Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 30 D E A B R I L DE 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 33 para intervenir en la discusión del Estatuto cuando sea necesario, salvo el Sr. Terradellas, cuyas ocupaciones le retienen en B a r celona, y el Sr. Suñol, que se encuentra enfermo. Respecto del sistema electoral que habrá de seguirse ha contestado el Sr. Maciá que es un poco difícil de precisar todavía. E s un poco difícil prejuzgar cuál será el sistema electoral elegido, puesto que hay opiniones muy diversas. Tenemos, por ejemplo, el caso de los que son partidarios de la repartición proporcional, dentro de cuyos sistemas hay diversas modalidades para realizar el sufragio. Dijo luego, contestando a preguntas de los periodistas, que no sería posible para las primeras elecciones dar el voto a la mujer, puesto que se habría de modificar el censo, lo que implicaría un retraso en la convocatoria de las elecciones. M i deseo es que inmediatamente que se apruebe el Estatuto se convoqun las elecciones, es decir, 20 ó 25 días para la convocatoria y 60 días entre la convocatoria y las elecciones. U n periodista le preguntó si las elecciones se celebrarán durante el verano. -N o hay duda- -contestó el Sr. Maciá- -Tengo interés en pasar de este estado transitorio actual, puesto que si llegásemos a la época de. la formación del presupuesto español, sin que se hubiese hecho el traspaso de funciones, nos encontraríamos con que el presupuesto estaría elaborado en un sentido unitario y la constitución de Cataluña autónoma sufriría un gran retraso. Preguntado respecto a la dimisión del señor Terradellas de su cargo de secretario de la presidencia, ha dicho el Sr. Maciá que l a ha aceptado con mucho sentimiento, pero haciéndose cargo de que sobre el Sr. Terradellas pesan muchísimas ocupaciones. Así que desde ahora será su secretario particular el Sr. Millas y su secretario político el Sr. A l a vedra. Claro es, dijo, que cuando. se apruebe el Estatuto toda esta organización sufrirá modificaciones. un acto libérrimo de 5 a voluntad nacional. V i n o jurídicamente por una explosión de entusiasmo, en una votación municipal que adquirió caracteres plebiscitarios. L a República la trajeron todos, menos Cataluña. Pues ahora son los catalanes los que se consideran padres del régimen. (Gran ovación. Como en todas las ocasiones anteriores, en ésta las peticiones catalanas vienen envueltas en un criterio nacionalista. E n t r e el pacto de San Sebastián y la R e p ú b i c a hay un hecho trascendental E l orador examina detenidamente el pacto de San Sebastián. Según él, no obliga a otra cosa sino a que la voluntad de Cataluña, concretada en un Estatuto, se examine pollas Cortes. Entonces, ¿por qué se crea esta situación tan violenta? Porque entre el pacto de San Sebastián y el advenimiento de la República española hay algo trascendental, y es que los catalanes proclaman la República catalana y consideran que Cataluña es tui Estado independiente gue presenta un ¡Tratado de concierto con otro Estado independiente también. ¿Y qué significación tuvo la proclamación de la República catalana? E l Comité de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, que dirige las escuelas nacionales, ha publicado un documento para que lo aprendan los niños y quede grabado en sus corazones y en su cerebro. E n ese documento el Sr. Maciá dice lo siguiente: E n nombre del pueblo de Cataluña proclamo el Estado catalán que integraremos en la Federación de las Repúblicas Ibéricas. Es decir, que hasta se ha suprimido el nombre de España. ¿Y cómo podríamos los españoles otorgar la enseñanza a Cataluña, cuando vemos esta muestra en la educación que allí se da a los niños? Pero, ¿es que el Gobierno no lee estas enormidades? Resulta, pues, que son los catalanes los que han faltado al pacto al proclamar la República catalana, y como una de las partes ha denunciado el convenio, el pacto ya no existe. Cuando Maciá proclamó el Estado catalán, el régimen republicano estaba en ios. primeros días de su vida, y tres ministros de aquel Gobierno, salieron en aeroplano para parlamentar con el Sr. Maciá. Eso no lo hubieran hecho ni P i y Márgall, ni Salmerón. Fué la actitud que adoptaron frente a Cartagena. (Gran ovación, que se repite varias veces. De aquella visita nació un régimen transaccionai, en el que nos encontramos. E l orador se refiere a un folleto publicado, por el presidente del Ateneo de Barcelona. en el que se afirma que tanto España como Cataluña, son dos Estados, y a lo que se avinieron los catalanes en honor á los tres ministros que lo visitaron, fué en cambiar el nombre de Estado por el de Generalidad. (E n este momento se produce algún revuelo entre el público por una i n terrupción, cuyo sentido no se percibe claramente. E l l i b e r a l i s m o español está u n i d o al sentimiento nacional Considera el conferenciante que no hay mayor desatino que el de considerar que Cataluña sólo estaba ligada a España por el vínculo de la Monarquía. L a soberanía de nuestra unidad nacional comenzó en las Cortes de Cádiz y todo el liberalismo español está unido al sentimiento nacional. A l comenzarse la discusión de Ja Constitución de la República, el orador presentó una enmienda que la nación española era una República, etc. Que