Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
igiaiiS cíeportivas macioae S m cátafi c arica (ui A FÚTBOL MIENTRAS QUEDA INTERRUMPIDA LO AMISTOSO LA C O P A D E ESPAÑA, V A R I O S C L U B S S E E N TREGAN A E n M a d r i d reaparece G a s p a r R u b i o Partidos en Sevilla, B a r c e l o Ahora podremos decir, poco más o míenos, lo que es el fútbol yugoeslavo. Ni tan poco como se había dicho, ni tanza como, a últiM a d r i d F C 5; Athletic de mahora, se quería hacer creer... Madrid, 2 Ellos han llegado después de un largo viaTodo un carácter. Es difícil: que Gaspar je y lian jugado frente a un equipo en su Rubio se- rectifique a sí mismo, porque es ambiente. El terreno era, igualmente advertodo un carácter. E n su reaparición, el futso para los dos bandos. Habrá que aceptar que ese 2- 1 del final del encuentro liquida bolista demostró hasta l a saciedad que sigue siendo el hombre excepcional que abandonó la discusión de una manera harto honorable los campos españoles en un gesto, digamos para los extranjeros. pintoresco, y que vuelve con las dotes ínteNi tan malos, ni tan buenos... poc más ogras, o quizá superadas, y la indolencia ca menos, como los españoles. 3 na, Zaragoza, B i l b a o Valencia, etc. ción, gracias al divismo del ataque blanco y, a los ímpetus, de los jugadores athléticos. La segunda parte. -Todo- lo contrario que la anterior. Desgana en los jugadores e i n d i ferencia en el público. Rubio, en su nuevo puesto de interior izquierda, se inhibió de todo. E n cambio, V a l l e qué substituyó a E s parza en el eje madridista, probó que en él hay un gran futbolista posible. Los merengues consiguieron un quinto goal, que remató Conde contra su propia i- ed, al intentar despejar un centro de L a z cano, y mediado el tiempo, en un esfuerzo athlético, cuyos delanteros dominaron largo rato, D e l Coso marcó el segundo para los suyos, de- un tiro desde lejos, muy cruzado. Detalles. -Partido, mitad y mitad, entretenido y tedioso. Muchos cambios y ratificación de confianza en Gómez, el medió, que fué el mejor dé los debutantes. N o tuvo dificultades el arbitraje para M e l cón, que en el segundo tiempo supo reprimir las violencias. que se iniciaron. E l público salió convencido de que Rubio sigue siendo genial en todo, y con esta seguridad puede esperarse el porvenir con confianza y con temor. M i t a d y mitad. D. Equipos. -En el primer tiempo se alinearon así: M a d r i d V i d a l Torregrosa, Quesada; G u rruchaga, Esparza, Gómez; Lazcano, Bestit, Rubio, H i l a r i o y Olivares. A t h l e t i c Pacheco; Conde, H i e r a Rey, Ordóñez, Antoñitoj Arteche, G i l Losada, L i z y Costa. E n l a segunda parte, V a l l e substituyó a Esparza, y d e l Coso a Rey. También se retiró Gun- uchaga y salió en su lugar E u genio. racterística, sin variación apreciable. Este caso de jugador, el más discutido de todas las épocas, es todo un carácter. U n carácter, Los que creían que España debía ganar a que seguramente volverá a hacer maravillas Yugoeslavia por un- tanteo más enérgico, han con l a pelota, diabluras con los espectadodebido quedar decepcionados. res y gastarles bromas á las directivas. De todas formas, ellos, podrán consolarse mucho mejor que los partidarios del Arsenal Los debutantes. -Aparte. Rubio; en el camen la. final de. la Copa de Inglaterra. po había dos figuras que se alineaban por vez primera con el M a d r i d y el Athletic: Porque el Arsenal ni ha ganado p. or ¡un Gómez, medio del Castellón, y. Pacheco, porinerte score, ni ha ganado siquiera. tero del Castilla, respectivamente. Porque ha perdido. Aquél hizo mayor impresión que éste. Fuerte, duro y ágil, do a l a línea una moi Rubio, en su reaparición, hizo, un