Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I. E R C O L É S 20 B E A B R Í L D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G si. traordinaria y el siguiente dato estadística lo demuestra: E n cinco años de escuela no falté un solo día a clase, ni me anotaron i no llegaban a quince se iban sumando, de un Sólo minuto de retraso GENIERQS DE C A M I- modo que al subir l a suma a ciento cincuenE l amor de Echegaray a la Escuela de ta constituían causa suficiente para perder Caminos era muy grande. Llegó a olvidar N O S C O N M O T I V O D E L el. curso. sucesos trascendentales en su vida, y en camDuraba esto todo el año escolar, desde bio siempre recordaba lo que le acontecía CENTENARIO DE primero de octubre al, 31 de agosto; en nada en 3 a Escuela. ECHEGARAY se diferenciaban para el alumno los meses Siempre añoraba sus tiempos de estudianabrasadores del verano, de los helados mete. H e aquí sus reflexiones: ¿Se anhela A las pnce y media de l a mañana tuvo ses del invierno y el mes de septiembre se subir? ¿Y para qué se anhela mandar? ¿Y ¡l u g a r e n el salón de actos de l a Escuela destinaba a los exámenes. qué ventaja ofreoe el mando? ¿Codiciamos Especial de Ingenieros de Caminos, Canales el Poder? ¿Y qué beneficios positivos nos D e esta manera se empalmaban cinco años y Puertos, una sesión solemne para conmeproporciona, como no sean unos cuantos morar el centenario del nacimiento. de don seguidos y no había más reposo que los desperezos solitarios de vanidad? Mientras ocho últimos días de diciembre, Semana José Echegaray Eizaguirre. fui alumno, l a hora del almuerzo fué la de Ocuparon l a presidencia del acto el m i- Santa, Carnaval, domingos y fiestas enteras. mayor alegría. ¡Qué v i d a! ¡Qué animación! Entrábamos- -repite- -a las nueve de l a nistro de Instrucción Pública, D Fernando j Qué ocurrencias tan graciosas! ¡Qué cuende los Ríos; el director de l a Escuela, don mañana, y permanecíamos en la Escuela hasta tos! ¡Qué disputas! ¡Qué sabrosísimas torlas cuatro de l a tarde, sin más descanso que Vicente Machimbarrena, y el director gemedia hora, qué se nos concedía para el a l- tillas de patatas! neral de Enseñanza Técnica, S r Cebada. Luego el S r Machimbarrena se fijó en l a muerzo. E l salón se encontraba completamente época en que Echegaray desempeñó sus cálleno de distinguido público, predominando, Las seis y media horas restantes estaban tedras en la Escuela de Caminos. los ingenieros de caminos y alumnos de l a destinadas a las leeciones orales y al dibujo, Nunca faltó a los estrenos de las obras siempre, con un profesor y ayudante a la Escnela, dramáticas de entonces. Aunque ocupó carvista; agregúese a esto que el estudio se gos preeminentes en la política, nunca tuvo casa; de suerte que rióme yo de Discurso del señor Machimba- hacía enhoras que piden los socialistas; con afición a l a misma. las ocho P o r último, el Sr. Machimbarrena señala rrena catorce horas no teníamos bastante para la intensa vida del dramaturgo Echegaray, cumplir como Dios manda. E l director de la Escuela de Caminos, sey termina recordando que uno de los últiL a Escuela de Caminos dependía entonñor Machimbarrena, pronunció un discurces de Instrucción Pública, como actualmen- mos actos que realizó, el año 1916, el mismo so, estudiando l a figura de Echegaray como de su muerte, a los ochenta y cuatro, años, alumno y profesor de l a Escuela de Caminos. te; y acababa de fundarse una Escuela P r e es el de l a imposición de la medalla Echeparatoria para l a carrera de ingenieros de E l orador comenzó señalando l a fecha del caminos y minas y para la de Arquitectura. garay, siendo presidente de l a Academia de nacimiento de Echegaray, fecha que se ha Las notas más brillantes las alcanzó en Ciencias, a l actual presidente D Leonardo precisado recientemente. Torres Quevedo, otra de las grandes glorias Matemáticas el entonces aspirante D José E n los Recuerdos que dictó en los postridel Cuerpo de Caminos. Echegaray. meros días de. su gloriosa existencia dice lo Muchos aplausos recibió el Sr. MachimE l 25 de septiembre de 1893 se reunió el siguiente: S i yo, por una de las m i l combibarrena a l dar fin a su discursa Claustro de profesores para hacer l a clasinaciones de la vida, llegase a perder el estaficación y calificación de fin de carrera, y do, civil, estaba perdido. Porque me pregunobtiene Echegaray la nota de sobresaliente, tarían: ¿Cuántos años tiene usted y cuánpor unanimidad, clasificándole con el número Discurso del ministro de Instrucdo nació? Y no podría contestar con certeuno. Terminó, pues, la carrera a los veintiún ción Pública za. L o he aprendido una- porción de veces años. y lo hé olvidado otras tantas. E l Sr. de los Ríos