Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 12 D E MAYO D E 1932. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES DIARIO ILUSTRA DO. A Ñ O VIGÉSIMO O C T A V O NUMERO 9.142 S ANUNCIOS, MUSOZ OLIVE, CERCANA A TETUAN, SEVUiLA U D A R A E N L A CÁMARA, -EL D E B A T E S O B R E E L P R O Y E C T O D E ESTATUÍActitud de 3 a minoría de Acción Republicana y de su jefe, señor Azañá. Una nota de los socialistas sobre su posición ante el problema. Nuevas expresiones del sentimiento español en defensa de la unidad patria. Un muerto en los disturbios de ayer, en Valladolid. Actitudes y juicios de la Prensa. La gravedad y la mayor trascendencia de este asunto, que tan agitado trae al país, está más allá del voto de las Cortes. Que se apruebe o no el Estatuto, o que se traduzca en una componenda excesiva pam el patriotismo español, insuficiente para el nacionalismo catalán, inadmisible para todos, será de todas maneras la decepción de España, la decepción de Cataluña o la doble decepción regional y nacional. No es de ahora la, aspiración- secesionista; el problema es muy anterior a la República, cierta mente, pero no ha tenido jamás esta traza de conflicto. ¿Quién ha creado tal situación, de la que no se puede salir sin estrago? Es ocioso decir a los catalanes que el pacto de San Sebastián fué sólo un permiso que de nadie necesitaban para exteriorizar la voluntad de Cataluña. Ahí está el Estatuto. ¿Es que no va a servir de nada el plebiscito? A las Cortes no las obliga es cierto; pero en las Cortes, en el Gobierno y al frente de los partidos están los hombres del pacto. ¿En qué actitud, con qué uso y esfuerzo de su autoridad y de su influencia y con qué demostraciones de sinceridad van a corresponder a sus aliados de la revolución? Hay algo más que el Estatuto. Ahí está el iíhdo primero de la Constitución. ¿Para qué se ha votado? Y hay más todavía: El hecho consumado del régimen actual de Cataluña, establecido por la Gaceta. ¿Qué se hace con la- Generalitat? Por todo esto no se puede salir del conflicto sin provocar la decepción y la protesta de Cataluña, no contra el, país, absolutamente. irresponsable de la situación creada, sino contra los que dirigen la República, disponen del Poder y tienen la confianza y los votos del Parlamento. K La importante reunión de la minoría de Acción Republicana, bajo la presidencia del señor A zana S ó l o se habló del Estatuto de C a t a l u ñ a F u é particularmente interesante la reunión que anoche tuvo la minoría parlamentaria de Acción Republicana con el jefe del. partido y presidente del Consejo, D Manuel Azaña. Asistieron, no sólo los diputados, del grupo, sino los miembros del Comité ejecutivo. E l Sr. Azaña planteó el tema del Estatuto catalán para contrastar sus opiniones con las que sostienen los diputados que le s i guen. E n primer lugar el jefe del Gobierno considera que estamos ante una situación de hecho. E s decir, que es inútil discutir sobre la oportunidad del Estatuto de Cataluña, E s on problema vivo que está en la conciencia de los catalanes y que no se puede eludir, sino resolverlo cuanto antes. Partiendo d i esta base lo que cabe es examinar detenidamente aquellas facultades que el Poder central pu de ceder al Gobierno de Cataluña. Por eso requería a todos los diputados para que expusieran sus opiniones y creencias con el fin de encontrar las fórmulas de mayor armonía. Entender, como quieren los extremistas, que la situación da hecho se resuelva o con una negativa absoluta o con una concesión total, es decir, el todo o nada de ló S extremistas de aquí y de allí, es desconocer en absoluto la realidad. Sería insensato que las Cortes pretendieran atomizar el país con la Habrá Estatuto. El presidente del Conse- concesión de nacionalidades completamente independientes. jo, reconoce la extensión y la realidad del movimiento de protesta; pero lo considera Sa estudió en primer término el problema equivocado y declara que habrá Estatuto, de orden público, y aquí intervino el subporque nó le importa la