magnívilidad, y, más aún, una tenacidad que le fico primer tiempo, seguido de, im segundo iba faltando en los recientes encuentros. A l tiempo monchalante. portero, en cambio, parece preocuparle l a El público, empeñado por silbar, al mejiidea l a de pose académica. P o r intentar frecano, luego le aclamaba... cuentes alardes de estilista falló algunos, baA última hora, el público no sabía lo que lones, que habría rechazado fácilmente preshacer con un jugador al que no le interesa el cindiendo de filigranas. H a y en esté mupuesto, de interior izquierda. chacho, sin embargo, un excelente jugador, que, si se deja guiar alcanzará un prestigio Otra reaparición: la de Pacheco. Había efectivo. interés por apreciar las supuestas. genialiPrimer tiempo. -Fué el mejor, porque dades del mozo. Rubio e H i l a r i o entendiéndose a z perfecEsperaremos una. ocasión mejor. ción, bordaron las mejores jugadas, descenPorque si a un goal- keeger se le- puede diendo constantemente sobre l a defensa ath pedir que pare todo lo que le echen sus adlética muy embarullada y torpemente auxiversarios, sería inhumano exigirle que se liada por los medios. mate contra los- tiros de sus propios backs. Se marcaron cinco goals, cuatro por el M a d r i d y uno por el A t h l e t i c E l primero fué un soberbio disparo de H i l a r i o apro El. domingo pasado no se jugó partido, alvechando un pase de Rubio. A poco, emguno de la Copa de España. pataron los rojiblancos, rematando L i z un El domingo próximo, tampoco. buen centro, que colocó en l a meta de V i La final en cambio, se jugará, el 19 de dal, mal colocado, aunque con una estirada junio. pretendió intilmente corregir el defecto. Se decía por ahí que la Federación NaE l segundo goal madridista fué un córner cional prohibe el fútbol en verano. de Lezcano, que entrp directamente, sin que Y, por lo visto, no debe ser verdad. Pacheco se diera cuenta. E l tercero fué esa jugada culminante que Rubio quería hacer, y con la que acertó a deslumhrar a los espectaLa primera. noticia fué que Zamora se hadores, incluso aquellos que le habían silbado bía roto un. brqsp. tímidamente antes de comenzar. Por fin el La segunda, que se había roto una mano. cuarto, al final del primer tiempo. H i l a r i o La tercera, que se había fracturado- un realizó una brillante jugada, que concluyó dedo. con un disparo detenido por el defensa con La cuarta, que la fractura del dedo es una las manos y el propio H i l a r i o sin dar i m luxación. portancia al envío, colocó el penalty suaveAfortunadamente... mente en el marco, lejos del alcance de P a Ahora, esperemos la noticia en que se checo. anuncie que lo que le ocurrió a Zamora fué ¡ue le nació un dedo más, durante él partido. Estos cuarenta y cinco minutos fueron, Hay que ser optimista. M, más gue interesantes, -de- verdadera exhibi 1 1 L Los partidos del d o m i n g o en Sevilla E l descanso de los consagrados, impuesto por la celebración del. encuentro Espafla 1 ugoeslavia, fué aprovechado por los clubs de categorías inferiores para dar una muestra de su actividad, complicando los que pudieron á los equipos reservas de los p r i meros. Así en el campo del Betis los no profesionales del club propietario se enfrentaron con la Gimnástica de T r i a n a para terminar la discusión del derecho a l a propiedad de una copa donada por L a Peña Bética. E l primer partido lo habían ganado los blanquiverdes, por cuatro tantos a dos y el domingo volvieron a quedar victoriosos por cuatro a cero. Fué muy entretenida l a pugna. L a copa quedó, por tamo, en posesión del Betis, que se desarrolló en tono brillante por. ambos bandos. D e l vencedor. destaca ron Ja defenaí
 // Cambio Nodo4-Sevilla