva y atrevida. Desentrañado el principal elemento de las diversiones populares, el organizador se lanzó a desenvolverlo en todos los matices posibles. -Cuando el pueblo se divierte- -pense) el pueblo produce bullicio. Resulta, pues, que el bullicio es la culminación popular de la alegría. Luego, si nosotros conseguimos producir directamente el ruido, el resultado será igual y habremos ahorrado al pueblo el esfuerzo de sus gritos. Nos complace, mucho seguir tan fielmente- -auxiliados por nuestro dominio de los procedimientos psicoaualíticos del día- -el curso de las- ideas ele los organizadores. Saboreamos esa delicia que conocen los buenos detectives, al mostrar a nuestros lectores el proceso mental que explica la índole- de estas fi ss íás. Sigamos. Entonces el organizador orientóse decididamente hacia la producción variada de ruidos. Obsérvese que todo el programa tiene ur. a- fuerte- tendencia ruidosa: tracas, bandas de- música por las calles, bombardeo de una granja simulada, orfeones... E l pueblo detuvo la ventaja del reposo. P o r primera vez no se v i o obligado a esos ¡ah! y esos ¡oh! y esos ¡vivas! -y esos rumores prolongados con que ia multitud imita el. son del mar en ías aglomeraciones públicas, l i l pueblo paseó en s i lencio, con airé que los malos exégetas pudieran- suponer aburrido. Y las autoridades se encargaron del estrépito. U n estrépito discrctito y metodizado. Traquitas, banditas de nuisiqyita, cancioncitas de orfeoncitos... Las iluminaciones- -tan censuradas- -tuvieron un sentido substancioso. Claro que sf se juzga la. de la Cibeles con el mismo criterio artístico que los juegos de agua y de luz de la; Exposición de- RarceliAia, acaso merezca el calificativo de. birria que algunos le han aplicado. Pero, en cambio, todo ei. inuíldó recbno; cfá que rió- puede. sugerirse con mayor exactitud la idea de uno de esos helados de varios colores que en algunos hoteles de lujo sirven sobre bloques de hielo. Los dos p i r u l í s luminosos que han plantado como dos banderillas a la entrada del pasco del Prado son una propina generosa. E n su misma superfluidad, en su misma fealdad inútil se comprueba que los organizadores no quisieron que nos privásemos de nada. L a subversión realizada con el advenimiento de la República tuvo repercusión en estas fiestas, 110 sólo en el monopolio de los ruidos modestos, sino en algunos otros espectáculos. Él desfile de los servicios municipales ha sido simbolizado con fortuna. Hasta hoy, la gente que iba a los festejos desfilaba ante los guardias encargados de dirigir la circulación. Autora fueron los guardias los que desfilaron ante la gente. L o que para los buenos entendedores quiere decir: todo ha cambiado Y ya llega el momento de declarar cuál es la tacha que nosotros pondríamos al programa, y es que no se haya aplicado el mismo criterio que a los guardias a los orfeones regionales. L o s orfeones regionales vienen cantando desde líacc mucho tiempo. Antes de la Restauración, ya cantaban, y después de la Restauración siguieron cantando sin que nadie, se preocupase de aliviarles. Abril, 1932. CASANOVA ABC E N N U E V A YORK ¿No estaría dentro de. la ideología actual, no sería un triunfo para los organizadores de las fiestas quebrantar por una vez, y por si cuajaba ia idea, esta larga esclavitud de los orfeones, sentando a todos sus miembros en las sillas del público, en la garden- pariy del Campo del Moro, y haciendo cantar- -en su honor y para su alborozo- -a todos los i n v i t a d o s? ¿E s t o no vendría a ser un detalle importante de la justicia social? E n nuestra, opinión, con ese truco el programa resultaría perfecto. VV. F E R N A N D E Z E L O R E Z E l último crimen de los g a n g s ters es un eslabón más de la cadena interminable de crímenes, que caracterizan en esta época un aspecto social de l o s Estados Unidos ¡H a n matado a Vincent C o l l! Expliquemos esas palabras. L a ley seca ha creado en los Estados Unidos varios sistemas de vida equívoca, que la ambición de gauar dinero rápidamente y en gran cantidad la coloca al margen de la ley y en. el ambiente m á s feroz que la imaginación puede suponer. Se ha creado el tipo del gángster. E l qang es la pandilla la p e ñ a la cuadril l a la banda y, por consecuencia, el gángster es el afiliado o miembro de esa p e ñ a cuadrilla o banda Y el Gángster es el tipo popular por excelencia. -Todo el teatro, americano moderno, toda la. literatura americana del día, desde la novela grande a la novelita corta del. magasin, está cuajada de ese. ambiente. N o se concibe asunto que pueda interesar al- público si no hay un gángster de por medio. H a y tres tipos populares- que están familiarizados con el público y de los que se habla continuamente como de algo naturalísimo: el gángster, bootlegger y el Y a está el primero definido él segundo es el proveedor de alcohol Viene ese nombre de bootlegger de los antiguos tiempos, antes de p r o h i b i c i ó n general en los. Estados Unidos. Antes, cuando no estaba p r o h i- bido beber en todo el país, como ahora, en algunos Estados estaba vigetóé esa prohibición y entonces los contrabandistas de a l cohol, de uno a otro Estado, usaban grandes botas, en las que escondían las botellas a lo largo de las piernas; de ahí la parte da la. palabra boot, es decir, bota y ¡egger, que viene de leg, es decir, pierna H o y el bootlegger es general en todo el país, porque la prohibición general lo ha popularizado. VX racketeer es- el. ext orsionista o chantajista K- ste vive de los pequeños comerciantes, a -áÉL exige dinero, con la amenaza de caí tjjSB iaños si- r o 1 er da. I- as- tres cía. ndividuos J EX O R I E N T E L U Z Un zarpazo al dragón moscovita terca de Mukden Que en la lejana región de Manchuria se cree un Estado nuevo, una República, presidida por fou- Yj- -ñafia menos que ex- Emperador de China- 110 es acontecimiento que preocupe. a los españoles. Repúblicas no faltan- -sobran a veces- pero en la de Manchuria se dan circunstancias más novelescas y graves que en la de Andorra, por ejemplo. Ese l i o del j a p ó n y la China, ¿qué importa a los felices españoles? Y sin embargo, entre España y el j a p ó n hay un cabo suelto- -las Filipinas- que agarrota la manaza yanqui y que pueden hacérselo soltar los dulces hijos del sol naciente. Rusia. finge serenidad, mirando a Mukden, porque- treinta millones de habitantes en un territorio, cinco veces mayor que E s p a ñ a no son gentes ni tierras que hagan sombra a la totalidad en hombres y hectáreas ele la S. Z K. R. Sin, embargo; Rusia ha sacado el rico material del ferrocarril oriental- -por el que guerreó con China hace dos a ñ o s- t r a s ladándolo: a ¡Wladiwostpk, su puerto siberiano en el mar del japón. Existen en Máucljurja- muchos emigrados rusos y un contingente d e l E j é r c i t o zarista. Estos emigrados, a la par de varias Asociaciones an: Y I. meco.
 // Cambio Nodo4-Sevilla