Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 14 D E MAYO D E 1932. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGES I M P O CT A V O NUMERO 9.144 REDACCIÓN: PRADO P E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES Y ANPNC 1 QS, MUÑOZ OLIVE, CERCANA A TETUAN, SEVUJJA EL PROBLEMA N A C I O N A L P A L P I T A N T E QUE P L A N T E A E L PROYECTO D E E S T A T U T O CATALÁN El desarrollo del debate en la Cámara. Un importante y documentado escrito del Círculo de la Unión Mercantil e Industrial, de Madrid, a las Cortes Constituyentes. Cierre del comercio en Palencia, en señal de protesta. Manifestación imponente en Burgos, presidida por el Ayuntamiento en pleno. Un dictamen de la Comisión gestora de la Diputación de Avila. Otras informaciones. Todo lo que podemos hacer en el problema catalán es aguantarlo. Esta es la tesis de D. José Ortega y Gasset. Aguantar el triste morbo del nacionalismo particularista, conllevarlo dijo el orador, para ser más suave. Hay en todo el discurso del Sr. Ortega y Gasset un gran cuidado de dulcificar las alusiones a la condición en que se origina, el problema y que constituye una desgrana de Cataluña y de rechazo una pesada mortificación para todo el país. Pero aún asi, con tan obligada ejemplaridad en el consejo, con tanta suavidad en la crítica del problema, aguantándolo o conllevándolo, en el lenguaje, sin expresiones de lástima y desden, el discurso del Sr. Ortega y Gasset ha sido, en el fondo, el más fuerte v agrio contra los nacionalistas y su aspiración, a la que sólo cabe atender, no con leyes e instituciones que no lo curarían, sino con el tratamiento de una enfermedad. Cataluña es un pueblo que quiere ser lo que no puede ser. Las, civilizaciones pasan en vano sobre ese doloroso sentimiento sin desarraigarlo. Decir que, en su origen es ficticio, eso si que es pura ficción... siones que entretengan el humor nacionalista, de transigir en cada momento lo posible hasta que los taumaturgos de la República traigan una hora de grandeza y logren la seducción y el rendimiento del particularismo. Mientras el ilustre retórico se conforma con suprimir del Estatuto las palabras, las definiciones y los conceptos contrarios a la unidad española y a la soberanía del Estado. Los hechos contra la soberanía y la unidad, las cesiones en la enseñanza, en la Justicia, en el orden público y algunas em Hacienda, no le parecen graves. una hermosa pieza oratoria nacional y patriótica. Don Santiago Alba. -Con decir de quien es el discurso ya está hecho su elogio. Lo creo de eficacia por la alta autoridad moral del orador. Don Abilio Calderón. -Las intervenciones de los Sres. Sánchez Román y Ortega y Gasset demuestran que en Castilla hay hombres muy superiores a los de otras regiones. Me satisface profundamente que ambos oradores convengan exactamente con las conclusiones de la minoría agraria. He da hacer notar aleo de interés. E l Sr. Ortega y Gasset se ha mostrado conforme con el dictamen de la Comisión en materia de enseñanza, pero ha olvidado que el presidente, D. Luis Bello, ha presentado un voto particular, cuya gravedad no puede desconocerse, mucho más si se tiene en cuenta que dicho señor representa al partido de Acción Republicana, y por ende al Sr. Azaña. El Sr. Martínez de Velasco. -El discurso ha sido irreprochable en la forma, y de pen Sarniento admirable en su primera parte, al determinar los orígenes y señalar el desenvolvimiento del problema catalán, latente desde hace siglos. No comparto, sin embargo, su opinión en aquella parte que ha dedicado al examen de lo que pueden ser facultades delegadas del Poder central, porque aun de acuerdo con él en que no es lo más importante dentro de la Hacienda la cuestión de cantidad, discrepo en absoluto en la posibilidad de que se puedan realizar por el Estado, sin merma de íti soberanía, cesiones de impuestos directos, que debe manejar aquél, incluso por imperio de la Constitución. Por lo demás, muy vigoroso en la expresión, ha tenido, con