Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 18 D E M A Y O D E 1 9 3 a E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 3 hace la Diputación? ¿L o s echa a la calle? Que l a opinión pública conteste. Por mi parte, no he querido intervenir, hasta ahora, en la cuestión del Hospital, y lo que depende personal y directamente de mí ya está hecho; ahora, que los técnicos y demás autoridades colaboren en l a obra de saneamiento y mejoras que el Hospital de Sevilla necesita. E l Sr. Casas terminó diciendo: N o contesto a algunas inexactitudes que tiene la nota del gobernador civil de Sevilla, porque no quiero incurrir en la falta que señalaba en mi nota anterior. Las obras, que debieron estar terminadas a principios del a ñ o actual, continúan sin. acabarse, y no, ciertamente, por culpa de l a Diputación ni de los técnicos. F u é primero la huelga de albañiles, después- el sabotaje de los obre. ros, que daban un rendimiento escasísimo, y por último, el boicot declarado a las obras, que ha impedido hasta ahora que trabajen los sesenta obreros que puede sostener la Diputación, e incluso que puedan verificarse ni aun- reparaciones de pequeña importancia, tales corno poner un cristal o arreglar un grifo descompuesto, por no permitir que trabajen tampoco los obreros de plantilla. Los hechos denunciados estos días son consecuencia lógica de las antes apuntadas, y es de esperar que con l a ayuda de todos se remediarán lo más pronto posible. -El presidente de la Junta Técnico- Administra tiva, Dr. Pedro Bernáldez. EL ASUNTO D E L HOS- J P 1 TAL D E S E V I L L A J Manifestaciones del presidente j de la Diputación El- presidente de l a Diputación, Sr. Casas, 4ii zo -ayer a los periodistas las siguientes manifestaciones. -E s t a m a ñ a n a estuve, en unión de la ¡Junta Técnica- Administrativa del Hospital Central, haciendo una. visita a este Centro, comprobando una vez m á s l a serie infinita de anomalías y deficiencias que en dicho Hospital existen, menores que las que existían, pero todavía muchas y graves. Desde luego, en l a Sala de Maternidad, ael doctor Recaséns, existen 51 enfermas y 49 camas; de estas enfermas, 20 no son de maternidad, son de ginecología, que, por razones pedagógicas del Sr. Recasens tienen que estar en acmel mismo lugar. A pesar de que yo tengo delegadas todas mis facultades, desde, que fui nombrado presidente de l a Diputación, en el doctor del Campo y en los técnicos del Hospital, en los cuales siempre he confiado para que, dentro de las posibilidades económicas de la Corporación, las cosas marcharan lo mejor posible, hoy me he visto obligado a ordenar que el n ú m e r o de enfermas excedentes en la sala del doctor Recasens se distribuya en otras dependencias del Hospital, aunque no sean de las que están cedidas a l a F a cultad de Medicina. A l mismo tiempo, he ordenado al arquitecto provincial que habilite una de las salas que están en construcción para instalar con toda amplitud el resto de las enfermas, en tanto que llega a Sevilla el delegado del director general de Sanidad, doctor Pascua, que viene a hacer una amjplia información sobre este, asunto, para que después resuelva l a referida autoridad, con la que esta m a ñ a n a tuve una conferencia telefónica y a la que sugerí la conveniencia de que en tanto la Diputación pu- diera terminar l a construcción de la Sala de Maternidad, se. nos facilitara uno de los pabellones de la Cruz Roja, para que el doctor Recaséns pudiera en él instalar sus enfermas con la higiene y dignidad precisas. E n principio, al doctor Pascua le ha parecido bien la idea, y me aconsejó que cuando llegue aquí su delegado le exponga el caso, para que lo incluya. en l a información que tiene que hacer. Tanto en la reunión que ayer presidí de la Junta Técnica- Administrativa, del Hospital, como en la visita de hoy, el doctor Cortés, recordaba, y al mismo tiempo exhibía, el. documento- informe que emitió el. C o legio Médico, de Sevilla, hace nueve años, sobre el estado lamentable del Hospital provincial, y. reconocía que muchas deficiencias que en dicho informe quedaron señaladas se han. ido remediando, pero que todavía el Hospital no está en condiciones de modernidad, n i de asepsia, ni de limpieza; en definitiva, que no está a tono con nuestra época, y con una capital como Sevilla; pero reconociendo el doctor Cortés (opinión que yo comparto y que he mantenido en diversas ocasiones) que el remedio definitivo a tantos males será habilitar un empréstito de varios millones de pesetas con un proyecto técnico de conjunto, para transformar el Hospital definitivamente en una cosa útil y sin defectos; pero que, en tanto se siga el procedimiento que hasta ahora, de gastar anualmente varios cientos de miles de pesetas- en los distintos rincones del Hospital, estaremos en igual lamentable situación. w Una nota del doctor Bernáldez Recibimos la siguiente nota: Las deficiencias de los servicios del H o s pital Central, de las que estos días se ha ocupado la Prensa, han sido repetidas veces denunciadas por los técnicos. Y a en 