Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. y i E R N E S 6 DE M A Y O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA P A G 13. 1 LA AGITACIÓN SOCIAL Y LAS PUBLICO PERTURBAEN ESPAÑA CIONES D E O R D E N E n Sevilla: S o b r e los atropellos a la propiedad agrícola, en C o n s t a n tina. Lina carta del alcalde de Cazalla. E n las provincias andaluzas. E n otras provincias. En De Sevilla los pasados sucesos. D e t e n ción de varios pistoleros A raíz de la agresión a un tranvía, en los sucesos ocurridos en los días 1 y 2 del actual, el sargento Sr. Rebollo, del puesto de la M a carena, con loa cabos señores Albarran y Ruiz Calderón, y guardias urbanos Conde y Jurado, se dedicaron a practicar gestiones para conseguir detener a los autores de la mencionada agresión. Se ha sabido que la Benemérita y los guardias urbanos, al cometerse la agresión al tranvía desde l a calle Huerto y Bécquer, en la tarde del día 2, persiguieron a los pistoleros, que se refugiaron en la casa número 33 de la calle Parra, de la que consiguieron escapar, huyendo por unos tejados que comunican con la calle Torres. Siempre perseguidos de cerca por los guardias, uno de éstos reconoció, en uno de los que huían a un sujeto que fué detenido en enero pasado como presunto autor de las bombas que fueron encontradas en el barrio de la Macarena. Y a con esta pista comenzó a actuar el señor Rebollo y sus subordinados, logrando primero la detención de José Velasco Moreno, alias el de la Carbonera, de veintitrés años de edad, con domicilio en calle Duque Cornejo número 11, y de oficio chofer. L a Guardia civil hizo un registro en el domicilio de la madre de este detenido, en calle Palomas número 47, y encontró tres pistolas. E n interrogatorios hechos por la Guardia civil parece que se logró saber que José V e lasco fué uno de los autores del frustrado atentado contra el guardia civil Carrillo, en l a plaza del Pumarejo. También se supo que Velasco tomó parte activa én los tiroteos de la calle Feria, C r u z Verde y otros, siempre acompañado de un grupo al que parecía dirigir. Con todos estos detalles, el sargento señor Rebollo y guardias a sus órdenes, han detenido a Juan Castilla Sánchez, de veinte años, que vive Torreblanca, 8 Alfredo Díaz L a r a de veinte años, Duque, de Montemar, 12; Fernando Illesca Cruz, de diecinueve años, Torreblanca, 8; José Pedroche Rodríguez, de veinticuatro años, Duque Cornejo, 7. De las tres pistolas encontradas en el domicilio de la madre de Velasco, una, de calibre 6,35, era de Moreno; otra, marca F N calibre 9,35, de Castillo Sánchez, y la tercera, de dos cañones, calibre del 16, modelo muy antiguo, era de Illesca. E n el domicilio de Díaz L a r a se encontró una cuarta pistola, que fué la que usó en los días revolucionarios. También ha sido detenida la mujer Carmen Izquierdo Moreno, de veintiocho años de edad. con domicilio en calle Cetina número 4, por recoger la pistola de Vicente Villega Jiménez, de diecinueve años, cuando éste era perseguido por la Guardia civil. D i cha mujer entregó el arma a Villega Jiménez- -que también ha sido detenido- al día siguiente. Se tiene la impresión de que Velasco M o reno es el jefe del grupo formado por los detenidos, y que todos ellos obedecían ór- denes de un sujeto apellidado Manzanedo, que no ha podido ser detenido. Como complicados se conocen los nombres de Julio Arday, Manuel Víllafranca, García, Salado y dos sujetos más conocidos por el Recaredo y el Chicle. E l M a d r i d detenido L a Guardia civil de San Jerónimo h a d e tenidq a José Mollino Rodríguez (a) E l Madrid, de treinta y dos años de edad, albañii, que el día 1 y 2 de mayo colocó por la barriada varios letreros subversivos y capitaneando un grupo de chiquillos impidió la circulación de los camiones de L a Algaba y de otros pueblos. Parece que estuvo tam bien en Sevilla, tomando parte en los tiroteos. E l M a d r i d es uno de los complicados en el incendio de un auto en la estación de L a Rinconada. Fallece uno de los heridos el día 2 de mayo A consecuencia de las heridas que sufrió en la tarde del día 2 por disparo de la Guardia civil, cerca del Fontanal, ha fallecido ¡ayer en el Hospital el joven de dieciocho años Miguel Rodríguez Roldan. E l otro compañero que resultó herido se encuentra en estado grave. Otras noticias O b r e r o s agredidos p o r obreros A l regresar ayer tarde de trabajar en las obras del valle inferior del Guadalquivir un grupo de obreros, en las proximidades de San Jerónimo fueron agredidos por otro grupo de obreros, a palos. E n la refriega resultaron heridos Antonio Membrillo Bretones, de cuarenta y dos años de edad, de una herida contusa en la mano izquierda, contusión en la región costal y dolores contusivos en la mano derecha, pronosticándose