atisbos certeros de habilidad, de recoger, que si las Cortes se desentendiesen, infligirían al país un daño tan irreparable, que por su magnitud no necesito encarecer. El Sr. Carner (catalán) ministro de Hacienda. -Estoy muy satisfecho. Tengo la impresión de que llegaremos a. una fónniila de concordia, que logrará satisfacer al Poder central y a Cataluña. España, es un país de posibilidades tan fuertes, que sólo, puede ser comparada con Rusia. El Sr. Ayguadé (de la izquierda catalana) -El curso del debate me hace ser optimista. Los hombres de. la República tienen que resolver el problema. Las opiniones de los viejos políticos no me interesan. E n cambio fío mucho en el espíritu de los actuales gobernantes; Vamos, pues, a dar sus Estatutos a todas las regiones españolas. Es un problema que no es de espada, ni de fuerza, sino de unión espiritual. E l desarrollo del debate en la Cámara El discurso del señor Ortega y Gasset Opiniones y comentarios En otro lugar comunicamos el extracto del discurso que ayer pronunció ante la CáNosotros no vamos tan allá como el señor mara en el debate de totalidad sobre el EsOrtega y Gasset, no le concedemos al pro- tatuto de Cataluña D. José Ortega y Gasset. blema tanta importancia; no le reconocemos Es ocioso decir que fué escuchado con en su origen tanta pesadumbre, ni esta con- atención profunda, y que los argumentos clusión del Sr. Ortega y Gasset está muy que empleó dieron lugar a vehementes y de acuerdo con los datos que expuso acerta- apasionados comentarios en los corrillos del damente. Hay en Cataluña un espíritu local, salón de conferencias y demás dependencias hondo v resistente. Un regionalismo senti- del Congreso. mental y difuso, que jamás ha concretado asComo de costumbre, los periodistas propiraciones políticas, y es el de la mayoría, curaron conocer el juicio de los hombres que tampoco ha pensado nunca en la separa- representativos en ei Parlamento, y todos ción y quiere ser española. He ahí un dato ellos coincidieron en el elogio. Todos, excierto del orador. Y otro dalo de igual cer- cepto los catalanes, si bien con menos acritidumbre: hay una minoría que arroüadora- monia que anteayer usaron para comentar mente se impone a la mayoría, y es la que nos ei discurso del Sr. Sánchez Román. promueve los conflictos. Aquí está la ficción. He aquí algunas opiniones: Esta minoría de exaltados, no todos enfermi- Don Melquíades Alvarez. -Estoy de comzos ni románticos, es la que ha puesto sobre pleto acuerdo con la primera parte del disun regionalismo tratable, las fórmulas políti- curso. Su explicación del concepto de sobecas, y a la ves y antes, con una prepara- ranía es irrebatible. En la segunda parte del ción tenaz, demasiado consentida, las resu- discurso, el orador ha estado bien, pero yo rreciones diferenciales, la renovación labo- no comparto sus ideas. riosa del idioma, y la creación de una cultuDon Alejandro Lerroux. -Dos grandes ra, cultura catalanista, que no penetra en. el pueblo. No hay que hablar de Cataluña discursos y- dos grandes pensadores; pero inadoptable, pueblo que quiere ser lo que no yo me reservo el juicio para el momento de hacer una crítica de conjunto. Ahora bien: puede ser. No es Cataluña. el problema político está intacto, porque no Trátese de tina mayoría o de una minoría, lo han tocado ni el Sr. Sánchez Román, ni de tal o cuál origen del problema, de una el Sr. Ortega y Gasset. Don- Miguel Maura. -De fondo y de forrealidad incontrastable o de una ficción trabajada a la pista de los españoles, ¿qué se ma, muy bien. En la primera parte ha tradebe hacer? Conllevar al enfermo, está bren; bado profundamente el problema de la sopero ilusionarlo y entretenerle o fomentarle beranía. En. la segunda hay ligeras discrela dolencia, no. Desengañarlo y conllevarlo pancias con mi modo de pensar, que va están reflejadas, en el voto particula. r. que ha feria más piadoso. El Sr. Ortega es partidario de las conce- presentado nuestra minoría. En resumen,
 // Cambio Nodo4-Sevilla