Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
se me permite la frase, y acabará por actuar ante ia leníe y el micrófono tan lanzado, tan metido en el drama, como si representara ante la curiosidad caliente y viva del público. E l actor de teatro que después de repetidas intentonas no sirve para el cine, es que nos engañó, es que no servía para el teatro tampoco, y si su inutilidad estriba en no ser fotogénico, mayor razón todavía, porque quien no es fotogénico, quien no tiene carácter, quien carcce de relieve plástico o de interés fisonómico, no vale ni para el cine ni para el teatro. M i discreción omite los ejemplos del segundo caso, y se complace en descollar para el primero los nombres de Catalina Barcena y de José RiveUcs, magníficos artistas de teatro y cine, y el de Ernesto Vi íches, que tiene en la pantalla las mismas virtudes y los mismos pecados que en escena: el acierto m i lagroso de la composición, la variedad siempre exacta del acento y la prolijidad excesiva, a veces pesada, -cursi, cominera v puer i l de los detalles. hl buen actor de cinc: para pasar al teatro, lia de adquirir, ha de sumar cualidades nuevas a las que ya t e n í a en cambio el actor. de teatro que va a la pantalla ha de prescindir ele algunas. Acaso per eso le convenga el ejercicio cinematográfico, del cual puede volver al teatro como edulcorado de todo lo que estorbaba su perfección. E l autor de teatro que filmó con eficacia, ya no precipit a r á la dicción, ya no violentará la acción, como algunas célebres tiples de zarzuela, que cuando les toca decir un parlamento largo y vibrante, se sienten primeras actrices y gritan y manotean como si las frases fueran piedras que arrojan al auditorio, y a veces hasta con el premio ininteligente e injusto de. un aplauso fragoroso, que es él peor veneno para un artista. L a importancia plástica del cine obligará al actor a estar siempre compuesto; su gesto adquirir á la máx ma eficacia; las exigencias de l a lente y del micrófono, le enseñarán que en el teatro nada puede hacerse de prisa y que ésta es siempre simulada, y se hará sobrio y expresivo; h a r á mucho, sin hacer casi nada suprema virtud del arte de representar comedias y dramas, que es cualidad preciosa y mérito indiscutible de Greta Garbo y de Magdalena Dietrich. Pero no por ignorar lo que hay, sino por saberlo exacta y totalmente; no por incapacidad dinámica, sino por armonía. ajuste y sentido de la medida, como el torero que a fuerza de saberandar entre. los toros aprende a torear casi sin moverse, precisamente porque sabe todos En la sierra de California. George Bañerojt, el gran actor, enemigo de las dilos movimientos. versiones urbanas, dedica a la casa todo el tiempo que le deja libre su trabajo en ¿E s t á usted seguro de todo esto? pulos estudios. (Foto Paramount. diera preguntarme el cineasta vanidoso, que cree en el misterio, en el arca cerrada de cuencias, acaba de pantasu sabiduría cinematográfica, y yo les resE S T R E N O S E N M A D R I D lla del aristocráticoproyectarsedeen laMúsica. Palacio la ponderé que sí. Con lo que sé de teatro, y Nada tendríamos que oponer- -ya hemos d i sé algo; con lo que sé de cine, y s é- m u y y está poco, pero y a aprenderé, deduzco, presiento, Palacio de la Música: Su última cho que la obra es graciosa Empresadiscretamente representada- -si la no hucolijo, adivino, y por consiguiente sé m á s biera olvidado el socorrido aviso de N o apta noche que nadie. ¿P e r o usted ao lia estado nunca para señoritas advertencia que podía comen Hollywood, ni siquiera en Joinville? E n Película norteamericana. Interpretada por pletarse a s í N i para personas de buen efecto, no he estado; pero sé. También sé M a r í a A l b a Ernesto Vilches, Conchita M o n gusto. Porque las señoritas y las persocómo cantaba Gayarre y cómo toreaba Latenegro, Juan de Lauda y Manuel Granada nas de buen gusto son tan respetables como gartijo, que no alcanzaron mis años, y si (antes P a ú l Ellis, y, antes a ú n Benjamín los cardíacos, a quienes se avisa cuidaIngénito) Asunto gracioso, interpretación resucitaran y salieran de sus tumbas para dosamente el peligro de las truculencias. casi perfecta y dirección casi aceptable. rectificarme en mi opinión, yo porfiaiia con Nos quedaríamos así sin el magnífico esellos, asegurándoles que soy yo quien lo Su última ñocha podría incluirse en el pectáculo de l a bellísima María Alba- -cada sabe; como aquel famoso imitador de ios ru- grupo de películas totalmente habladas en día mejor actriz- -en una sugestiva exhibigidos del león, que oyendo un día rugir a. un español porque ieune todas las caracteción de deshabillés. Pero, en cambio, no h u león verdadero, e x c l a m ó ¡cállate, que tú no rísticas de esta serie de producciones, que biéramos tenido que padecer a Juan de Pansabes! Y no se asuste el lector por ej estado no tienen ninguna relación con el cinema, da- -excelente actor, que no ha presumido de m i salud: estoy bueno, gracias a D i o s ni apuntan el camino para que los ialhies nunca de apolíneo- -empeñado en hacer ia no soy un probable paranoico; no soy un lleguen a parecerse alguna vez a las pelí- competencia a su encantadora compañera. paralítico general, ni un general paralítico; culas cinematográficas. P o d r í a incluirse en Espectáculo lamentable. -Antonio Barbero. no tengo rinolalia, ni tumulto sermoms, ni esta serie, pero... Conviene señalar un peexaltados los reflejos, y ando de noche por Fígaro: El carnet amarillo ligTO. los pasillos obscuro? con los ojos cerrados, Hasta ahora hemos soportado todos los g é Raoul W a l s h es una garantía de calidad con la milagrosa seguridad de un gato. Esta neros teatrales en la pantalla: drama, comeen realización, y no ha defraudado con esta presuntuosa egolatría con que defiendo mis dia, juguete cómico, revistas musicales. H a nueva obra nuestras esperanzas. Ninguna conocimientos intuidos y adivinados, no es bía para todos los gustos. Faltaba el vodevil objeción hay que oponer a la admirable lamorbosa: en último caso demostrará tan sólo francés, desplazado de los ¡ocales del centro, bor que en ella realiza Lionel Barrymore, que soy tonto, que es lo que dicen de mí reducido. a los estrechos limites de algunos perfectamente secundado por Elissa Landi algunos amigos mucho m á s t o n t o s que yo. escenarios especializados en la materia. Y y L a w r e n c e O l i v i e r E l asunto tiene, interés, FELIPE S A S S O N E el yodevil francés, con todas sus consela presentación es rjea, hay emoción a meR