Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
turas amorosas en la p a n t a l l a y tampoco ¿stá allí, aunque le vemos gesticular y le oímos. E n cambio, y como contraste, P e p e Medina, a quien oímos, aunque tampoco está a nuestro lado, tíos regocija con sus donaires por l a radio, o nos hace sentir a compás de stt espíritu enamorado de España, sin que acertemos a descubrir si es alto ó bajo, o si es esc éptico o idealista. ¡Qué más paradoj a! A l g o tan impalpable, tan idealizado, tan sutil como la música se ha materializado hasta el punto de que la emoción artística se halla en relación con el preció de la pianola, que será m e j o r cuanto más c u e s t e y la música más delicada p u e d e trasladarse a una cinta de papel, que solamente con la fuerza de los pies se va desenrollando. L e c t o r madrileño: S i en los instantes que te apetece soñar quieres buscar un refugio L A S CERCANÍAS D E L A E R M I T A LITOGRAFÍA D E L M U S E O MUNICIPAL p a r a t u s añoranzas, frecuenta cuando sientas la nostalgia ese Museo Municipal, de ¡Oh aguijada tan divina su hiponcondría el regocijo ajeno, mientras c o m o el m i l a g r o lo enseña! pósito de preciados recuerdos. que el optimista muy mal tendrá que verse P u e s sacas a s u a de peña para no vislumbrar una esperanza de clariN o lo visitamos n i lo cuidamos como demilagrosa y cristalina. dad en medio de las más espesas negruras. biéramos. E n él pasarás horas de solaz, E l labio a l raudal Inclina como Jas pasamos cuantos buscamos en lo P e r o no es eso. La vida moderna nos y b e b e de s u d u l z u r a pretérito un amparo acogedor. N o será cieraleja más de nuestros semejantes, de los pues S a n Isidro asegura tamente esta la última vez que hable de afectos. de la comunión de sentimientos y q u e s i c o n fe l a b e b i e r e s esa mansión, en que se conservan piezas y c a l e n t u r a truieres, las emociones vienen de distancia, por cavolverás sin calentura. y objetos que son testimonio evocador de minos invisibles, sin que percibamos otra un pasado amable y confortador. cosa que los efectos. N o s deleitan en los discos del gramóComo es sabido, ia ermita fué construida fono las voces de cantantes a quienes 110 en 1528 por la Emperatriz Isabel y reediA. RAMÍREZ T O M E vemos; Gheva ier nos intriga con sus avenficada dos siglos más tardé. N a d i e creerá que aquellos parajes, campo de aridez, mustio collado, fuera un tiera, po espesísimo bosque. E s bien conocido, por h a b e r s e reproducido muchas veces, el cuadro que representa a Isabel la Católica dando muerte a un oso un di a que fué a cazar por aquellas cercanías. U n íntimo presentimiento me hace creer que la edad florida de la romería del Patrón de M a d r i d ha pasado ya. ¡H a n pasado tantas cosas! S e g u i r á languideciendo y acabará tal vez por extinguirse. N o d e p e n d e n de nosotros las cosas n i de nuestra voluntad el curso de los sucesos. Podremos poner el optimismo o la acritud para juzgar lo extern o un amargado caminará a través de las muchedumbres e n a r decidas por el júbilo y todo lo encontrará s o m b r í o acentuando MERIENDA E N LA PRADERA ESTAMPA D E FINES D E L SIGLO X V I I I Q U E SE. CONSERVA MUNICIPAL E N E L MUSEO