Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 14 D E M A Y O D E 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G aa. namental y esté o no en el banco azul es H gobernante, partido que en cualquier momento puede gobernar. Debe, pues, ya que no lia de tratar sólo de cuestiones de clase, pensar cuál es su opinión sobre este asunto. E s menester que la combinación de los dos temas, Estatuto y reforma agraria, se exponga con toda la claridad que es un hecho de su historia, pero que en este instante debe ser aún más determinada y prometedora. Alude a su voto particular que es un verdadero contraproyecto. H a y que hacer de ese proyecto el de l a Ocnusión. H a y que eliminar todos los equívocos referentes a la soberanía. Se dice en la Constitución que todo Poder emana del pueblo y esto es lo mismo para los dos pueblos, el catalán y el español. E n el Estatuto se habla de la ciudadanía catalana, y esto no puede ser. Los juristas deben determinar el grado que corresponde en sus. relaciones al ciudadano con el Estado, la región, la provincia, etc. pero no se hable de ciudadanía catalana, porque esto equivaldría a que hubiera españoles con dos ciudadanías. Trata del problema de la enseñanza, y dice que en este punto el dictamen de l a Comisión 1 c parece acertado. Cataluña quiere tratar de crearse una cultura y esto es licito. L e parece bien que conserven las instituciones de cultura que tiene el Estado con las de Cataluña. Sólo podría oponérsele que quizá sería complicar demasiado, el acumular en Cataluña un exceso de instituciones docentes. Se dice que cuando el hombre pone la planta en el suelo pisa siempre cien senderos. ¿Saben que hasta hace tres año? en Barcelona, con un millón de habitantes, había un solo Instituto, siendo así que en Alemania, para l a misma cifra, hay cuarenta? También es partidario de la forma cómo aborda el dictamen la cuestión del orden público. Se crea, en virtud del Estatuto, un Poder regional con una enorme cantidad ás asuntos para la vida local catalana, y ¿tiene sentido que en Barcelona s? concedan y ¿e hagan todas las cosas buenas y que el Estado sólo lleve allí su fuerza para reprimir y castigar í Esto es como esos pájaros del poema de Martín Fierro, pájaro. que en unos lados lanzan los gritos y en otro ponen los huevos. (Risas y rumores. Que griten y hagan el nido en el mismo lugar. Habla de la Justicia que, para ser j u s t i cia, tiene que ser homogénea. L a Justicia no debiera ser nacional, sino internacional, terráquea, sideral. Cuanto más externo sea s u carácter más atenderá a sus fines. Y vamos al último punto, a los que se refiere a la Hacienda. N o voy a entrar en detalles, pero hablaré ch las dos normas complementarías, no de la otra que ha inspirado mi voto particular. Deseamos que se entreguen a Cataluña los medios necesarios para implantar su Estatuto, pero no es posible hacerlo con daño de la Economía española. N o se la pueden entregar contribuciones. íntegras, porque eso desconcertaría la Economía general del país. N o es decente que haya un Poder, al cual se encargue de fomentar la vida de un territorio, sin darle los medios para ello y el albedrío necesario; pero como el principio anterior nos impide ceder nada que desarticule la Economía, nos hemos fijado en los derechos reales y en los bienes raíces, como base para atender a las necesidades de l a región autónoma. Los derechos reales es un impuesto de carácter político y a esto; i m puestos ha sido a los que han recurrido los pueblos en los momentos de grandes sacrificios para salvar graves situaciones de las Haciendas respectivas. Cree que esto que propone es una realid a d en contra de l a utopía. La utopía quiere de algo que en castellano se diría que es, II apartamiento o mejor señorismo E n el fuero partitarista se dan perfecta- 1I mente en disociación estas dos particular: ¡dades: una, la de vivir aparte; otra, que también es sentimental, la de la unidad de la nación. E s el triste destino de este pueblo que nace de su propio carácter, y esto no tiene arreglo, porque vive preocupado por su soberanía, y sin embargo la civilización tien- de a las grandes mixtificaciones. E l pueblo catalán se verá siempre envuelto en cuestiones de soberanía popular o de otro orden. Comprenderéis que un pueblo quo no es alegre para sí misino, tiene que ser fatigoso para los demás. Quizá veamos otra vez la figura de un pueblo buscando por Europa un Rey que quiera ser su Soberano. E s una realidad la del problema, profunda y verdadera, y respetable. Cuando se diga que el problema es ficticio sí que se t r a t a r á de empequeñecer la cuestión. N o diréis, señores catalanes, que he empequeñecido el problema. (Rumores. Vamos- -añade- -a tratar de algunas cuestiones concretas. Muchos catalanes sienten la tendencia separatista; pero otros han sentido siempre y sienten la opuesta. Muchos catalanes quieren v i v i r con España, sin que de esto quiera sacar