Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
bres de cuero con mirada de azabache. La comedia de bobo hace reír y palmotear. L a igran ducha de lo cómico remueve, cosquillea a las aldeanas- señoritas, a los encorvados viejos de báculo- -viejos de zarzuela- a los fornidos gañanes, al mismo secretario, m á s hombre de papeles. Se observa una compostura, un estar bien, dignidad en l a alegría, mesura en el modo de reír. Esta gente no puede entregarse a ningún exceso. Tiene el secreto de la medida, de l a conducta noble, de l a discreción. Se ve bien que a Castilla le es imposible dejar de ser a r i s t o c r á t i c a ni en las aldeas m á s míseras. Y se ve mejor su aristocracia en los n i ños. De cuatro partes de almas, las tres son de chiquillos, en este terruño que no cesa en sus cosechas humanas. E s t á n criados a la buena de Dios, en lucha con un medio pobre, maltratados por un clima extremo y por las privaciones. Todo es duro en su ambiente: la vida alrededor es una pelea seria. Deberian haber cedido estos niños a! moldeamiento de condiciones tan hosti- E L TEATRO DE LAS MISIONES PEDAGÓGICAS SESEÑ 1 s OBR Arriba: Los estudiantes armando el tablado. Ovalo: El juez de los divorcios de Cervantes, en el tablado del Teatro de las Misiones Pedagógicas. les; deberían ser abrutados, medio feroces, aforrados de una corteza rústica. N o Son de forma delgada y armoniosa, de cabecitas finas sobre cuellos airosos, de piel transparente, de movimientos Henos de gracia, de ojos inteligentes, serenos, hermosos. Cada niño es un dechado- o r sü planta, y su fragilidad, y sus maneras contenidas. ¡Pueblos de señores y eterna cantera de alabastro! Pueblos de finezas y ternuras soterradas! Cuando de vuelta de la función, el autocarro con ios misioneros se aleja de Esquivias, una vieja sale a l camino y manda parar. Había ido a formar un ramo. Tomad! -dice, entregando las amapolas- ¡Y perdonadle a m i pobreza que no os pueda dar otra cosa! E! inaestro Torner me contaha, que a. don Ramón Menéndcz Pidal y a todos se les llenaron los ojos de lágrimas. El pueblo de Seseña ante la farsa, clásicamente sabrosa. (Fotos V. -Muro) TOMAS B O R R A S