Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
no bien- -de extremo izquierda, cuando su sitio es el de medio ala. Parera también está lesionado. Consecuencia de este desorden en la formación, ha sido, como había de ser forzosamente, un partido siempre mediocre y muchas veces malo, con tendencia a pésimo. iY cuando ha parecido bueno, por haber atacado el Barcelona con algún acierto y decisión en los disparos a goal, la suerte no le ha sido propicia. L a suerte de Cano en la mayor parte de dichas ocasiones. P o r cierto que lesionándose el meta valenciano en una de éstas ocasiones, con Samitier, en la segunda parte salió Nebot a substituir a Cano. E l Valencia tenía interés principal por defenderse y salir de Las Corts con un resultado mínimo. L o ha logrado casi plenamente, y para ello no han vacilado algunos valencianistas en emplear un juego brusco y a veces declaradamente sucio, contra cuya tendencia ha debido luchar el Sr. Ostaié con mucha energía. Pero entregado a evitar que el Valencia jugara sucio, ha perjudicado alguna vez al equipo del Tirria, especialmente en un off- side falso, en jugada que iba a ser goal, en la segunda parte. E n este tiempo ha sido cuando mejor ha Jugado el once valenciano, dejando una vez de lograr goal por verdadera desgracia, en un tiro que dio en el poste. E l ataque del Valencia, en la segunda parte, ha resultado bueno, y muy peligroso en el ala derecha, sobresaliendo Torredeflot. L o s medios, muy activos y firmes, y los defensas, muy eficaces, con su brusquedad, especialmente Pasarín. E n lá primera parte ha dominado el Barcelona con bastante frecuencia, marcando Samitier el primer goal. Después falló la delantera azulgrana goals casi seguros, y en un centro de Abdón, M o l i n a tocó el balón con el antebrazo, incurriendo en comer; pero, vista la falta por el arbitro, falló el evidente penalty, y A r o c h a lo convirtió en el segundo tanto. L a tendencia a dominar del Barcelona, la contrarrestó el Valencia en la segunda parte con el acertado juego de sus medios y l a mayor, agilidad de su delantera, que se mostró, jugando menos, más peligrosa que la local. Formaron los equipos: Barcelona: Nogués; Rafa, A l c o r i z a Font, Castillo, A r n a u Sagibarba, Samitier, A r o cha, Ramón y Pedroí. V a l e n c i a Cano; Slelenchón, Pasarín; A b dón, Molina, Conde; Torredeflot, Picolín, Capilla, Vilanova y Riño. E l Donostia juega desconcertado, y faltando pocos minutos para terminar el primer tiempo, en un centro de Beltrán, Pradells empalma un remate magnífico, marcando el segundo goal, aprovechando la salida en falso de Beristain. Con dos a cero a favor de los locales concluye el tiempo, haciéndase comentarios favorables a su gran superioridad. E n los primeros minutos de la segunda parte volvió a dominar el Castellón, y en un disparo, desde medio campo, de B e l trán, Beristain detiene con muchos apuros, salvando el goal. Luego es castigado el Deportivo con un golpe franco, que tira Uundain, y después de fallar el defensa. V i d a l la pelota entra en la puerta de Roca, sin que éste pueda hacer nada por impedirlo. E l tanto sorprende al público, por lo inesperado, y el D o nostia, reanimado, ataca con entusiasmo, dominando a los catorce minutos. Cholín consigue en una buena jugada el segundo goal donostiarra y con él el empate. L a causa del goal fué el lío que se hicieron las defensas y el portero locales, bien aprovechado por Cholín. A partir de este goal el Donostia hácese dueño de la situación. H a y sin embargo, un ataque del Castellón, y A r a n a da manos en el área áe goal. que Villalta no castiga, armándose otra formidable bronca. Poco después, en otro fallo del defensa castelloncense, Cholín marca el tercer goal, terminando el encuentro con la victoria de los forasteros por tres goals a dos. E l arbitraje de Villalta fué de parcialidad manifiesta, y al terminar tuvo que ser auxiliado por la fuerza pública. tro de Elicegui que recoge Urtizberea de cabeza, mandando al marco. E l portero b i l baíno se luce en otra parada a un tiro de Elicegui, enviando Blasco a comer, que lo saca Azcona, sin consecuencias en el tanteador. Escapada de Gorpstiza. Buena i n ternada irunesa, que despeja Castellanos a comer. A los cuarenta y dos minutos, Gamborena se hace con la pelota y avanza solo por el centro, y desde lejos lanza un chut fantástico, metiendo el balón por un ángulo en la puerta bilbaína. Acoso irunés y comer contra el- Athletic, que termina enviando Elicegui la pelota fuera. E n el segundo tiempo, los iruneses atacan con más brío, pero la delantera fracasa. U n comer lo saca Echezarreta, sin consecuencias. H a y un tiro raso, desde lejos, de Irarágorri, con parada de Emery. A los once minutos, un tiro de Gorostiza lo rechaza Emery, v, mientras los jugadores discuten sí se hallaba o no en off- side, la pelota v a a los pies de Irarágorri, quien desde un metro de distancia chuta y mete la pelota en la red, marcando el tercer tanto bilbaíno. U n comer contra el