Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO 1 LUSTRAVIGE- DIARIO DO; ILUSTRA- DO. AÑO 10 C T S A Ñ O VI G E- Si M O C T A V O NUMERO SlMÓCTAVO 10 C T S N U M E R O F U N D A D O E L i D E JUNIO D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A E L CAN 1 C 1 DA M 1 ST E R 1O S O Muchos perros lian sido envenenados en M o n t m a r t r e ÍParis- Midi. JURIDICIDAD N o se detuvo n i molestó a n i n guno de los apedreadores, y l a única persona que salió del local e n tre policías, ¿quién cree que n a y a sido? Y o mismo. LA PRIMERA C O S E C H A D E L A REPÚBLICA V u e l v e a Sevilla él ministro da la Gobernación. (FEDERICO GARCÍA SANCHIZ. N o se trata del Montmartre nocturno, animado artificialmente por los extranjeM i admirado amigo es un poco injusto ros ávidos de divertirse, sino de aquella parte de la barriada contigua al Sagrado- -permítame el atrevido j u i c i o- -a l exhalar su lamentación por haber ocupado el puesCorazón, de vecindario apacible. L a gente to que- en los países civilizados se reserva está indignada porque en pocos días han a los delincuentes, o caballeros delincuentes, aparecido allí más de treinta perros muersegún se diga; porque vamos perdiendo el tos en las calles. N o los ha inmolado la h i norte de estas cosas tan delicadas y sutigiene municipal, o la preocupación de i m les. Como son injustos los que plañen sus pedir la hidrofobia. H a n perecido por l a casas incendiadas, o sus almacenes invadidos, aviesa voluntad de, alguien tocado de ve. 0 sus, int éstin, os agujereados por un balín sania o que aborrece: a la raza canina. Y ello, porque lodos tienen a la mano el reL a Prensa há; recogido el hecho, lo ha medió a sus malés y- no lo usan. García Sancomentado con acritud, y la Sociedad P r o chiz, en especial alcanzará difícilmente el tectora de Animales se ha puesto sobre l a perdón de Dios. pista del malhechor. E l arma usada para el sacrificio de los pobres canes es conocida. Se ha dicho qué los- grandes artistas se Con disimular unos miligramos de estricdespegan un, poco por naturaleza de las r i nina en un poco de carne basta, no ya para gideces y austeridades de la juridicidad. matar a un perro, sino para abrir a una Pero cuando lá uridicidad se ofrece bajo persona sana las puertas de la otra vida. los atractivos de ría literatura, l a excusa E s un veneno contra el cual toda terapéucarece de todo valor. í E s inútil, que García tica es impotente. Sanchiz pretenda justificarse; debió conocer el texto constitucional y esgrimirlo con ¿Se dará con el criminal? L o dudo. I g tra los caballeros lapidadores y los guardias noro si la Policía, aun estimulada por l a que le hacían el honor- -ya que no agradaba Sociedad Protectora de- Animales, tomará la pesquisa muy en serio. Vivimos u n a épo- a su modestia- -de conducirle como condujeca en lá que todo se economiza, hasta la ron al cardenal Segura y a Casanellas. sensibilidad. Nuestros contemporáneos- no Porquc; el texto constitucional pertinente, quieren gastar su dinero ni su corazón. E l según nos enseñaron en ios bellos cursos sentimentalismo, por sincero que sea, no de Derecho político, que fueron encanto de está de moda. ¡Pobres perros! Para amarnuestra juventud, y lo repite el artículo 42 los hay que -ser un emotivo o. un misántrode la Constitución republicana, es por sí po. Es. preciso sentir lina- necesidad de camismo una garantía. Y si lo es, el ilustre riño desinteresado, insatisfecha en el trato y descuidado García Sanchiz debió erguirse con el prójimo, o una cierta misantropía ante lapidadores y guardias, v recitarles so itaria. nacida, de desengaños precoces o como él sabe hacerlo el artículo 34 de la tardíos. L a gente dichosa puede sentir simley fundamental, que dice asi: Toda perpatía por el perro, pero no se desvive por sona tiene derecho a emitir libremente sus é! Es una observación que hago, a diario. ideas y opiniones, valiéndose de cualquier E l perro es un animal de abolengo- biomedio de difusión. lógico muy interesante. Y o he leído en al ¿Eli? ¿Qué tal. admirado amigo? Ese texgún texto que procede del entronque del to garantizaba plenamente la charla frustralobo coir el chacal. L a Naturaleza, por deda; porque- -previsora como ninguna nuessignio divino, saca el bien del mal. De dos tra Constituci. ÓH- r- no había excluido de la bestias feroces y crueles extrae una tercemagna garantía individual el medio de dira, propicia a la bondad y a la mansedumfusión ennoblecido por el egregio charlista. bre, ¿A beneficio, del hombre? S i n duda. Pregúnteselo, si duda de mi palabra, a los Dios vela por que no estemos solos sobre la estanqueros de la