actitud de la calle secretario de Gobernación, Sr. Esplá, que Ahora la calle ha perdido su imperio y sus por haber ejercido autoridad en Barcelona cortesanos, y al sufragio universal, que eso y tener muchos puntos de contacto con C a es la extensa y espontánea manifestación taluña podía ilustrar suficientemente a los reconocida por el Sr. Asaña, se le niega reunidos. E l Sr. Esplá habló durante una esta vez la infalibilidad y el derecho a de- hora y refirió casos y cuestiones en los que cidir. Habrá Estatuto, y será inútil hacerlo había intervenido y que iluminad éste propasar ante España como una transacción blema de cesión del orden público a l a Gesoportable si, con algún menoscabo de sus neralidad. exigencias, se- convierte Cataluña en un EsSegún parece, el Sr. A z a ñ a hizo constar tado autónomo, con su Gobierno propio, sn que el Parlamento está en la obligación de Parlamento soberano y su legislación inde- examinar atentamente este aspecto del E s pendiente; que fs todo lo que necesita para tatuto, y no sólo del lado del Poder central, procurarse luego lo que ahBrá se le escatime. sino que a los catalanes conviene también Y tampoco por ésta salida se habrá podido- sopesar hasta qué punto les interesa esa ceevitar la decepción y la protesta de España, sión; ya- que en los casos críticos hay un ni el efecto permanente e incoercible con elemento que estaría obligado a intervenir, que ha de repercutir en la vida nacional y en y es el Ejército, que, por su misión, no debe la de Cataluña. Mucho afligirá esta situación estar expuesto a estas contingencias. a los responsables; pero más aflige al país. Seguidamente habló del problema de la enseñanza. E n este punto, el jefe del G o bierno parece inclinado a la concesión de una enseñanza autónoma en todos sus grados, pero conservando la Universidad b i 1 lingüe, que es la fórmula preconizada por don Luis Bello, presidente de la comisión Dictaminaclora. E l punto esencial de l a Hacienda requirió, por parte de los reunidos un atento examen. Hablaron los Srcs. de Buen, Vergara y Franco. E l criterio de la minoría está reflejado en el discurso que hizo D Luis Bello al presentar el dictamen. Se ha sabido ya que ninguno de los representantes de los partidos políticos en la Comisión estaban de acuerdo con la fórmula aparecida en el dictamen, y si la suscribieron fué para que hubiera un cauce de discusión. Planteado así el problema, es claro que la minoría considera necesario que este asunto sea resuelto en las Cortes de otra manera distinta a como aparece en el dictamen; y se dejó entrever la posibilidad de que se remita el arreglo definitivo a una ley que pudieran votar las Cortes con carácter general para todas las Haciendas federales. E l tema del Estatuto no quedó agotado en la reunión, en la que, por otra parte, no se adoptaron acuerdos concretos. Tuvo un verdadero carácter- de cambio de impresiones. P o r eso la minoría volverá a reunirse en días sucesivos con el presidente del Consejo. Interesantes juicios del jefe del Gobierno El presidente considera que hay planteado un problema nacional Madrid n Hablaba esta tarde el señor A z a ñ a con los señores Nicolau, Bello y L h i h i sobre los aspectos que presenta el problema del Estatuto catalán, y l á conversación se fijó especialmente tn las resoluciones adoptadas por la minoría socialista. E n el curso del diálogo, y refiriéndose precisamente al acuerdo de los socialistas, el señor A z a ñ a dijo que la mayoría no se quebrantará y que, por lo tanto, el Gobierno seguirá en su puesto, ya que solamente por resquebrajamiento de las fuerzas que le apo- yan abandonaría el Poder. E l Gobierno, añadió, no caerá ni por la actitud de un partido ni por la actitud de la gante de la calle. E l problema catalán se resolverá en quince sesiones más o menos y a ser posible en ocho, aunque el tiempo es lo de menos. Y o tengo, siguió, una arquitectura formada en cuanto al probkma catalán. Realmente no debiera llamarse así, 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla