Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRTD SE VILLA DIARIO DO. ILUSTRAVIGÉ 9.1 38 7 DE AYO NUMERO AÑO D E 1932. SIMO OCTA VO NUMERO SUSCRIPCIONES S ANUNCIOS, MUÑOZ O L I V E C E R C A N A A T E T U A N S U E L T O 10 C E N T S REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SEVILLA EL GRAVE PROBLEMA NACIONAL QUE PLANTEA UTO CATALÁN D E S P I E R T A E X T R A O R D I N A R I A REACCIÓN Ayer comenzó en el Parlamento el debate, que no respondió a la expectación ambiente. Juicios y comentarios acerca de la sesión. E l Ayuntamiento de Madrid resuelve, por dieciocho votos contra trece, que no ha lugar a deliberar sobre una proposición del conde de Vallellano en contra del Estatuto. Protestas de la Prensa, corporaciones y entidades de provincias. incoercible con que ha de repercutir en la E l Sr. L l u h i qu escuchaba al jefe de los El primer discurso acarea del Estatuto radicales, le preguntó si pensaba hablar en catalán justifica la frase del ministro de Ha- vida de relación de Cataluña, si el Estatuto la sesión del jueves. violenta los sentimientos de España. cienda. El debate adquirirá mayores vue- -M e permitirá usted- -le contestó el elos Ayer no volaron las águilas. El primer discurso, según el propio autor, ha sido gris, ñor Lerroux- -que elija mi momento, en gradeliberadamente gris. Discreto en la opinión cia siquiera a que soy el más viejo parlageneral. Y alabado por los catalanes; o sea, mentario. inofensivo. El Sr. Maura impugnó total- -Y lo eligirá usted bien, seguramente- -mente el dictamen, mirándolo con cuatro argüyó el diputado catalán. lupas para deducir que el proyecto, inopor- -Así lo creo. tuno y peligroso, no es viable. Habrá que El ministro de Justicia: Creo que el dehacer otra cosa, no dijo qué, y en otro mobate ha comenzado de una manera muy cormento, no dijo cuál. Pero el Sr. Maura ha dial y que debe satisfacernos a todo E l sellegado muy tarde a estas conclusiones y ha ñor Maura ha estado moderadísimo. sacado las lupas a deshora. El hecho radical El problema en la Cámara El ministro de Obras Públicas: H a emdel Estatuto es la proclamación, del Estado L a iniciación del debate sobre el Estatuto pezado esta discusión discretamente. catalán, revalidada en la Gaceta por un de Cataluña, tan esperado y tan temido, no Y el Sr. Prieto, en tono humorístico, Gobierno al que pertenecía El Sr. Maura. correspondió a la expectación despertada en agregó: Todos los principios del Estatuto están calla opinión pública. Hablaron los señores Be- -Y o he hecho una frase muy bien: A d cados en un capítulo constitucional que votó llo, presidente de la Comisión; Maura y quirirá mayores vuelos el Sr. Maura, consecuente antirrevisionista. Companys, en tono menor, apagadamente, ceEl Sr. Companys: Piemos de congratuY antes de eso pudo ver en el pacto de San rno si temieran la repercusión de sus palarnos todos de los tonos de elevación con Sebastián- -en la confabulación, como dijo, labras fu- era del Parlamento. U n diputado que el debate ha empezado. Esta elevación el Sr. Ayguadé- -lo que vio todo el mundo expresaba idéntico juicio, con esta- frase: no se la he dado yo, sino el Sr. Maura, que sin cristal de aumento: lo que necesaria L o s oradores han andado hoy de puntillas. no ha querido descender a cuestiones pequemente había de ser, al inaugurarse la situaY sin embargo, había ansiedad en la Cáñas y ha tratado el problema con gran comción revolucionaria en Cataluña, el plebismara. Pocas veces los oradores parlamentaprensión. M e parece una buena iniciación cito que se autorizó a los confabulados. La rios hallarán un ambiente de mayor vibrade debate. E l Sr. Maura nos niega las fadiscreción que el Sr. Maura ofrece como mi ción en los escaños, llenos, y en las tribu- cultades, pero reconoce los principio- E s o sacrificio generoso a la concordia, es basna; rebosantes. E l tema que apasiona hoy a nos basta. tante