consecuencia. L o digo porque es la pura verdad. H a y verdaderos catalanistas que desean que Cataluña, sea C a t a l u ñ a pero no confundamos este sentimiento con una precisa ansiedad política. Muchos catalanes catalanistas no quieren v i v i r aparte de España, ni aceptan la política nacionalista, ni el Estatuto que acaso han votado. Coinciden en el sentimiento, pero no en las fórmulas políticas. L o que hay es que no se atreven a decirio. I Q u é van a hacer los que discrepan? Sabemos de muchos catalanistas que hoy no quieren esta política concreta que les ha sido impuesta por una minoría. Creo que coa esto sigo apuntando exactamente la verdad. (Rumores de aprobación. H a y un grupo de catalanes que desean v i v i r separados de España y que plantean este problema que no se puede resolver, y que sólo se puede conllevar. Si el sentimiento de los catalanes es respetable, no lo es menos el de los españoles contrarios a l a separación. Querer resolver este problema sería querer llevarlo al. paroxismo, momento todavía más insoluble. Supongamos, o sea que se concediera por los republicanos de tiro rápido- -que los hay- la plena autonomía; supongamos que Cataluña quedara satisfecha; pero no quedaría lo mismo el resto de España. Y en ésta el sentimiento sería tan impulsivo, tan arrollado; que no podría ser contenido. Creo que debemos renunciar a querer curar lo incurable. Llevamos muchos siglos conllevándonos los unos con los otros. N o es pueril, n frivolo, ni siquiera triste, eso de conllevar. Todo lo grave se resuelve en la vida, conllevando el dolor. E l factor catalán es un factor continuo de la historia de España, que se presenta con diversas facetas, según los momentos. N o cabe m á s que conllevarlo, como lo han hecho todas las naciones aquejadas del mal de los pequeños nacionalismos; mal que en todas ellas, menos en Francia, es lo normal. Todas las demás naciones hacen eso, conllevar el mal. (Rumores. He querido corregir el modo como se ha planteado el problema, E n vez de pretender resolverlo para siempre, vamos a la solución conveniente, que es una solución relativa e l modo de conllevarlo N o es problema insoluble insoluble lo sería una amenaza para disociar de raíz todos los lazos con pérdida de la unidad óe soberanía. L a soberanía es la facultad de las últimas decisiones y significa la voluntad última y sin reservas. L a inquebrantable resolución de resolver en última instancia todo lo que se decida. Y es mucho mayor el grupo de los españoles que quieren vivir juntos con los catalanes, que los que desean la separación de la. soberanía y por eso hay que barrer de ese dictamen todo lo que sea exclusión de tal soberanía. Ninguno de los Poderes es nacido de sí mismo; es nacido del soberano; él lo puede otorgar y retraer. E n este respecto podemos entendernos progresivamente. L a solución, pues, deberá ser relativa y progresiva. Desde hace muchos años estoy tratando de presentar una solución de este problem a cómo se han de resolver los problemas sistemáticamente. Existe en E s p a ñ a un número de ciudadanos que llamaré provinciales, que para ser incorporados a la vida política de todo orden económico, etc. tienen que aprender a guiarse autonómicamente. A s í concibo yo la autonomía. Organizada España en estas autonomías regionales me vuelvo a Cataluña y me pregunto si está forma serviría para esa región. Pero todas las regiones habrían aprendido a usar de esa autonomía y Cataluña no se vería aislada. Esto es lo que hace veinte años vengo predicando y aunque se me ha oído no se me ha escuchado; yo no sé que tiene mi voz que logra homenajes, que no necesito; pero que no es entendida. Se me ha hecho justicia a mis razones; pero no se me ha hecho caso. (Rumores. Examinaremos ahora las figuras de autonomía q u vamos a conceder a Cataluña, y deben hablar todos los grupos de la Cámara y sobre todo los grandes partidos, entre ellos el socialista, que debe hacerlo con gran precisión. E l partido socialista fué durante la M o narquía un gran partido que vivió fuera del Gobierno y revolucionario. H o y es guberv DESDE E L DOMINGO, L I M A N H A R V E Y con WILLY en la comedia TJ. F. A. Producción Ericli Pommer. S E R V I C I O D E TURISMO ÓMNIBUS VIAJES ALTERNOS Salidas de Sevilla: Lunes, miércoles y viernes, a las ocho de ¡a mañana. Parada e informes: OFICINA RÁPIDO ALGEC 1 RAS GRAN CAPITÁN, 12. -TELEFONO 22690 EMPRESA SAN MIGUEL SERVICIOS DIARIOS Salidas: 7 mañana. Placentines, ó 3 (junto a la Giralda) Uno, por Villamartín, a Ronda. Otro, por Morón- Olvera, a Ronda. Salidas de Ronda para Sevilla: por Olvera, a las 2,15. Otro, por Villamartín, a las Ú. 30. Salida de Morón para Sevilla: a las siete de ta mañkina. Salidas de Sevilla, para Morón, Pruna y Olvera, a las cui ro de la tarde. Salidas de Sevilla, sólo para Morón, a las 5,30. Se reciben encargos y se despachan billetes en Placentines, número 63. Telefono 24738. SEVILLA A RONDA
 // Cambio Nodo4-Sevilla