de reservado; Francisco M a l l a Martínez, de cuarenta y dos años, que vive en calle Laurel número 5, fué asistido de una contusión en la región escapular y deltoidea izquierda y de una herida contusa en la. región antebronquial derecha. S o b r e los atropellos a la p r o p i e dad agrícola en Constantina U n escrito del alcalde de C a z a l l a Hemos recibido copia del escrito que el alcalde de Cazalla dirige al gobernador c i v i l d e la provincia sobre los atropellos a l a propiedad agrícola en Constantina, que dice así: E x c m o señor gobernador civil de la provincia. Sevilla. Aparece en el número del diario A B C, correspondiente al día de ayer, un telegrama, que dícese haber enviado para inserción el alcalde del inmediato pueblo de Constantina, como copia del elevado a su autoridad, con relación a ciertos destrozos que se ocasionaron en finca ¡íe aquel término, cuyos propietarios son vecinos de Cazalla. A u n proporcionándome viva contrariedad, por m i carácter a- ello refractario, me veo precisado a salir al paso de la falseada i n formación, no ya. sólo como alcalde, sino también en uso de un perfecto derecho como ciudadano perjudicado, toda vez que la ofensa a un pueblo lo es también para sus h a b i tantes, que por esta circunstancia tienen cora traído el compromiso de defender y engrandecerlo. Ignoramos la situación social de Constantina, desconociendo si las crisis de trabajo son más o menos agudas y si es cordial, opuesta o reacia l a relación que en dicha ciudad tengan las autoridades con obreros y patronos, hallándonos por completo des ligados de los incidentes que se. provoquen o beneficios que obtengan, causa ésta suficiente para que el nombre de Cazalla no se mezcle en la controversia entablada entre el alcalde de Constantina y el Sindicato Agrícola de aquel pueblo. M u y de lamentar es que una autoridad local, obligada por su jerarquía a mantener el principio de respeto y consideración para todas las personas, se lance a publicar un telegrama, afirmando que los daños intencionados que se ocasionaron en viñas de aquel término los han producido malvados, que al emplear la frase distrito en sus anónimos son vecinos de Cazalla, sin tener en cuenta, el daño que produce a esta ciudad con su graj; uíta afirmación, lesionando grandemente nuestros intereses, fin único quizás perseguido por dicho alcalde. E n descargo de tal acusación debo manifestar a V H que ios obreros que practicaban las operaciones en la finca Los Labrados, del término de Constantina, eran de dicha ciudad, y, según se deduce de las propias manifestaciones de su alcalde, el atentado tuvo como origen cierta forma de contratación. Es de lógica indiscutible el considerar ajenos por completo a los ciudadanos de Cazalla, porque á olios no les interesa la contratación, puesto. que no. son beneficiarios de la misma, n i de sus derivaciones, máxime cuando han respetado en los demás, para hacerlos respetar inflexiblemente en su término, los decretos de preferencia de obreros en faenas agrícolas, y precisamente por impedirlo aquel decreto, cumplido en estricta justicia, no han tenido ocupación en la finca Los Labrados desde, que las disposiciones ministeriales se promulgaron. Lógica y naturalmente se desprende, sin que ofrezca la más leve duda, sin que una tenue suposición lo desvanezca, que las autoridades de Constantina, ante la generalizada crisis de trabajo en los obreros agrícolas, que, como en ésta, la habrán padecido en grados alarmantes, ante los preceptos legales y muy. especialmente a virtud de los requerimientos, que a buen seguro recibiría insistentemente de los interesados, tuvo una necesidad imperiosa y un deber inexcusable de cumplir fielmente las órdenes emanadas de la superioridad y, en su consecuencia, tramitar los oportunos expedientes de denuncias por las infracciones cometidas. ¿Puede el alcalde de Constantina demostrar documcntalmente las sancionas a que. se hayan hecho acreedores, los vecinos de Cazalla, propietarios en aquel término, por tal. motivo? Podríamos; sin temor a equivocarnos, asegurar que n o pero si así fuera, la autoridad local no habría consentido las reincidencias. E s decir, que los obreros de Cazalla no pueden tener ocupación en el término de Constantina para dedicarse a trabajos eventuales, porque no se. lo permite un decreto que está obligado a cumplir el A y u n tamiento por su propia iniciativa y sobre el que versarían las peticiones de. obreros i n teresados. ¿Qué les interesa entonces a los obreros de Cazalla que en Constantina se realicen o no destajos en las faenas agrícolas? Son éstos o los de Constantina los que tienen que procurar el mejoramiento y bienestar de aquellos vecinos? ¿Cuáles entonces son los móviles que supone el al-
 // Cambio Nodo4-Sevilla