Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 20 DE MAYO DE 1932. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. P A G 33- E N A C C 1 O N ESPAÑOLA Solemne sesión conmemorativa de! X X aniversario de la muerte de M e n é n d e z P e l a y o M a d r i d 20. Ayer tarde, y ante numeroso y distinguido auditorio, se celebró, en los locales de Acción Española, una solemne sesión conmemorativa del x x aniversario de l a muerte de D Marcelino Menéndez y Pelayo. Primeramente hizo uso de la palabra don Miguel Herrero y García, redactor- jefe de Acción Española, desenvolviendo el tema Menéndez y Pelayo, polígrafo. Comenzó diciendo que tomaba parte en el acto con verdadera emoción. Dice que M e néndez y Pelayo tiene la preeminencia de que su figura se agiganta o mengua, a medida que se agiganta o mengua el concepto de la patria. Recuerda una velada en que el orador tomó parte hace ya años, y que se celebró en l a Universidad, a la que asistieron contados amigos del maestro. E n aquella época estaba en crisis la idea de la patria y el sentimiento nacional; hoy, la figura de Menéndez Pelayo se agiganta y engrandece. L a Sociedad de Acción Española tiene como alto honor acatar el magisterio del insigne polígrafo. Dice que hace sesenta años, Menéndez Pelayo decía que l a juventud de. aquella época se había formado en el club. E s decir, en los discutidores insolventes, donde el periódico substituye al libro, dando después don Marcelino el tratamiento para combatir eso, diciendo que las juventudes venideras, para salvarse, tienen que formarse en las bibliotecas. Este tratamiento no fué aceptado por las derechas y por ello se ha podido, decir que España ha dejado de ser católica Y vamos a demostrar, con hechos, lo contrario: Acción Española, que es un magnífico centro de estudios, trabajara con entusiasmo y competencia para que España vuelva a ser lo que fué en los tiempos de su grandeza. Muchos aplausos recibió el orador al terminar su discurso. Don Luis Araujo Costa Se lamenta de que a la obra portentosa! propugnaba Menéndez y Pelayo. E l insigne de Menéndez y Pelayo no se le hiciera juspolígrafo tiene ¡na obra y un valor real; ticia hasta hace poco, y lee un párrafo de hay que acercarse a Menéndez y Pelayo como un hecho humano. P a r a ver lo que Clarín, que fué el mejor crítico de D M a r representa en la historia de la literatura hay celino, pues, sin duda alguna, es el que que. estudiar lo que era ésta antes de él y más claro vio su obra. después de él. Todo nos lo dejó Menéndez I E l es el. primero que- hace historia de l a y Pelayo; de lo que él no habló no sabemos Literatura comparada, considerándola como nada. N o tenemos, por ejemplo, una consun hecho social histórico. Su obra es l a filotrucción cultural sobre evedo, porque sofía de la Historia de España. Menéndez y Pelayo no lo estudió. A continuación el Sr. Sáinz Rodríguez esL a Historia de la crítica literaria erudita tudia la figura de Menéndez y Pelayo como se divide en dos partes: una, anterior a la paladín de ¡a tradición. Comenta la tesis fundación de la Biblioteca Riyadeneyra, y que sostiene en l a Historia de los heterootra, posterior. E n la primara época, la L i doxos, y dice que es ruin y raquíticala H i s teratura era algo inaccesible, y a partir de toria de España cuando se la mira con Rivadeneyra, la Literatura se propaga y d i faceta distinta de la de Menéndez y Pelayo. vulga. E n esta época hay tres nombres digOtro hecho que descubre D Marcelino en nos de destacarse: Gallardo, Amador de los la Historia es la unidad y la variedad. E r a Ríos y el maestro de Menéndez y Pelayo, partidario de la unidad de la Patria, pero Milá y Fontanals. Menéndez y Pelayo reen las creencias y en los sentimientos, y conoció siempre en su obra la figura de su tenido esto, dice que puede aceptarse la vamaestro, y sí no hubiera sido por el