comenzó diciendo que, Respecto a su conducta escolar- -siguió Para mí no hay más que tres o cuatro al visitar por vez primera el hogar de los diciendo el S r Machimbarrena- -la proclama ingenieros de Caminos, y en esta fecha mefechas de mi vida, que sobrenadan en el D José en sus Recuerdos con falsa modestia, mar, un tanto revuelto, de mis recuerdos. morable para dicho Cuerpo y para España, diciendo: M i salud era verdaderamente exPor. referencia, y por haberlo oído, a mi se cree obligado a dirigir a los jóvenes esfamilia, sé. que a los dos años de edad me tudiantes unas palabras de aliento. llevaron en galera acelerada a M u r c i a adeManifestó que en los. datos del discurso más, iba mi padre de profesor de A g r i c u l del S r Machimbarrena había encontrado tura y Botánica. Pero, ¿qué año fué? N o uno muy interesante y queríadestacar: el de lo he, sabido nunca. Sólo supe que fué en que los profesores del insigne! Echegaray haS e g ú n anuncio publicado en la Gaceta tiempos de la primera guerra c i v i l bían reconocido su capacidad, y fué porque del d í a S, el Banco Mercantil e Industrial Esta incértidumbre- -sigue diciendo el selos profesores de aquella época sabían ser c e l e b r a r á Junta general ordinaria de accioñor Machimbarrena- -ha durado hasta que nistas, para examinar los resultados del priprofesores y discernían los méritos de sus al revisar el expediente escolar de E c h e mer ejercicio social, el d í a 24 del corriente, alumnos. garay, en el archivo de la Escuela de C a- a las once de la m a ñ a n a en el Círculo MerAconseja a los estudiantes que miren a ese cantil. minos, ha aparecido una copia de su fe de pasado, que deben seguir la tradición que Bautismo, en la que T Francisco González, Los accionistas pueden recoger la tarjeta subraya l a figura cumbre. de Echegaray. de asistencia mediante la p r e s e n t a c i ó n en teniente cura de l a iglesia parroquial de el Banco de los extractos de i n s c r i p c i ó n de Dice que la vida sólo es fecunda cuando San Sebastián, de Madrid, certifica el bausus acciones. se la somete a una disciplina; cuando no hay tizo. disciplina no puede haber capacidad creaLee a continuación dicha partida, en l a dora. Pone como ejemplo de disciplina a que consta que Echegaray nació en l a c a Echegaray, que fué ingeniero, incluso en la llé del Niño, hoy Quesada. Detiene la caída del pelo Disuelve la construcción estética de sus manos. Estas las L a niñez de Echegaray desde los tres caspa. Evita la calviriedesdela piiconstruyó en ingeniero. años se desliza en Murcia, en cuyo Institujmera loción. Frasco pequcño, í 6 ¿0. ¡Perfumería Recuerda el S r de los Ríos sus estudios Marcos. Corredera baja, 13. -Madrid. to de Segunda. Enseñanza cursó con gran en Universidades alemanas, y pone de m a aprovechamiento el Bachillerato de F i l o nifiesto la emoción que sentía cuando oía hasofía. blar entre los estudiantes alemanes con resTerminó, por lo tanto, brillantemente peto de Echegaray. Echegaray el Bachillerato a los quince años Afirma que es necesario siempre cultivar de edad, trasladándose con su familia a M a el entusiasmo, que era, según los griegos, l a drid, -a la calle del Carbón número 7, segunÉ L P O E M A D E L B E S O -E l gran posesión de Dios íntimamente. Pero ese estado, para empezar sus estudios de ingeniero do de entusiasmo tiene que poseer una esde caminos. poeta Salvador Rueda ha publicado E L trella que le guíe en l a vida, y ese es el Echegaray, cuyo cerebro privilegiado no P O E M A D E L B E S O E n el próximo ideal, que para los es tudiantes de ingenieros dejó de brillar con resplandores en todas debe ser Echegaray. sus actividades, fué sumiso a toda disciplinúmero de B L A N C O Y N E G R O se Terminó el S r da los Ríos su discurso, na por estrecha que fuera y así lo demosreproducen cuatro admirables sonetos diciendo que sobre l a tumba de aquel gran tró durante su carrera en la Escuela de Caminos, cuya disciplina era entonces cierdel poema, y se publica una crónica en hombre se debía, poner el siguiente epitafio: tamente férrea. Aquí yace D José Echegaray, pensador y que Blanco- Belmonte habla de l a h u- hombre de acción Así lo describía el mismo Echegaray: L a Escuela de Caminos en aquella época E l ministro de Instrucción Pública recimildad del Príncipe de los poetas esestaba sometida, a un régimen severísimo, bió muchos aplausos a l terminar. su discurpañoles actuales. pudsahdo decir que casi a un régimen m i so, dándose fin del acto. SESIÓN C E L E B R A D A na y los minutos de retraso se contaban, y E N L A E S C U E L A D E 1 N- j si pasaban de quince constituían falta, y si J litar. Entrábamos a las nueve de l a maña- Banco Mercantil e Industrial
 // Cambio Nodo4-Sevilla