Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIVULGACIÓN ASTRONÓMICA LA HABITABILIDAD DE LOS ASTROS os preguntas persiguen siempre al astrónomo. Cuando en su observatorio recibe la visita de personas que no son profesionales es. casi seguro qué, interrumpiendo sus explicaciones sobre los maravillosos aparatos de precisión que constituyen el instrumental astronómico moderno, o bien cuando más distraído se encuentra mostrando sus fotografías estelares, o el prodigio de los espectrogramas, verdaderos radiogramas del infinito que en sus rayas misteriosas encierran el secreto de los cielos, surja la primera pregunta: ¿Qué tiempo tendremos mañana? Después de haber explicado al profano visitante que la Meteorología es hoy una ciencia ajena a las actividades del astrónomo, la segunda pregunta obligada en el visitante no se hará esperar. D ¿Qué opina usted de la habitabilidad de los astros? Aunque esta cuestión entra algo más en el terreno de los conocimientos astronómicos, su contestación pertenece al dominio de la Filosofía. E l astrónomo ha de limitarse a señalar las condiciones físicas que el actual estado ésta, de existir, sería tan tenue y en tal grallones de años estaría sin duda cubierto por de la ciencia le permite suponer para cada do de enrarecimiento que no podría evitar los esplendores de la vida vegetal y las maastro, y bajo éste aspecto hay que- reconocer los cambios de temperatura de la brusqueravillas del mundo animal, pero que hoy que muy difícilmente podría el hombre de dad indicada, ni impedir la rápida evapoarrastra una triste osamenta, desprovista en la Tierra, considerándolo solamente bajo sus absoluto de las bellezas de la luz difusa, de ración del agua, ni sería apta para la vida Condiciones físicas o corporales, aclimatarde los seres terrestres. la armonía de los sonidos, inhabitable para se a las condiciones de habitabilidad de la Entre los planetas que nos son más conoel hombre y para los animales que nos romayoría de los astros. Desechada, pues, la dean en nuestra Tierra. Sin el manto pro- cidos tendríamos a Júpiter, el coloso de posibilidad de universalidad de la vida hutector de una atmósfera considerable la tem- nuestro sistema, que, según todas las apamana, es decir, de la posible existencia acperatura pasa en pocos días de un frío ex- riencias, se halla en estado semifluido, protual en todos los astros, sin excepción, de tremado a un grado de calor superior al de bablemente semejante al de nuestro planeta una humanidad más o menos físicamente fusión del estaño. Estas diferencias de tem- en sus primeras edades geológicas. L a fanparecida a la que alienta sobre la Tierra, peratura, de más de cuatrocientos grados, tasía de los escritores le ha poblado de homnos queda la convicción de que existen en bres, que Wolfius pretende demostrar que le hace en absoluto inadaptable para la vida el momento actual muchos astros en condivegetal y animal que nosotros conocemos. deben de ser mucho más grandes que los ciones de sostener sobre su superficie la vida Ciertamente que se ha llegado a suponer la de la Tierra, en tanto que otra índole de ravegetal y animal análoga a la de nuestro existencia de un vestigio de atmósfera; pero zonamientos hace suponer a otros autores planeta. Repasemos someramente que deben de ser pigmeos, que las p o s i b i l i d a d e s de vida que midan escasamente sesenta o seofrecen nuestros vecinos en el estenta centímetros. De estos hompacio, únicos astros cuyas condibres semejantes a la humanidad ciones físicas medianamente coterrícola, aunque gigantescos o nocemos. diminutos, según unos u otros autores, a suponer toda clase deE l Sol, inmenso globo fluido, monstraos, ideando hombres con cuya superficie, más de once mil formas extravagantes, que hacen veces la de nuestro planeta, está recordar al elefante, al pulpo, al sometida a continuas conflagramurciélago, etc. ha recorrido 1 a ciones, que levantan llamaradas fantasía de los escritores toda la de millares de kilómetros de alescala imaginable. tura, no es sin duda habitación Dado el estado probable de su adecuada para nuestra frágil masuelo, quizá fuese menos aventuteria, pues los varios millares de rado suponer que la vida en J ú grados de la temperatura solar piter está en sus comienzos, y, a descompondrían instantáneamensemejanza dé la Tierra en sus te nuestro organismo. Algún auprimeras edades geológicas, sólo tor, dejándose llevar de las locuexiste una exuberante vida veras de una fantasía exaltada, ha getal y la zoológica rudimentallegado a suponer que por debaria de los t r i l o b i t e s o de los jo de la gaseosa envoltura puamonites, y que este mundo g i diera hallarse un núcleo sólido gantesco se prepara ahora para habitable; pero o se han trastroser espléndida habitación en un cado allí todas las leyes de la mañana hundido en el abismo de Física o hay que admitir que, enmillones de años, remotísimo pa- vuelto este núcleo desde hace mira nuestro concepto del tiempo, llones de años en un manto de inmediato para la eternidad. fuego, su t e m p e r a t u r a distará mucho de la que pueden sufrir JÚPITER, E L COLOSO D E NUESTRO SISTEMA PLANETARIO GLOBO Saturno, la maravilla de nueslos seres orgánicos que viven so- PROBABLEMENTE SEMIFLUIDO, O E N U N ESTADO FÍSICO SEMEtro sistema, rodeado del enjambre nuestro mundo. bre de pedruscos que en fantásJANTE A L D E NUESTRO PLANETA EN SUS ÉPOCAS PRIMARIAS, NO tica millonada forma el prodigio Si idealmente nos trasladamos ES AVENTURADO SUPONER QUE ESTE AHORA E N LOS COMIENZOS de sus magníficos anillos; señor a la L u n a nos encontraremos DE SU VIDA ANIMAL Y SE PREPARE PARA SER HABITACIÓN ESde numerosos satélites, múltiples con un pedrusco inhóspito, sin PLENDIDA E N U N MAÑANA H U N D I D O TRAS UN ABISMO D E M I lunas, que en combinación con agua ni aire, cadáver de un mundo que rueda eternamente por el LLONES D E AÑOS, REMOTÍSIMO PARA NUESTRO CONCEPTO D E L los anillos hacen del cielo saturTIEMPO, INMEDIATO PARA LA ETERNIDAD niano la más prodigiosa bóveda espacio, esqueleto que hace mi- SATURNO, LA MARAVILLA D E NUESTRO SISTEMA, RODEADO D E L ENJAMBRE D E PEDRUSCOS QUE E N FANTÁSTICA MILLONADA FORMA E L PRODIGIO D E SUS MAGNÍFICOS ANILLOS SEÑOR D E NUMEROSOS SATÉLITES, RECIBE SOLAMENTE POR UNIDAD D E SUPERFICIE NOVENTA VECES MENOS CALOR D E L SOL QUE NUESTRO MUNDO. SERIA MUY D U DOSA SU HABITABILIDAD PARA LOS HOMBRES D E LA TIERRA. P E R O
 // Cambio Nodo4-Sevilla