Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La sangre del artrítico está entorpecida por venenos que provienen de una insuficiencia de vitalidad, y, por consiguiente, su circulación es del todo defectuosa. Las piernas del enfermo están hinchadas y entorpecidas con varices dolorosas, con peligro de rotura o de ulceración interminable. Con frecuencia el artrítico está atormentado con dolores gotosos o reumáticos que le hacen achacoso y con el tiempo le agotan. Sus ríñones están generalmente obstruidos con nefritis, albuminuria, arena en la orina (mal. de piedra) y a veces fuertes dolores en la espalda. -Las arterias duras y quebradizas como tubos de pipa (arteriesclerosis) amenazan a cada instante, accidente generalmente pronosticado con insomnios y dolores de cabeza. La mujer artrítica tiene épocas irregulares o penosas y su edad crítica es un largo suplicio, con bocanadas de calor, vértigos, jaquecas, postración profunda, con frecuencia fibromas o tumores i el vientre. Los artríticos de ambos sexos tienen también enfermedades de la piel, acné, eczemas, herpes, salpullidos, prurigo, psoriasis, forúnculos, etc. coa lesiones molestas y comezones intolerables. Todos esos enfermos de la sangre, todas esas victimas, mártires del artritismo, no tienen que desesperarse y. creerse incurables, pues el pronto hará desaparecer sus miserias, aun en los casos más antiguos. Este poderoso rectificador de la sangre, aplicación verdaderamente maravillosa de la ciencia moderna, seca las más antiguas llagas o lesiones cutáneas, obrando en el interior o destruyendo todos los venenos sanguíneos. Devuelve a las venas y arterias su. flexibilidad y a las piernas su agilidad. E n la mujer el Depurativo Richelet disipa todas las congestiones y evítalos peores accidentes. He aquí, en confirmación de nuestras afirmaciones, pruebas absolutamente convincentes, tomadas entre millares de la misma clase: Antiguo colonial y teniendo reumatismos hacia catorce años, tengo el gusto de participarle que cuatro frascos de su Depurativo Richelet han sido suficientes para quitarme los dolores. Puede usted dar a conocer mi curación; eso animará a los desgraciados que sufren, a tomar una medicina tan maravillosa. M. Juan Pinelll, 66, rué St. -Antoine, Paris. Le doy a usted, mi más cordial enhorabuena. Su Depurativo Richelet me ha quitado mis dolores y mi reumatismo al propio tiempo que me deja trabajar. Boy ya no siento nada ij- tengo perfecta salud. Z 1, Esteban Matón, rué Formón, ajustador. hevaUois- Perreí. Hacía más de veinte años que tenía un eczema. Después de haber ensayado todas las medicinas, fui agradablemente sorprendido al tener una gran mejoría al tomar el segundo frasco de su Depurativo Richelet. Habiendo seguido exactamente su tratamiento, mi mal ha desaparecido sin dejar rastro alguno. 3 f. mivain 19, ue Et. -Nicaise, Polet. Rouen IS. -Inf. X Bacía dos años que no podía ponerme calzado alguno ni trabajar sin ver mis piernas hincharse. Después de mi tratamiento del Depurativo Richelet laa varices han desaparecido, mis piernas no están ya pesadas y he vuelto a mis ocupaciones como antes: M. O. Mathüde, albañil par, St. -Jean- le- Blanc VEnault, Calvadas) J- T e n g o t a m b i é n de l o s c o n s u m i d o r e s d a E s p a ñ a f r e c u e n t e s t e s t i m o n i o s d e- c u r a c i o n e s m a r a v i l l o s a s o b t e n i d a s con eFuso do mitfDepurativo. N o los publico, sin embargo, per sujetarme al; deseo expresado p o r l o s m i s m o s de n o d a r a c o n o c e r s u s n o m b r e s r e s p e t a n d o a s l s s u n a t u r a l r e s e r v a P i d a u s t e d h o y m i s m o u n f o i l e t o g r f t u i t o a l L a b o r a t o r i o R i c h e l e t S a n S e b a s t i á n 22, S a n B a r t o l o m é v r