Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 7 DE M A Y O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G sa, de que el Estado habrá de conserva? stt derecho a amparar el de todos los ciudadanos; cuarto y último, el extremo capital de que la unidad orgánica del Estado no puede romperse. Cree que no deberán mezclarse en la discusión temas y asuntos que no son del caso, puesto que se está discutiendo un tema vivo y sobre un texto completo, por lo cual habrá que prescindirse de apasionamientos de las antiguas polémicas sobre el hecho esencia! Teme que un error sobre esta cuestión del Estatuto pueda ser el descrédito de todos, el de España y el de Cataluña. 1 E n qué consiste- -pregunta- -la capacidad de ésta? ¿En el vigor ciudadano? E s cierto que en Cataluña tiene el ambiente una verdadera realidad. Pero teme que se convierta el Estatuto en una monstruosa oligarquía de Barcelona sobre toda la región catalana. Cree, por tanto, que lo fundamental es crear un organismo catalán, pero esto representa una gran cantidad de leguas y de jornadas para los catalanes. L o s Ayuntamientos deberán llegar a ser verdaderamente autónomos, con sus derechos y sus haciendas. L a prueba de capacidad positiva de Cataluña no podría darse en tanto que el Parlamento catalán no fuese dando los reglamentos necesarios para la estructuración de los servicios que fuera traspasando el Estado- a Cataluña. Dice que actualmente España está sufriendo una crisis económica que repercute en la Hacienda nacional, y en estos momentos el traspaso de ciertos servicios es. grave y muy comprometido. E s evidente, a su juicio, que en estos momentos la República está acusada por elementos de extrema de. recha y extrema izquierda, que quieren socavar los cimientos del régimen. E n es. tos momentos el orden público es cuestión vital para el Estado, y, sin embargo, estos servicios de Seguridad y Vigilancia se trata de partirlos en dos. ¿Es este- -pregunta- -hacedero? Se puede realizar tisto actualmente en España? Imaginemos un movimiento revolucionario que surgiera en Cataluña y frente al cual surgieran dos organizaciones rivales uno de otra, o simplemente parejas. ¿Qué ocurriría? Trata de la segunda cuestión, que es la obligación del Estado a amparar a todos los españoles. S i el Estatuto se aprueba- -dicetai como viene, el Poder ejecutivo no tendrá en Cataluña más que los Carabineros. Todo lo demás estará enajenado. E l artículo 14 del Estatuto dice que el representante del Poder es el presidente de la Generalidad, pero debe tenerse en cuenta que este cargo no tiene responsabilidad ninguna. Todos los días hace el Sr. Maciá afirmación de sus propósitos de acabar en C a taluña con todo lo que no sea catalanista. Vamos- -prosigue- -al texto del Estatuto, y a los comentarios sobre el mismo. Lee un texto de Pompeyo Fabra, gran autoridad catalanista, que se refiere a una conferencia dada por él en Barcelona. D i j o el Sr. Fabra que los hijos de catalanes irían a la Universidad catalana, y que es indudable que a la castellana irían los hijos de los castellanos inadaptables; pero añr iió que recientemente un catalanista distinguido afirmó que, no obstante enviaría sus hijos a la Universidad castellana, y señalaba en esto un peligro el Si Fabra, para conjurar el cual habría que obligar a los catedráticos castellanos a pedir la separación. ¿Y el Estado- -pregunta el Sr. M a u r a- -v a a dejar desamparados a los inadaptados y que no querrán adaptarse? Eso no puede ser. (Muy bien, en algunos diputados. Y por lo que respecta a la Justicia, mientra exista una sombra del Estado, es una función primordial suya, y no puede abandonarla. También combate el traspaso de los ser- De una vez para siempre- -añade- -debe quedar terminada esta cuestión del pacto de San Sebastián. Esto es lo pactado. ¿H a y alguien que tenga que oponer algo coníradic- E l P R E S I D E N T E manifiesta que no ha- torio? Pues no se hable más del pacto, n i de que los que acudimos a él obedecemos a biendo votos particulares presentados a la compromisos políticos. (Rumores. totalidad, se va a proceder a discutir ésta. E l Sr. B E L L O por l a Comisión, habla Afirma que la posición del Parlamento en voz muy baja para exponer el contenido frente al dictamen, no es l a expresada por el de aquélla. Sr. BelloJ o sea, que todo lo que está dentro Dice que el proyecto viene a la Cámara de la Constitución debe pasar y quedar fuecomo consecuencia de lo dispuesto por la ra de lo que no está dentro de aquélla. L a Constitución, ley suprema que obliga a todos posición de la Cámara debe ser la de examilos españoles. Lee una nota redactada polnar el Estatuto con gran altura de miras y la Comisión, en la cual se dice que, sometiespíritu de cordialidad; pero fijando cada do a un estudio el caso del primer Estatuto cual su criterio y el de su grupo, expresando presentado a la Cámara, recibió aquélla el punto de vista desde el cual van a abordar multitud de telegramas de toda España, forla discusión. mulando observaciones al Estatuto, y de Estudia el artículo primero de la Consotra parte pesó sóbrenla Comisión el intetitución, que