Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S I I D E M A Y O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 31. E l Sr. E G O C H E A G A pregunta qué süérte Han de correr los empleados de las recaudaciones de contribución, y recuerda que hace tiempo anunció una interpelación sobre el asunto. Cree que es injusto que- queden en la callé un puñado de funcionarios, mientras se anuncian concursos para proveer las vacantes. Protesta enérgicamente contra este hecho. E l ministro de H A C I E N D A declara que la vehemencia del diputado es injustificada, porque se trata no de funcionarios dependientes del Estado, sino designados por empresas particulares. P o r tanto, no existen derechos adquiridos. i A l i o r a os explicaré el fondo de este asunto. E l ministro ha cumplido la ley. Este es mi grave delito. Cuando la ley no es buena hay que cambiarla, pero cuando la ley existe hay que cumplirla. Existe un Estatuto de la Dictadura sobre estos funcionarios, que la República no podía respetar. Los funcionarios, respetables por todos conceptos, que con tanto ardor defiende el Sr. Égocheaga, lo son particur lares de Empresas arrendatarias y, por tan- to, nada tienen que ver con el Estado. Afirma que la recaudación de las contribuciones está arrendada en una parte de. España y en otras en manos de respetables funcionarios de Hacienda. Las personas a las que defiende el Sr. É g o c h e a g a son dependientes particulares de Empresas arrendatarias. El Sr. E G O C H E A G A Pero que están al servicio del Estado. E l ministro de H A C I E N D A Pero spn Empresas privadas. U n a cosa es el funcionario público y otra el empleado particular, pero yo he de declarar, agrega, que lo que a mí me interesa es el servicio del Estado. H e procedido con arreglo a la ley al abrir los concursos, diciendo a todos los delegados de Hacienda que dentro de la práctica de esta provisión de las recaudaciones he recomendado l a continuación de los empleados particulares de las antiguas Empresas. A ñ a d e que seguirá sacando a concurso entre funcionarios todas, las zonas recaudatorias vacantes. El Sr. E G O C H E A G A rectifica y dice que es el primero en reconocer la pasión que pone en las causas que defiende por estimarlas justas. Insiste en que hay que reconocer que existe crisis de trabajo y los diputados no deben aumentar esta crisis. Dice que l a recaudación de Chamberí y la da Navalcarnero se han dado a funcionario sin exigirles fianza. Cree injusto echü- a l a calle a rs dependientes de las recaudaciones, que constantemente se juegan la vida en el desempeño de. su ¡unción. El Sr. T U Ñ O N D E L A R A repioduce un ruego formulado días pasados al ministro de Instrucción Pública sobre las normas que deben dictarse para l a celebración de los llamados cursillos de maestros nacionales. El Sr. M A R T I N D E A N T O N I O se ocupa de la destitución del director del Dispensario y Hospital de la Cruz Roja, docto Nogueras, y ataca a éste, calificándole de cavernícola y reaccionario, que es defendido per los periódicos de l a derecha y que tiene en su pasado la mancha de no haberle levantado al escuchar el Himno de Riego, que fué tocado en un banquete celebrado con motivo de un Congreso Internacional de J. ícdicim. Piv e que se fiscalice bien el Hospital de la Cruz Roja por dentro. A Y E R D I O C O M I E N Z O E N L A S C O R T E S L A J J DISCUSIÓN D E L P R O Y E C T O D E L E Y D E REFORMA AGRARIA Ruegos y preguntas. El señor Besteiro y el jefe del Gobierno pronuncian discursos necrológicos en honor de los señores Doumer y Albert Thomas. Continuación de los ruegos y preguntas. Orden del día. Pensión a la viuda de Pablo Iglesias. Avance catastral. Proyecto de reforma agraria. El señor Díaz del Moral defiende un voto particular a! dictamen, y su discurso es escuchado con gran atención por la Cámara. Contestación del señor Martínez. La Cámara no aprueba el voto. La sesión de ayer tarde Queda abierta la sesión, bajo la presidencia del Sr. Besteiro, a