disriedad regional. cípulo no hubiera trascendido tanto la figuLee un párrafo de un discurso de Menénra del maestro. dez y Pelayo que pronunció en Santander, A continuación habla de los que atacaron en el que decía que aceptaba los elogios que la obra de Menéndez y Pelayo, y dice que se le hacían porque premiaban su pensamienla generación del 98 afirmaba que el gran to. Esto fué en la época del guirigay intelecmaestro era un orador literario, lleno de tual del 98, cuya mira era la ignorancia y l a tópicos y sin contenido científico. Esto era incomprensión. la impotencia de no poder hacer obra más Termina diciendo que hay que reconstruir amplia y constructiva. esa sociedad mágica del pasado español. Esta Menéndez y Pelayo hace que la Historia labor creadora de la Historia, que es la más literaria adquiera gran trascendencia social. alta, hay que hacerla con amor y simpatía, y N o fué un erudito metido en las Academias. así reconstruiremos el pasado, para edifica Exteriorizó su obra porque era un literato, el porvenir. (Una gran ovación premió el era un artista; él creía que la Historia liteelocuente discurso del señor Sáinz Rodríraria tiene como principio la ciencia, y como guez. término, el arte. U D o n R a m i r o de M a e z t u p r e s i d e n t e de A c c i ó n Española, trató d e M e n é n d e z y La ciudad de los niños P e l a y o y el 98 E I J JÍISÍO Q U I E R E I R A S A N S E B A S T I A N U n a de las c i r c u n s t a n c i a s q u e m á s e x t r a ñ a n a los n u m e r o s o s f r a n c e s e s que esta t e m p o r a d a a c u d e n a S a n S e b a s t i á n es e l c o n s i d e r a b l e n ú m e r o de niños que se v e n en las p l a y a s p a r q u e s y paseos de l a b e l l a c i u dad guipuzeoaña. E s t e d e t a l l e suele s o r p r e n d e r i n c l u s o a m u c h o s españoles que p o r vez p r i m e r a v i s i t a n S a n S e b a s t i á n Y es que p o c a s c i u d a des o f r e c e n t a n t a s c i r c u n s t a n c i a s f a v o r a b l e s a l a infancia, porque pocas ciudades hay t a n d i v e r s a s en s u t o p o g r a f í a y e n sus c o n diciones climatológicas. E s t a n d o a l n i v e l del m a r tiene, Sin e m b a r g o c o l i n a s de d i s t i n t a s a l t u r a s (hasta de 200 m e t r o s) e n l a m i s m í s i m a c i u d a d c u y a u r b a n i z a c i ó n t r e p a p o r las f a l d a s de Igueldo, M i r a c o n c h a y Ulía. A b i e r t a a l m a r con espléndida aireación y o d a d a a b u n d a n o obstante, en paisajes r e c o g i d o s E l m o n t e U r g u l l c o n s u viejo c a s t i l l o a t e m p e r a g r a n p a r t e de l a u r b e A t e g o r r i e t a- -l a estensa y aristocrática c i u d a d jar. -lin- -está r e s g u a r d a d a d e l m a r o f r e c i e n d o u n v e r d a d e r o v e r a n e o de t i e r r a a d e n t r o L o m i s m o p u e d e d e c i r s e de l a p a r t a u r b a n a q u e se e s t i e n d e a lo l a r g o d e l paseo de los F u e r o s L a s playas donostiarras son algo m a g n i fico y j u s t i f i c a n p o r sí solas el v e r a n e o en S a n S e b a s t i á n c o n s t i t u y e n d o el m á x i m o p l a c e r de las c r i a t u r a s el r e c r e o de las f a m i l i a s y e l c u l t o de c u a n t o s a m a n la; h e l i o t e r a p í a P e r o los niños a q u i e n e s los m é dicos r e c o m i e n d a n alejarse del m a r y a d m i n i s t r a r el s o l t i e n e n i n f i n i t o s l u g a r e s a d e cuados. B a s t a citar, en p l e n a c i u d a d el g r a n p a r q u e q u e es el m o n t e U r g u l l el p a r q u e d e l D u q u e de M a n d a s y los tres k i l ó m e t r o s de p a r q u e l o n g i t u d i n a l q u e desde l a Zurrióla se e x t i e n d e n a lo l a r g o d e l río T T r u m e a y se p r o l o n g a a m á s a l l á d e l p a r q u e i n f a n t i l de Amara. S a n S e b a s