Unión. E l Athletic se muestra ya apático. Los iruneses, por su parte, desconcertados, pierden ocasiones de marcar. U n comer contra el Unión, sin consecuencias. Chut de Urtizberea, que da en el palo. Y termina el encws itro, con el triunfo de los bilbaínos, por. tres goals a uno. E n esta segunda mitad ha sido el juego de peor calidad que en la primera, en la que se vieron jugadas bonitas. Del Athletic se destacaron las defensas. L a línea media bilbaína, inferior a la irunesa. De la delantera, el que demostró estar en gran forma fué Irarágorri. Del Irún, la línea media, muy bien. E l mejor, Gamboren a luego, Regueiro y M aya. L a delantera, ineficaz, especialmente en el terceto interior. Azcona jugó con gran entusiasmo. Adrados, regular. Unión de Irún, i A t h l e t i c de Bilbao, 3 San Sebastián 9, 11 mañana. E n el Stadium Gal, y asistiendo bastante público, se celebró el partido de fútbol de campeonato de España, contendiendo los equipos del Athletic, de Bilbao, y el Unión, de Irún. De arbitrar el encuentro se encargó el colegiado aragonés Adrados, y los equipos se alinearon en la forma siguiente: Blasco; Castellano, U r q u i z u Cilaurren, Muguerza, Roberto: Lafuente, Irarágorri, Bata, C h i r r i y Gorostiza. Unión: E m e r y Goyeneche, Mancisidor; P. Régueiro, Gamborena, M a y a Azcona, Elicegui, Urtizberea, Rene y Echezarreta. E l i g e campo el Athletic, y sale el Irún. A los dos minutos, comienza a movilizarse el tanteador, se tira un golpe franco contra el Irún, y de hacerlo se encarga Roberto. L a pelota cruza ante la puerta, recogiéndola Irarágorri, quien sin parar- tira a goal, metiendo la pelota en la red. Fué un goal muy bonito y espectacular. E l juego se hace por pases rasos, sin codicia, pero bonito, siendo más preciso el de los bilbaínos. U n foul de Goyeneche a G o rostiza, hace que el encuentro tenga que suspenderse breves momentos. A los catorce minutos de juego, se castiga al Irún con otro golpe franco, que lo tira Cilaurren. L a pelota va bombeada, e intervienen varias cabezas. Emery hace una salida, dejando abandonada l a portería. Goyeneche. trata de despejar, y de un tiro fuerte mete la pelota en su propia red, sobreviniendo así el segundo tanto para el Athletic. H a y ataques por un lado y por otro. Gorostiza lanza un tiro fuerte, que. da en el palo. Gamborena tira, recoge Elicegui, y pasa rozando el larguero. Intervienen muy bien las defensas. A los veinticinco minutos, se tira el primer comer, que lo saca Gorostiza, despejando Regueiro. Blasco hace una parada fantástica a un cen- A r e n a s 2; S p o r t i n g de Gijón, 3 Bilbao 8. E l Arenas es una incógnita. A l comenzar el match desarrolla un juego al que no nos tiene acostumbrados. U n fútbol de la mejor calidad, al que le falta solamente, para ser bueno, abundancia de shot. E l juego arenero es perfecto, rápido, codicioso, con esa clásica codicia del Arenas. Pero superando l a nota habitual. Falla, sin embargo, en el momento decisivo. N o hay shot. Únicamente Menchaca lanza dos o tres buenos tiros, que son parado. por Sión. N o he de ocultar que este juego del A r e nas es casi una sorpresa. E l Arenas no acostumbra a hacer juego de salón. Y éste casi lo parece. E l juego del Arenas, generalmente, se apoya en su furia. Está dominado el Sporting. Su defensa tiene que actuar con frecuencia para contener las avalanchas areneras. Pero ante el marco queda esfumada esa superioridad del Arenas sobre el Sporting. A veces parece que va a venir el goal. Unos fallos incomprensibles de Emilín, franca la portería; algún remate de Yermo, que roza el marco, son las ocasiones propicias que se pierde el Arenas. E l Sporting es parcho en el avance. N o se muestra peligroso. Bien es verdad que su juego no ha de causar la menor sensación. Y sin embargo, toda- la faz del partido cambia radicalmente. E n un freekick contra el Arenas, apelotonados los rojinegros ante sú marco, Adolfo, de un shot cruzado, obtiene el primer tanto para su equipo. V a n transcurridos treinta y cuatro minutos de juego. E l Sporting se ha animado con aquel tanto. Y mucho más cuando ha visto cómo D e p o r t i v o Castellón, 2; D o n o s tia, 3 Castellón g. Con un lleno completo se celebró este partido, arbitrado por Villalta, que alineó así los equipos: Donostia: Beristain; Uundain, A r a n a Amadeo, Ayestarán, M a r c u k t a Bienzobas, Chivero, Cholín, Insausti y Garmendía. Castellón: R o c a V i d a l Botella; Gómez, Guillen, Bertrán; Arróniz, Moya, Pradells, Santularia y Pascual. Toda la primera parte fué de dominio local. E l partido se llevó a un tren rapidísimo, ofreciendo ambos equipos un juego magnífico. A los veinticinco minutos, en un centro de Arróniz, falló el defensa donostiarra, consiguiendo Pradells el primer ¡70 a? Poco después, en pleno dominio acertadísimo del Castellón, M o y a de un buen tiro, marcó otro goal, que fué anulado por el arbitro, considerando que había habido falta previa. Este fallo desató las iras del público contra V i llalta.