juridicidad; y se conventi cría, y cuando nos priva de otros amocerá de que, lo hubiesen invocado, apresures aleatorios, nos concede, como compenrados e- indignados, en su favor- -aún en el sación, el cariño, del perro, que es más secaso de que la. charla preconizara el saqueo guro. Y o creo, sin embargo, que la divinide propiedades, los, asaltos a mano armada, dad nó se ha limitado a darnos, con el pela guerra a Dios, él ajeniado, personal- rro, un amigo familiar. H a querido justicon una ¿eficacia verdaderamente maravillosa. ficar al mismo tiempo la existencia en el ¿Gracián? Qutéuveita ahora a Gracián? Diccionario de dos vocablos, que sin la raza Graciári habluf. de cosas, de otros tiempos; no canina carecerían de, sentido dos palabras: dé los 9 UcesoS qüe. té n enios la felicidad de desinterés- y lealtad. presenciar. Cuando, Gracián escribió sus A u n rebajado de rango sentimental, empeobras, ios autores excelsos de la Constiturró es superior a nosotros por dos cualidación no habíaa riáckló todavía, aunque fuedes la paciencia y la falta de vanidad. Con sen presentidos. Su palacio invertido no tieun mendrugo y un mimo nos aseguramos ne hoy aplicación. H o y estamos, en neríodo su resignación cariñosa y dócil, sin que de democracia, aunque trabajadora. H o y tenos exija que le adulemos para que nos sea nemos ma Constitución que se encabeza fiel i Qu é resentimientos tiene con Ja raza así: España, en uso de su soberanía, y recanina ese vesánico que los extermina en presentada ROE las Cortes Constifcuventes, Montmartre? ¿Por qué persigue con sana decreta y sanciona esta Constitución. a, un animal inofensivo, que está en la tieY si España garantiza las charlas exquir r a cumpliendo interinamente funciones gesitas, quién, a la fiítiniatión de la j u r i nsraras, que algún día, con una civilización dicidad, se hubiese opuesto a su voluntad más adelantada, quizá logre asumir el hombre? E s inexolicable. soberana? v H a querido el cielo- -sol, vi- cutos, agua- -que l a primera cosecha de da República nos diera el pan y! el trabajo que empezaba a faltarnos. -Acaso nos dé también, si los hombres, cansados de rencor, -abrimos la apretada mano, la cordialidad necesaria para v i vir. Andalucía, la más destacada por estos aspectos de la tierra, ha sido tomada, bajo la guarda del ministro de la Gobernación. Allí pasó la F e r i a de Sevilla en coiitacto con el campo, y allí vuelve cerca de las representaciones que han de garantizar el trabajo y el fruto. E l ministro de la Gobernación considera sagrada la cosecha, y, anticipándose, quiere asegurar con un concurso meditado lo que después, en la desavenencia nada resolvería el empleo de métodos atribuidos a la energía. Energía es fuerza, pero fuerza útil. L a misión de un ministro de la Gobernación parecía ser la de mantener el orden público, sin preocuparse de atajar las causas que ló alterasen. Oponer l a fuerza a la revuelta. U n ejercicio a posteriori, tardío en su actuación, y de re u tados tan ineficaces que a. nadié satisfacían: S i el desorden quedaba al parecer ordenado; el espíritu: del ¿asorden quedaba latente y vivo. L o que tenia, apariencias de gubernamental llevaba matriz de desgobierno. Sobre las cuestrones. políticas y. partidistas, que afectan: -a. -grupo o. sector, y casi a intereses generales, están hoy estos problemas vitales. L a cosecha nó puede considerarse como una propiedad privada, porque es de todos por sus derivaciones económicas y sociales. A l garantizarla, no se garantiza a un patrono y a un, obrero, con ser intereses muy respetables; es una garantía; aúás amplia, más nacional. P o r e s n o s parece, una admirable función de Gobierno, de la que no debe desentenderse, ni dejarlo a un acuerdo entre interesados sin aval de autoridad. L o que no pedemos colegir es si la labor ministerial será completa. A preguntas de los periodistas, el ministro ha contestado: Creo que, convenidas las condiciones de trabajo en Sevilla y Córdoba, las demás provincias se habrán de regir por lo que en aquéllas se convenga. Nuestra sospecha de que la función quede incompleta nace de que no creemos que sea exacta la s i t u a ción y la posibilidad de todas las provincias españolas. N o hay muchas Andalucías. Y acaso no sea adecuado, tomar a Sevilla de módulo. Pero esto el acoplamiento lía- de irlo diciendo. L o fundamental, lo que nos mueve el ánimo de pensar en voz aita, es este adelantamiento previsor, más útil, de mas energía útil- quería de. reprimir desordenes a cosecha pérdida. Qué sería como que darse sin orden y cosecha. G. C O R R O C H A N O MANUEL BUENO VÍCTOR P R A D E R A
 // Cambio Nodo4-Sevilla