fué rechazada de plano, porque si se hablaba de la nación español- ya no se podría hablar en adelante de la nación catalana. Y o quise que esta enmienda la firmara conmigo D. Pío Díaz! ¿Y quién es D Pío D í a z? Pues es el modesto alcalde de la re- volución de Jaca. E s decir, el intérprete más exacto de la revolución de España. M e preguntó: ¿Por qué tiene usted tanto empeño en que yo firme esa propuesta? M u y sencillo, le contestó; deseo saber solamente en qué nación pensaban ustedes, si en Cataluña o en España, cuando salió de Jaca el Ejército sublevado. E n España siempre, me contestó, v firmó con todas sus fuerzas. Sólo faltaba qu habiéndose hecho la revolución en Jaca, se fuera a cobrar en Barcelona. (Risas y ovación. e A n t e l a próxima discusión del Estatuto E n párrafos que son acogidos por l a concurrencia con gran expectación, el Sr. Royo Villanova va a desmenuzar el Estatuto sometido a la deliberación de las Cortes. Dice, que en la Constitución no hay nada imperativo. Todo se resuelve en el podrá y el orador afirma que si se pueden dar facultades a Cataluña, también se puede no dárselas. Afirma que el nacionalismo es una cosa regresiva y reaccionaria. Manifiesta que a pesar de habérsele dado a los catalanes el nombramiento de registrador, jueces, magistrados y notarios, el orden público, la Sanidad, las contribuciones directas y parte de la enseñanza, todavía quieren más, y aseguran que si no se les da todo lo que pide, España faltará a la voluntad de Cataluña. Y el Sr. Royo se pregunta que dónde está esa voluntad, porque entre la votación de los diputados de la Esquerra, y la manifestación del pasado domingo, hay enormes diferencias. E l Estatuto no ío quieren los sindicalistas, ni los obreros de otras filiaciones, ni los patronos, n i la masa media de Cataluña, que está asustada ante la posibilidad de que las Cortes lo apruebe. Asegura el conferenciante que recibe m i llares de cartas de obreros catalanes, de la Juventud Socialista, pidiéndole que no permita que la enseñanza se ceda a Cataluña. E l problema no se resolverá. S i el Estatuto se otorga como ha venido al Parlamento, E s paña entera se sentirá agraviada. S i sale disminuido, los catalanes exaltados iniciarán de nuevo la campaña furiosa, y de cualquier modo siempre se considerará el Estatuto como un tránsito para la independencia. U n requerimiento Y o quisiera- -dice el conferenciante- -que todos sintiéramos el peso de la responsabilidad en estos momentos gravísimos. E l Poder central lia pasado y pasa en España por una crisis de debilidad y el remedio no- está en debilitarlo más, sino en fortalecerlo. Hay- que restablecer, en primer término, el orden público, y conseguir que los españoles se sientan defendidos en su propio solar. Luego, será posible pensar hasta en una economía dirigida a imitación de Rusia, a la que se va alegremente, decretada contra todo principio liberal. Esta responsabilidad nos alcanza a todos, y, desde luego, al Sr. Lerroux, que no es diputado por Barcelona, sino diputado por Madrid. L a República vino para España, y no para las regiones. Apliquémosnos todos a consolidarla bajo la unidad nacional, y con el esfuerzo de todos los españoles. (A l terminar la conferencia se oyeron- entusiastas vivas a España. U n a ovación cálida obligó al Sr. Royo Villanova a- taludar repetidas veces. Estas manifestaciones se repitieron en el hall del Círculo, y luego en la. calle, al tomar su automóvil el conferenciante. x E l C o l e g i o de M é d i c o s de A v i la, pide que la Sanidad sea función íntegra e indeclinable del E s tado central H a sido elevado el siguiente escrito: E n nombre de la Junta de gobierno de este Colegio de Médicos tenemos el honor de dirigirnos a vuecencia para rogarle encarecidamente interponga su valiosa influencia, para que, llegado el momento de discutirse en las Cortes el Estatuto de Cataluña, no se conceda a esta región la sanidad i n terior, como se propone en el dictamen redactado por la comisión parlamentaria correspondiente. Pues sería un contrasentido cuando la sa. ñidad tiende en el mundo a internacionalizarse por no considerarse suficiente la estatificación para su eficaz desenvolvimiento que el Estado español hiciera dejación de uno de sus primordiales deberes: la defensa de la salud y de la vida de sus ciudadanos. Además, al conceder como se propone a Cataluña plena autonomía para el nombramiento de todo su personal médico- sanitar. v. sería crear en España dos castas de ciudadanos: privilegiados unos, los catalanes, los cuales tendrían perfecto derecho a concursar todos los cargos de su carrera vacantes en Cataluña y en el resto de España, y a otra casta inferior sin duda pertenecerían los demás españoles a los que les estaría vedado el desempeñar los mismos cargos en la región catalana. V i v a vuecencia muchos años. A v i l a 20 de abril de 1932. -El presidente, Domingo, Muñoz. -El secretario. Jesús Galán. Declaraciones del señor Maciá 1 Barcelona 29, 3 tarde. E l Sr. Maciá ha recibido al medio día a los. periodistas, los cuales le han interrogado sobre la marcha de la discusión del Estatuto y acerca del sistema que se seguirá- en Cataluña para las primeras elecciones. H a dicho el Sr. Maciá que todos los d i putados catalanes se encuentran en Madrid
 // Cambio Nodo4-Sevilla