Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
De la agitación política en P e r ú Don Víctor Raúl Haya de la Torre, jefe del Apra peruano, que ha sido detenido por sus manejos contra el coronel Sánchez Cerro. A la derecha: Fachada de la Universidad Mayor de San Marcos, de Lima, fundada por los españoles en el siglo XVI, que ha sido clausurada por el Gobierno peruano, por haber sido convertida en foco de comunismo. Y patio de la misma Universidad. (Fotos Moldes. P O L Í T I C A H 1 SPANOAMER 1 C A Ñ I S T A ¿Por qué no ha reconocido España al Gobierno de El Salvador? Hemos dicho m á s de una vez, aludiendo a los políticos del régimen anterior, que en lo que se refiere a política hispanoamericanista, salvo aciertos esporádicos, no podía atirmarse que fuera buena, regular o mala, por la sencilla razón de que, en realidad, era nula. E s decir, ningún gobernante sintió la necesidad de un plan serio y constante de política hispanoamericanista, cuya conveniencia tan palpablemente se advierte, y con mayor fuerza cada día que transcurre. A l advenir la República, sus dirigentes, como los gobernantes anteriores, y muy especialmente los hombres de la Dictadura, cantaron las excelencias del hispanoamericanismo y repitieron, con variantes m á s o menos modernistas, cuanto respecto a estemagno problema se viene predicando por quienes sentimos y tenemos fe en este ideal. Pero lo cierto es que las personalidades republicanas llamadas a llevar a la práctica una política en verdad hispanoamericanista, para cuyo cabal conocimiento los gobernantes monárquicos facilitaron medios a muchos de ellos, procurándoles pródigas m i siones de orden cultural en la América española, a la que así conocieron de visu llevando tal enorme y esperanzadora venta- Doctor D. César A. Naveda, fundador de la Federación Universitaria Hispanoamericana de Madrid, que ha fallecido en Guayaquil. ja sobre los viejos políticos, que, aparte íle alguna contada excepción, no traspasaron el Océano y desconocían directamente la trascendencia de estos problemas; lo cierto es, decíamos, que, a pesar de todo, los gobernantes del actual régimen no han i n i ciado siquiera una política seria de hispanoamericanismo, y que, por el contrario, la han estorbado o contrariado en muchos aspectos que no nos es dable tocar ahora, y últimamente con la medida disparatada que cortará la ya parcial, exigua y mezquina comunicación marítima que España tenía con la América de su abolengo. Conste que no entramos a examinar, principalmente porque carecemos de los elementos precisos de juicio, las ventajas o desventajas para el Tesoro del contrato rescindido por el E s tado con la Compañía naviera que realizaba casi exclusivamente el servicio, sino que lo que nos duele y abochorna es el hecho en sí de la anunciada paralización de los barcos españoles que iban de tarde en tarde a la A m é r i c a hispana, manteniendo medianamente un lazo de- unión preciadísimo, y no comprendemos cómo un Gobierno que cuenta en su seno figuras conocedoras de Hispanoamérica, y que se llaman hispar. oamericanistas, pueden votar aquella medida sin tener antes resuelta- -y no en estudio- la substitución, a fin de que por ninguna razón, y menos de orden económico, se i n fiera a E s p a ñ a el enorme daño moral y material que supone el. solo temor de una posible e inmediata incomunicación directa marítima con los países americanos.
 // Cambio Nodo4-Sevilla