Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S so D E M A Y O DE EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. i N. FORMAClONÉSj DE MADRID I M a d r i d al día El calor vuelve a apretar, y si decimos que a molestar no habrá quien nos llame embusteros. Sabemos además cómo las gastan él termómetro y el barómetro en las últimas semanas de marso: de alivio de luto. Diz también que es cosa convenida entre el alcalde y el ilustre novelista Wells, nuestro huésped estos días y conferenciante ayer en el teatro Español, lleno de un auditorio selecto y numeroso a fin de que el popular autor de tanta narración fantástica pueda hacer una de estos Madriles, que por puro afecto Hernia ingleses a sus acreedores. Además, el astro rey hacía falta en la plaza de toros para lucimiento de la corrida que con alternativa y toda la pesca se brindaba a los Isidros rezagados. Los silbidos más agudos fueron para el ganado, y aunque el nuevo doctor no tuvo suerte con las reses que le correspondieron, páralos otros hubo palmas y para alguno más que eso: orejas, rabos y paseo en hombros de algunos espectadores que se toman ese trabajo, aunque no sea más que para probar que formadnos una República de trabajadores. Por supuesto, la mayor parte del respetable fué a la plaza en. tranvía o a pie, porque. taxis no los hubo, merced a la huelga de los transportes mecánicos. La política al día dio como nota sensacional la fuga del mecánico Rada de la cárcel del Puerto da Santa María. Es la segunda o tercera fuga. ¡Pues, hijo, ni que Rada fuese Bach! Se celebró Consejo de ministros. Se reanudó el debate sobre el Estatuto catalán. Habló el Sr. Nicolau, en nombre de los catalanistas, para, decir que nos quieren hasta la pared de enfrente, y nosotros que nos creemos eso... De la vida cultural y artística, conferencias en el Ateneo y Acción Popular y concierto, en la Protección al Trabajo de la Mujer, y velada artística, en la, Económica Matritense. De teatrolerías, un estreno, en el Victoria. La noche de las de abanico y botijo, a la puerta de las casas. -Aemecé. 1 ES U N SUPONER -P O R Q U E E N INGLATERRA, POR E J E M P L O U N SERENO TAS A L M E S Q U E ES U N SUELDO M U Y D E C E N T E ¿NO? -Y O H E ESTADO E N INGLATERRA, Y ALLÍ NO H A Y SERENOS. -B U E N O P E R O ¿ES D E C E N T E 0 NO ES D E C E N T E E L SUELDECITO? c T I E M I L QUINIENTAS PESEr bajo, se levantó la sesión para continuar este estudio en la próxima y dar cuenta en ella de las comunicaciones de los doctores Duque y Navarro Blasco (D Ángel) Conferencia de M r W e l l s en el teatro Español W e l l s habla del dinero M a d r i d 20. Tema muy interesante, pero Wells dista mucho de ser un buen conferenciante. Lee sus cuartillas y las lee con voz monótona, a la vez baja y algo atiplada, voz débil para el teatro Español, rebosan, te de público, y la imperfección del altavoz contribuye a dificultar la audición. Wells, al presentarse en el escenario, es aplaudido. Se pone sus lentes y empieza a leer. E l escritor es de estatura media, más bien delgado y de buen aspecto, en relación con la edad de sesenta y seis años que tiene. Poco pelo le queda ya, pero procura disimular su calva. E l pelo y el bigote denotan aún su antiguo color rubio. Alrededor de los ojos, bastantes arrugas. E n cuanto al texto de la conferencia es interesante, aunque poco original. M i papel- -dice el mismo Wells- -siempre ha sido el de compendiador y de vulgarizador. E s cierto: en todos los libros hay elementos didácticos, hasta en las novelas, sobre todo las de su última época. L o que a nosotros, los españoles, mayormente puede interesar de la conferencia es el papel que el descubrimiento de América y la explotación de sus yacimientos de plata ha desempeñado en la economía mundial. D e repente se derramó nuevo oro y nueva plata, especialmente ésta, sobre Europa. Fué como la transfusión de sangre sana en un cuerpo anémico. Hubo en seguida dinero para liquidar las deudas, para emprender nue 1 nnr- iwnwnnii i TIUIIMI I I Í I I I I I rm WWMMÍ- -MágMMgiHniiM IITII- -M- W Sociedad Española de T i siología Anoche celebró sesión científica esta Sociedad, bajo la presidencia del doctor Codina Castellví. Continuó la discusión del tema desarrollado en la sesión anterior por el doctor Váleles Lambes, acerca de la terminación insólita de un caso de frenicectonía, y el doctor Navarro Blasco (D Ángel) aportó un caso interesante de terminación funesta, aunque por distinto mecanismo, del que motivó la comunicación. E l doctor Ríos, llamó la atención acerca de la importancia de este tratamiento quirúrgico en la tuberculosis pulmonar, y propuso que la Sociedad dedicara una sesión al estudio de tema tan importante y tan práctico. E l doctor Valdés Lambea recogió todas las observaciones que se le habían hecho, contestándolas detalladamente, y en comprobación de todos sus asertos y especialmente, de la eficacia de la frenicectonía, ¡proyectó una serie de radiografías muy expresivas. Después, el doctor García Triviño comenzó la lectura de su importante trabajo acerca del estudio clínico de la silicosis pulmon a r y ei vista de que habían transcurrido ya las horas reglamentarias, teniendo todavía mucho que decir para terminar su tra- vas obras y lanzar grandes expediciones; hubo medios de pagar a la gente y ciarle trabajo para que a su vez pudiera aumentar la circulación. Había abundancia de plata y a medida que se gastaban venían nuevas y cada vez mayores cantidades. Fué obra de España, principalmente. L a Historia de E s paña durante dos siglos es la historia de la plata. Inglaterra y España fueron las primeras en ser elevadas por el accidente de esta nueva abundancia de dinero y lanzadas a una expansión material como no lo ha conocido ningún otro pueblo. Pero luego, gracias al descubrimiento de yacimientos auríferos en Australia, California y África del Sur, cambió la base de los asuntos mundiales de la plata al oro. A l final de su conferencia habla de la guerra, que fué un desastre, y los tratados de paz, que fueron un error craso A consecuencia de todos los errores y culpas, nuestra civilización está hundiéndose rápidamente, sin que se vislumbre revolución alguna que pueda salvarla. E l régimen en que v i vimos se ha de salvar por sí mismo o perecer. Desde luego la decadencia de nuestra civilización no es irremediable. Bastaría con que los principales países. del mundo diesen dé lado a sus disputas políticas y se compenetrasen en la cuestión monetaria, tan sencilla de por sí, con lo que podría detener. se la descomposición. E l aspecto de la sala, magnífico. Escucharon al ilustre conferenciante casi todos los. diplomáticos extranjeros, la colonia inglesa y muchos personajes de nuestra sociedad. Soldado gravemente rido he- LErt USTED Madrid 19. A las siete de la tarde, i n gresó en el Hospital M i l i t a r de Carabanchel el trompeta del regimiento de Artillería Esteban Lastra, de dieciocho años, natural de Madrid. Este muchacho, media hora antes, estaba haciendo unas prácticas de equitación en el campamento, para presentarse a un concurso hípico, y se cayó del caballo, produciéndose la fractura de la escápula izquierda y conmoción cerebral, íe pronóstico grave.
 // Cambio Nodo4-Sevilla