las cuatro y cuarto. En el banzo azul el jefe del Gobierno y los ministros de Marina, Hacienda, Instrucción Pública y Agricultura. H a y bastante concurrencia en escaños y tribunas. Ruegos y preguntas Sr. P A S C U A L L E O N E S se ocupa de la aplicación de las bases de trabajo en Vinaroz. También habla de l a dificultad con que tropiezan los. toneleros de Levante para la exportación de l a uva. El E l Gobierno se asocia igualmente a las palabras del Sr. Besteiro y al sentimiento de la C á m a r a por el fallecimiento de este hombre eminente que se llamaba Albert Thomas. E l P R E S I D E N T E pregunta si se aprueba su conducta personal al tener noticia de este último fallecimiento y si se aprueba también que conste en acta el sentimiento de las Cortes españolas por ambas desgracias. La C á m a r a contesta afirmativamente. Siguen Jos ruegos y preguntas E í Sr. V E L A se ocupa de la situación precaria en que quedan los obreros de la Compañía Transatlántica, con motivo de la rescisión del contrato con el Estado. E l ministro de M A R I N A le contesta. Dice que en momento oportuno informará a las Cortes sobre el acuerdo del Gobierno, pues hasta ahora no ha hecho más que rescindir el contrato. A ñ a d e que éste era a todas luces ilegal, pues lo hizo la Dictadura en 1925. A h o r a queda en vigor el contrato precedente al derogado. La muerte de monsieur Doumer E l P R E S I D E N T E de l a C á m a r a declara que en la sesión última quedó el Congreso bajo la triste impresión del gravísimo estaÍ do en que se hallaba el presidente de la República francesa, después del b á r b a r o atentado de que. fué víctima. Nos quedó l a esperanza- -añade- -de que la Ciencia pudiera- salvarlo, y. no ha sido así. L a triste realidad de- la muerte se ha impuesto, y yo propongo que conste en acta el sentimiento del P a r lamento español por l a g r a n p é r d i d a que l a- muerte de monsieur Doumer supone para l a democracia del mundo entero. Con este atentado se ha puesto de relieve el sentido político del pueblo francés, a cuyo sentimiento, en estos momentos, nos asociamos de todc corazón. T a m b i é n hemos de añadir a este hecho doloroso otro no menos sensible: l a muerte de Albert Thomas. Dedica grandes elogios al finado, cuya figura mundial era de todos conocida. P a r t i cipa el Sr. Besteiro que ha remitido telegramas de pésame a la viuda y a la R e p ú blica francesa y al Bureau Internacional del Trabajo. Espero que la C á m a r a apruebe mi conducta. fiín 1i TlVNMnirMnTiTifntni! ín! hfiMn: Hiíriu! i! ¡S! sin: Tn iliTmni 1 ii 3 CH 4 ÜL 4 S Pm ra barcia ¡ta E LA U. R. S. S. Los Él jefe del Gobierno interviene Dice que los presagios tristes de l a última semana han tenido desgraciada confirmación. Y a el Gobierno se asoció al sentimiento profundo de l a Cámara. Igual hace ahora. N o es necesario señalar las virtudes y méritos del insigne hombre que acaba de desaparecer. Dediquemos un recuerdo a la memoria del ciudadano que pereció por estar al frente del Estado y expresemos en esta ocasión la simpatía y la admiración que nos une con el país francés. Pasa a referirse del fallecido monsieur Albert Thomas. E r a honor y era gloria- -agrega el presidente del Consejo- -para su país que un ciudadano francés le fuese sustraído para llevarlo al frente de la gran organización internacional riel Trabajo. Y o le conocí dunsraie la época de la gran guerra y sé cuántos tóin sus méritos y sus virtudes. días 15, ai Í 4 y 1 6 m a y o as s e i s y m e d i a HIEDA ABIERTO EL ABONO O DOJíííEIJJ, 34, sigue respetando los precios siguientes: Oro de anillos y cadenas... 5,40 Oro de caja de reloj... 5,60 Compro papeletas del Monte de Piedad. Sacamos las alhajas y oro que estén empeñados, volviéndolos a empeñar si no ameren venderse Orden del día. La pensión a Ja viuda de don Pablo Iglesias Es tomada en consideración una proposición de ley del Sr. Bello, sobre concesión de una pensión a doña Amparo Mellí, viuda de D. Pablo Iglesias
 // Cambio Nodo4-Sevilla