interesada y cautelosa. Tenía que ser toda España, encontraba su exponente en discretísimo. Tendrán que serlo igualmente El Sr. Unamuno: Y o soy unitario por las Cortes, convencidas de la trascendencia los que en el trámite de la decisión pretendefensa de la individualidad. L o demás es de su deliberación. Poco a poco el ambiente den salvar, como el Sr. Maura, responsabiuna enormidad, que combatiré con todas mis quedó diluido en las palabras, casi de tr; nlidades que descuidaron alegremente a la fuerzas. niite, del Sr. Bello; en el discurso feble de hora oportuna. Ninguno de estos podrán saEl Sr. Maura. -Para mí lo fundamental D Miguel Maura, y en la contestación, a farse de lo que viene ya muy elaborado y era que no se quejaran los catalanes del totono, del Sr. Companys. arrastrado en la política del régimen. Y se L a Cámara permaneció muy atenta, pero no empleado para combatir el Estatuto. Esta rán pocas las águilas que vuelen en un dees una cuestión que no se debe envenenar con sin reaccionar en ningún momento ante la bate de tal trascendencia, que aventura los el apasionamiento. Quizá por eso mi discurdiscusión. Aplaudió por cortesía, y sacó la destinos nacionales, puede torcer el curso so ha sido gris, sin relieves, porque me he impresión de que el problema no se había de la Historia de España y cambiar nuestra dedicado a desmenuzar cosas concretas del desflorado siquiera. Quedaba íntegro para los categoría en el mundo. Auguramos, desde dictamen, y nada más. oradores qué planteen la cuestión esencial y luego, que por la mayor parte de los oraCreo- -añadió- -que el debate se mantendrá no se entretengan en el número y. extensión dores, éste será el debate de los discretos. así, v de este modo encontraremos la sólude las facultades que se cedan al Gobierno ción. de Cataluña... Pero hay que resolver el problema, se El Sr. Alba. -A mi juicio, el Sr. M a u r a dice; no es prudente tomarlo y dejarlo, enha pronunciado un discurso elocuente de enutretenerlo perpetuamente, de dilación en dimeración de los temas que luego serán deslación. Resolverlo tnal es tan lamentable juicios y comentarios envueltos a todo lo largo del debate. Pero lo como abandonarlo. Ni lo uno, ni lo otro. Los A l suspender el presidente de la Cámara interesante, la nota política de trascendencia, legisladores, y con más interés los catalael debate; del Estatuto, l o pasillos recobrala ha dado en su discuso el presidente de l a nes, han de tener presente que el problema ron su animación y se hicieron muchos coComisión, D Luis Bello, al abandonar toda no quedará resuelto con el voto de las Cormentarios del modo cómo comenzaba la disla parte de Hacienda del dictamen, que es, tes y la promulgación del Estatuto. En ves cusión y los diputados contrastaban s opiu quizá, la que- más impresionó a la opinión de una- conquista y un progreso, el Estatuto pública. Y- ahora se me ocurre preguntar a será para. Cataluña una remora y una pertur- niones con l o jefes ás sus minorías respectivas y con los ministros. qué vamos a referirnos los oradores que bación si le falta el agrado o siquiera la toH e aquí algunas opiniones interesantes: deseábamos y deseamos examinar la parte lerancia, de las demás regiones. Y no supoDon Alejandro Lcrrou. v. H a empezado económica del Estatuto. L a función de ininemos que nadie desconozca ni niegue el el debate... De alguna manera tenía que ciativa, no está en los diputados, sino en el estado de la opinión española, su viva y total empezar. Se irá levantando poco a poco, y Gobierno, y yo deseo saber qué piensa el aversión a las pretensiones del nacionalismo el mismo Maura, en sus intervenciones suministro de Hacienda- -que fué ponente de catalán y el efecto seguro y absolutamente cesivas, lo elevará. la parte económica del Estatuto- -ée e? dlc- La situación política y parlamentaria al iniciarse la discusión del Estatuto de Cataluña 1