t i á n reúne el m a r y l a m o n t a ña, c o m o reúne el m u n d a n i s m o y el sosiego. P l a y a y sol, b r i s a y s o m b r a v i d a de g r a n c i u d a d y e n c a n t o de r e t i r o discreto, v e r a n e o p a r a t o d o s los t e m p e r a m e n t o s cost u m b r e s y p r e s u p u e s t o s P o r eso es l a c i u d a d i d e a l de los niños, l a p r e d i l e c t a de las f a m i l i a s y la, p r e f e r i d a p o r t o d o el m u n d o E l secretario de la Sociedad de Amigos de Menéndez y Pelayo habla en nombre y representación de esta entidad, desarrollando el tema de Menéndez y Pelayo y la Filosofía, Dice que Menéndez y Pelayo no es el rigor filosófico, que no quiso fundar ninguna Escuela de Filosofía, pero se preocupó constantemente de ella, y así tenia que ser, porque es la ciencia más útil para captar lo más sublime de l a vida, el origen del hombre, su naturaleza, etc. Afirma que la Historia de los heterodoxos es l a mejor historia que puede concebirse, así como Las ideas estéticas es l a mejor historia de la literatura. Se extiende en consideraciones, analizando ambas obras, y d i ciendo que no hay estética sin filosofía. L a característica de Menéndez y Pelayo, como filósofo, es l a unidad, y así se ve en el luminoso estudio que hizo de Raimundo L u l i o Encías disertaciones sobre Descartes, en sus polémicas con P i d a l y en tantos otros magníficos trabajos no se apartó jamás del credo católico, y ello es lo que se deduce de la obra filosófica del gran maestro. (Grandes aplausos recibió el orador al terminar eu discurso) D o n P e d r o Sáinz R o d r í g u e z Comenzó su discurso dando las gracias á todos los oradores en nombre de aquel guirigay del 98. Dice que Menéndez Pelayo fué el que devolvió a los intelectuales al respeto de España. L a razón es que él fué una ele las mayores victimas del año 98, que califica de fatídico. D Marcelino sufrió mucho en aquella época; cuando aquellos intelectuales querían desprestigiar a España, D. M a r celino los ponía a raya. Hasta el año 9 8 j se convencía fácilmente a los talentos españoles de que su Patria era algo grande, en la palestra del espíritu; pero cuando llega el año cíe la derrota y los Estados Unidos pueden jugar al blanco con nuestros barcos de m a dera en Cnvite, se preguntaban los jóvenes de aquella época, cómo nn pueblo sin tradición pudo conseguir aquella gloria. E n vista ele aquellos fracasos, los intelectuales se volvieron contra la Historia que Menéndez y Pelayo enseñaba, creyéndole a él representante de la misma. Confiesa el orador que de su pluma salió una pedrada contra el insigne español, y dice que se arrepiente sinceramente dé ello, pues fué un error y una injusticia. Aquellos hombres no podían darse cuenta de que Menéndez y Pelayo luchaba contra lo que le envolvía, estaba sólo, frente a unas clases educadas, pero que sostenían que la salvación de España sólo estaba en el sufragio de la democracia. Afirma el orador que el espíritu de 1931 es idéntico al del 98. Entonces, ante los fracasos de la H i s t o r i a buscaban los jóvenes cosas nuevas; hoy vuelven a sonar palabras parecidas a las de antes, pensando algunos en crear una patria nueva. Y termina él señor Maeztu, diciendo que en los momentos en que Acción Española rendía un homenaje a la figura excelsa de Menéndez y Pelayo, el escritor inglés Wells hablaba en un teatro efe Madrid. Con este motivo hace una elocuentísima comparación entre esas dos fig ras antagónicas. (U n a enorme ovación acó gió el elocuente discurso del Sr. M a e r f u- X E l catedrático de l a Universidad Central desarrolló el tema La cultura española en Menéndez y Pelayo. Comenzó diciendo que todo lo que se hace en Acción Española y toda la labor que lleva a cabo no es más que un homenaje al maestro reconocido. L a entidad Acción E s pañola íseae como lema las doctrinas que