Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BC SÁBADO 21 D E M A Y O D E 1352. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G iS. nión nacional, contraria al Estatuto de Ca- i taluña, no tiene en el Sr. Lerroux un caudillo, sino, un adversario. Se ha ratificado en su credo federalista y ha aceptado el E s tatuto en l a plenitud dé su esencia y en la plenitud de su substancia. Todos los reparos que le ha puesto afectan solamente a cosa s objetivas y a cosas de detalle. Cataluña puede sentirse satisfecha. E l resto del país, decepcionado. Son estas horas en que estamos, horas muy graves para España. oponerle. H a dicho que él Ejército dependería de l a Generalidad, y está bien claro en el dictamen que esa función es. privativa del Estado. El ministro de Hacienda: Bien. E l señor L é r r o u x ha estado muy sereno, desde su punto de vista. D. Marcelino Domingo, ministro de A g r i cultura: E l discurso filé ha parecido bien desde el punto de vista de la solidaridad republicana, -pues abre las puertas a una inteligencia. El Sr. Giral, ministro de M a r i n a E r a l a única posición del Sr. Lerroux, que ha demostrado hoy ser un gran republicano, que responde a la tradición de toda su vida. De él no cabía esperar otra cosa. D. LJIÍS de Zidttela, ministro de Estado: E l Sr. Lerroux ha dicho que el problema de Cataluña no se pedía tratar con espíritu de partido, sino de un modo nacional, y ha sido consecuente con este pensamiento dentro de su discurso. Además se ha demostrado que van dibujándose coincidencias republicanas. De los demás ministros, el S r Prieto se negó a emitir juicio, y dijo que sólo tenía él de su jefe, Sr. Azaña. Y en cuanto al séñor Albornoz, se dispuso a dar un abrazo al jefe de los radicales. El conde de Romanones: A m i juicio, el Sr. Lerroux ha pedido un verdadero milagro que el dictamen satisfaga aquí y allí. E n política, según creo, no hay milagros, pero sí hay fórmulas. D. Melquíades Alvares: Bien. M u y bien. De verdad. H a tenido en los puntos políticos verdaderos aciertos. De otros no puedo decir lo mismo. D. Miguel Maura: E l discurso del señor Hurtado ha sido una sarta de insidias. E l de Lérroux, grande en la forma, lia carecido de eficacia, porque estamos donde estábamos ayer. P o r lo que hace a l fondo del Estatuto, la posición del Sr. L é r r o u x poco m á s o menos, es la misma de los que hasta ahora impugnaron el dictamen. No sé si los catalanes piensan seguir él caminó trazado hoy por el S r Hurtado. P o r mi parte no hay ningún inconveniente. E s toy deseando estallar. Don Santiago Alba: Creo que el valor del discurso, con ser grande, encuentra su mejor expolíente al plantear la necesidad dé que inmediatamente el presidente del Consejo haga sobre el Estatuto de Cataluña la declaración que le corresponde. A l a altura que tiene hoy el debate no pueden seguir discutiendo las minorías unas con otras. E s o no es el Parlamento. E l Parlamento es substancialmente un diálogo entre el Gobierno y la oposición. E n cuanto al discurso del Sr. Hurtado líe de decir que me, produjo una duda vivísima, a l a que se debió mi interrupción. Y o quería saber si los catalanes declaraban l a intangibilidad del Estatuto presentado. O í con satisfacción que no es intangible. A h o r a bien, esto convendría decirlo én Barcelona, donde a cada hora y a cada minuto se dice 16 contrario. El Sr. Ossorio y Gallardo: L o s señores Hurtado y Lerroux han prestado un gran servicio a España, a. lá República y a la paz. Hace veinte años qué yo no saludaba al Sr. Lerroux y ahora me dispongo a abrazarle. Don Miguel de Una- muño: U n viejo parlamentario siempre encuentra recurso para dar la sensación dé que dice algo cuando no dice nada. Don Rafael Solazar Alonso: E n el discurso clel Sr. Hurtado hay dos notas de verdadera gravedad. U n a l a alusión a AustriaH u n g r í a y otra la alusión al pleito de m i noría de la. Sociedad de Naciones. E l señor Hurtado, ha ido a Ginebra representando a España, no a Cataluña. España no tiene planteado el mismo problema de AtístriáH u n g r í a Y es importante conocer Ir acti; 1 tud dé los que vienen a contratar con él Estado. E n cuanto al discurso del S r Lerroux, me ha parecido él de un estadista, con vislumbres universales. H a sido de significación unitaria y ha- limitado el Estatuto a los estrictos límites de la región autónoma. Don Luis Bello, presidente de la comisión dictaminadora: E l Sr. Lerroux ha censurado el carácter catalán del dictamen. P o r m i gusto se hubiera acentuado, porque de lo que se trata es de servir a Cataluña. N o íbamos a usar el lenguaje de A l b a dé Tormes. Don Luis Nicolau, ex ministro catalán: E l discurso del. Sr. Hurtado, magnífico. É l señor Lerroux ha hecho un gran sacrificio personal. E n su partido hay gentes