dice que l a República españorés de ser autores de éste. E n esta situación la constituye un Estado integral, compatible la Comisión comprendió que el camino del con la autonomía de los Municipios y de las acierto consistiría para ella en no salirse regiones Fijaos bien- -dice- -que no se trapara nada de la Constitución. Entendió que ta de que esté compuesta de regiones o M u l a primera condición para la discusión del nicipios autónomos, sino de que es compaEstatuto era la manifestación de la voluntad de la región y es indudable que Cataluña ha tible con ellos. Habrá que estudiar, pues, primero, la caquerido organizarse en región, y prueba de pacidad de Cataluña para esta autonomía; esta voluntad es, no sólo el texto del Estar segundo, oportunidad del traspaso de los sertuto, sino l a presencia de la minoría catalana y el tono de concordia de ésta, que eí oravicios que se le entregan; tercero, el punto dor se complace en proclamar. Trata nuevamente del trabajo que fué encomendado a la Comisión, y dioe que a ésta GENTE MENUDA. -El BLANCO le ha bastado atenerse a la letra del artículo once de la Constitución y comprobar que el Y N E G R O de m a ñ a n a d o m i n g o irá como siempre, acompañado d e l supleEstatuto se limita a lo autorizado por ésta. mento G E N T E M E N U D A y en esta E l Estatuto- -añade- -dice que Cataluña es r e v i s t a p r e d i l e c t a de l a i n f a n c i a e n un Estado autónomo, dentro de la República española Aquí surgió la primera duda, c o n t r a r á n s u s l e c t o r e s entre o t r o s o r i puesto que la Constitución no autoriza Estaginales, u n delicioso cuento titulado dos autónomos, sino regiones autónomas. EL GRANITO D E L M A L HUMOR Por lo cual estima que fué preciso ir a esta modificación del texto. Es indudable- -proclama- -que una sola de las partes no puede fijar los límites del nuevo A pesar de la baja del oro Estatuto, y por so hay que tenerse muy en cuenta, especialmente lo que se determina en este título cuarto. P o r último dice que, a O DO XELI 34, su juicio, ¡a Constitución de España no essigue respetando los precios siguentes: tará terminada mientras no tengamos EstaOro de anillos y cadenas... 5,40 tuto catalán. (Aplau- os de Acción RepubliOro de caja de reloj 5,60 cana. Compro papeletas del Monte de Piedad. Sacamos las alhajas y oro que esté empeñado, volviéndolos a empeñar si no quieintervención del señor M a u r a ren venderse. E l Sr. M A U R A Empieza diciendo que lo primero nue hay que tener en cuanta es la I.I MEA D E A U T O M Ó V I L E S opinión, no sólo de la Cámara, sino de la K á o TssBto- rUes- va- SevilIa que existe fuera de ella en toda España. Desde el 1. de junio, las salidas serán Habla de los intransigentes que existen las siguientes: Rfo Tinto, 6,30 mañana. en uno y otro bando. Cree que la postura Nerva, 7 mañana. de los que defienden en Cataluña la intanOficinas en Sevilla: Albuera, 7. Teléfono gibilídad del Estatuto no tiene en la Cá 25479. -Francisco López. mara representación. y teniendo que agradecer su colaboración tiene que decir que la mesa 110 ha dado l u gar jamás a esa desconfianza. (Nuevos y. nrolongados aplausos de l a mayoría. E l S i G U E R R A D E L R I O dice que no es esta la primera vez que la minoría radical ha adoptado esta medida, perfectamente explicada por no contar la. mesa con ningún representante suyo. (Grandes rumores de los socialistas. L a actitud dé esta tarde- -añade- -está justificada, y más: justificada después de estar anunciando durante varios días la actitud i n temperante de la mayoría socialista y del Gobierno, discutiendo en la forma que ha venido haciéndolo este proyecto; es lo que pro- cedía, no podía- haber ninguna interpretación ofensiva para la mesa. E l P R E S I D E N T E N o considero ofensiva la actitud de la minoría radical. M e he limitado a lamentar l a desconfianza que ha manifestadora mi juicio no justificada, en el proceder de la mesa en todas las ocasiones. Se aprueba también definitivamente el proyecto de ley del Cuerpo auxiliar de subalternos del Ejército. Dice que el problema de Cataluña fué heredado de la Monarquía, no ya envenenado, sino podrido. Viene el orador a tratar de él con toda minuciosidad. H o y no se discuten ya ciertas cuestiones- -dice el Sr. M a u r a- las cuales dieron lugar a grandes controversias en el pasado; lo primero, porque hay algo que es preceptivo en. la Constitución. Existe un indudable estado de conciencia colectiva en Cataluña, que desea un régimen autonómico, y los que no participan de este ambiente callan, bien por condescendencia, 0 por cobardía. Vamos- -añade- -a discutir serenamente y abriendo un paréntesis- -hablamos del pacto de San Sebastián- -yo crea poder afirmar, sin contradicción posible, que el compromiso dé aquel parto fué: primero, que Cataluña, proclamada la RepúMica, no se tomaría nada por su- mano; segundo, que Cataluña redactaría su Estatuto, el cual sería traído a la Cámara, para que ésta discutiera sobre él l i bremente tercero, y último, que Cataluña aceptaría lo que las Cortes res olvieran, sin ninguna elación. Dictamen sobre e! Estatuto d e Cataluña a