1923. se hizo un informe por el Colegio de Médicos, en el que se proponían soluciones para remediar progresivamente los defectos que necesariamente tienen que encontrarse en un hospital multicentenario y en el que se hacían constar las dificultades que habían de encontrarse para convertir este antiguo establecimiento en uno moderno, a la altura de los tiempos que corren. E l capricho de los visitadores y la iniciativa individual esterilizaron los esfuerzos emprendidos en múltiples modificaciortes, poco meditadas, dando como consecuencia el gasto de una gran cantidad de dinero sin un resultado práctico apreciable. A l cambiar el régimen. la Junta directiva del Hospital elevó a la Comisión gestora un informe, en el que proponía un plan de reforma progresiva del Hospital, que fué cariñosamente acogido por ésta, y el señor decano de Beneficencia dio en el Centro M e r cantil una conferencia acerca de este asunto. Se encontró la Junta técnico- administrativa con varias obras en marcha, entre, ellas la de l a Sala de Maternidad, y creyó necesario terminarlas antes dé comenzar otras. Así lo entendió l a Comisión gestora, que prestó todo su apoyo a la opinión de los técnicos. ESCUELA DE CAPATACES D E H U E L V A Convocatoria de ingreso para el curso 1 9 3 2- 3 3 A virtud de lo dispuesto por los artículos 16 y 17. del Reglamento de esta Escuela, en los meses de junio y septiembre del año corriente, se verificarán los exámenes de i n greso para la admisión anual de alumnos en este establecimiento de enseñanza. Los cursos comenzarán el primero de octubre y su duración será hasta el 15 de j u nio del año siguiente, siendo gratuita toda la enseñanza. Para ser admitido en la Escuela se nece sita: (Artículo 17 del Reglamento. Primero. Solicitarlo del subdirector dentro del plazo marcado en la convocatoria. Segundo. Acompañar a la solicitud certificación que acredite estar trabajando en minas, talleres o fábricas relacionadas con la industria minera o metalúrgica o haber estado trabajando en ellas. Tercero. N o padecer defecto físico que impida trabajar en minas. Cuarto. Haber cumplido dieciséis años antes del primero de octubre del año de ingreso. Quinto. -Sufrir ante los profesores de l a Escuela un examen de lectura y escritura al dictado, elementos de Gramática Castellana de Geografía y un ejercicio teórico y práctico para demostrar el conocimiento cte las operaciones fundamentales de A r i mélica con números enteros. Los que deseen ingresar como alumnos lo solicitarán del subdirector en instancia suscrita por los interesados en papel de sello correspondiente, y a dicho escrito deberán a c o m p a ñ a r s e la cédula personal, certificación del Registro civil que acredite tener la edad reglamentaria, certificado de hallarse trabajando o haberlo estado en m i nas, fábricas o talleres relacionados con l a industria minera o metalúrgica. Las solicitudes y documentos se han de presentar en la secretaría de la Escuela, calle Rábida números 30 y 32, todos los días hábiles, desde las nueve a las doce y de las quince a las diecisiete y en ellas se facilitarán al que lo desee ejemplares del Reglamento y formulario para las instancias. Los plazos para la admisión de solicitudes y documentación s e r á n Para los e x á menes de junio, desde el 15 de mayo al 15 de j u n i o p i r a los exámenes de septiembre, desde el 15 de agosto al 15 de septiembre. L o que se anuncia al público a. los efectos oportunos. Sevilla 15 de mayo de 1932. -V. B. el I subdirector, Juan Heresa. -El secretario 1 María de Trillo- Figuéroa. El reuma vencido por el Uromil Tengo el mayor gusto en certificar que acabo de tener un caso de gran éxito con el empleo del en reumatismo crónico que, había sido rebelde a otros tratamientos. Igualmente, en los casos de gastritis úrica, me ha dado resultados maravillosos. DR. HERMENEGILDO TURO Director de la Beneficencia Francesa en Barcelona. Los experimentos realizados por varios médicos referentes al poder disolvente del Uromil sobre el ácido, úrico- -del cual dimanan los ataques de reuma, gota, artritismo, etcétera- -vienen confirmados también por las repetidas curaciones en enfermos desengañados que no hablan encontrado alivio alguno usando otros antiúricos, aun de losmás renombrados. Se ha evidenciado que un cálculo de un gramo, puesto en agua natural durante tres meses, no perdió nada de su peso, mientras que otro igual en agua uromilizada, y en el mismo tiempo, quedó reducido casi a la mitad. Es, sin duda alguna, la más perfecta comprbbacian de los efectos disolventes del Uromil para librarse de los cálculos, facilitando su expulsión. Los que van sujetos a las enfermedades uricémicas, sigan el consejo del médico, y si toman en diferentes periodos- -durante algunos días de cada mes- -un poco de Uromil en un vaso de agua, se evitarán tales graves dolencias, arrastrando hacia la orina el ácido úrico, que envenena, la sangre y es causa. de, males sin cuento. También la Junta Técnica señalaba que en. el Hospital hay 400 enfermos más de los que debieran existir, y yo pregunto: ¿Y qué