de muy diversa procedencia y lía tenido que atemperarse a esta heterogeneidad. Don Luis Conipahys, jefe de lá minoría catalana: L a actitud del Sr. Lerroux puede calificarse de noble. ¿P e d i r á usted la palabra para contestarle? -No lo se. -Es qué según tenía usted anunciado i n tervendría, si él discurso del Sr. L é r r o u x pudiera ténér derivaciones políticas. -En efecto. H a b l a r á usted, pues? -Cada vez l o considero m á s posible. Don Antonio Xiráu, de la minoría catalana: Magnífico. U n discurso impregnado de cordialidad. Nosotros discrepamos en alguno de los puntos sostenidos por el orador. Don José Martines de Velasco: E n primer lugar consideró que el discursó del señor Hurtado ha sido un turno én contra del E s tatuto, por la falta dé táctica del orador y por la violencia de sü lenguaje. E l Sr. L e rroux ha dejado la cuestión en l a misma situación de antes. El Sr. Gil Robles: U n a verdadera decepción. Nada de oposición al Estatuto. E l efecto político, nulo. Esté discurso quitará al señor Lerroux toda la opiniórí que tenía én España. Don Abilio Calderón: H a tenido el señor L é r r o u x períodos afortunados, pero en otros estuvo confuso y dubitativo. E n qué no se vulnere l a Constitución y no sé quebrante la Hacienda nacional, estamos conformes todos. Pero, ¿y lo demás? He apreciado que él Sr. L é r r o u x hablaba bajo el deseo de no crear dificultades al G o bierno. El Sr. García Gallego: L a pieza oratoria del jefe radical ha sido un magnífico conjunto de vaguedades y contradicciones brillantes y elocuentes. A través de todas ellas hay algo que ha quedado fuera de toda duda y es que l a opir Un diálogo vivo entre los s e ñ o res Companys y Maura E n uno de los pasillos coincidieron el- jefe de l a minoría catalana y D Miguel Maura. Entre ellos se cruzó un diálogo vivísimo. E l Sr. Maura criticaba acerbamente l a forma y el modo de producirse el Sr. Hurtado. E n tendía que era una habilidad impropia de la personalidad de ese orador la de recurrir a ciertas apreciaciones sobre los enemigos del Estatuto. -Ustedes están buscando que salte, y voy á s a l t a r- -d i j o el S r Maura- N o puedo tolerar y no toleraré en adelante que me digan que los que atacan el Estatuto son monárquicos porque hay muchos republicanos que lo impugnamos y lo impugnaremos con todas nuestras fuerzas, y el Sr. H u r t a do no tiene derecho a poner en duda mi re, publican! smo. E l S r Companys nada contestó. Interesantes manifestsciones del señor Besteiro Es posible que se p r o p o n g a a l a Cámara el medio de aligerar l a discusión E l presidente de la C á m a r a agradeció á los informadores el interés que habían demostrado por su salud, y dijo que estos tres días de vacaciones parlamentarias los pasará en el campo. -T a l y como me encuentro- -agregó- -veo qué el tiempo avanza y s é adelanta poco, tanto en el débate de la reforma agraria, como én el del Estatuto. Hay qué advertir qué sólo quedan seis semanas, hasta julio, o sea, lá fecha prudencial señalada. para el descanso de verano. Esté es poco tiempo para l os dos proyectos y mucho menos si contamos con que hay otros dictámenes por discutir, que son i n aplazables. S i por ejemplo, él que se ha leído hoy de elección de compromisarios para la elección presidencial no hay duda de que e! Gobierno quiere aprobar este proyecto y esto significa que habrá que apresurar los debates y prescindir de interpelaciones, ruegos y preguntas, aunque no a rajatabla, pues el martes se desarrollará la interpelación sobre las pizarras, que ha sido aceptada por el ministro de Agricultura. Por ahora- -siguió diciendo el Sr. Besteiro- -no sé ha alterado el programa de la seriaría próxima, y así el martes y el miércoles se dedicarán a la reforma agraria, y el jueves y el viernes, al Estatuto catalán. P r o curaremos hacer espacio para una sesión secreta destinada a los suplicatorios y al estudio de la propuesta del Tribunal sentenciador de las responsabilidades. También he de procurar que, por acuerdo, de la Cámara, se introduzcan algunas modificaciones en el procedimiento de- discusión para reducir las intervenciones, y que acaben pronto los debates de totalidad de uno v otro proyecto, ya que no pueden hacerse interminables. la liquidación le las tiMasSoras Este notable estudio, de gran actualidad, hecho por Andrés Révész, se publica mañana domingo en U l a m c o y Megnr v -i 1 SrVEA RH Tinto- fiíeB- vet- Sevallas P E AUTOMÓVILES Desde el 1. de Junio, las salidas s e r á n las siguientes: R í o Tinto, 6,30 m a ñ a n a Xcrvn, 7 m a ñ a n a La actitud de Ja minoría agraria Ayer se. reunió l a minoría agraria y dedicó su deliberación exclusivamente al Estatuto dé Cataluña. Oficinas éñ Sevilla: Albuera, 7. Teléfono 25479. -Francisco lifipez.
 // Cambio Nodo4-Sevilla