Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRITICA Y NOTICIAS D E LIBROS Prudencio. F e r n a n d o Iscar P e y r a O t r o s l i b r o s nia, ni siquiera en l a Rusia soviética ha pasado tal cosa nunca. Somos unos pobres miserables exclama el mencionado personaje a l ver cómo en España se aceptan estos hechos. M á s adelante dos de los f ugí- tivos revolucionarios, por fechorías semejantes posteriores, son guillotinados en F r a n cia, sin que el suceso suscite al sensible personaje m a l escritor comentario alguno. L a obra toda es Una violenta invectiva contra la vida española de los días en que se sitúa la acción. E l novelista Utiliza sus insuperables dotes dé narrador para dar a los cuadros una vida palpitante. L a luz es siempre siniestra y sombría. Culmina esta entonación en el dibujo moroso de las lúgubres escenas desarrolladas en torno del cadalso. Sólo entonces aparece, en el pincel del artista, u n destello de piedad. N o para todos los reos, por cierto. H a y uno que tiene la debilidad de morir cristianamente... hedió un verdadero guiñapo. Esto no es, perdonable. E s segitranffente un anormal. Cuantos intervienen en estas escenasj desde los verdugos hasta las monjas, son tratades por el escritor con implacable saña. N a die h a y estimable, n i siquiera disculpable. A todos, más o menos directamente, alcanza la solidaridad en el absurdo cruel de l a ejecución de aquellos desventurados, C l a r o es- -ya lo hemos dicho- -que no, se hace mención alguna de los organizadores y promotores del suceso, que, cornudamente envueltos en l a selva obscura, proseguían muy lejos y muy a salvo de l a tragedia. A l terminar l a lectura de estas páginas sombrías no puede evitarse l a tentación de tender las alas del pensamiento por el campo libre de las suposiciones. S i dentro de veinte, cincuenta, sesenta años, hay algún escritor tan aficionado como P í o B a r o j a a interpretar piadosamente los móviles dé los actos humanos, ¿qué pensará ante un libro como éste, publicado en estos días? P o r fortuna, las almas de los hombres, aunque tengan lamentables zprtas. de sombra, no están siempre tan totalmente sumergidas en las tinieblas del mal, que sean absolutamente impenetrables para la luz del bien. A u n que haya espíritus que se complazcan en negar esta posib lidad, no por esto deja de haberla. Lopes Prudencio. L a familia d e C r o t a c h o d e P í o Baroja, p o r J L ó p e z de M a e l s t r o m d e Darío Fernández F l ó r e z Sabel, Ja buena esposa la. de Huguette y l a d e Diego Carvajal, distintas en sus varios aspectos, pero que marchan unidas por ei aliento de l a pasión amorosa, y con éste el hálito de l a muerte, que ios unirá al fin. Interesante como acción y profunda en cuanto a pensamiento, M A E L S I R O M acredita la personalidad literaria de Darío Fernández Flórez. SABEL, LA BUENA ESPOSA. -Hace más de La familia de Crotacho es l a primera de las tres novelas que P í o B a r o j a va a publicar bajo el denominador común de La selva negra. E s una trilogía, en l a cual l a novela anda mezclada con l a crónica y la crónica con la novela según nos advierte el autor en el prólogo; pero esta crónica- -o lo que en la novela haya de crónica- -no se refiere a directores cíe movimientos políticos y sociales, sino a individuos subalternos, del montón, moldeados p o r et a m biente y sacrificados por las c i r c u n s t a n cias. Sin e m b a r g o en este primer número de la serie, esto de n o referir. e a grandes p e r s o n a l i d a d e s no resulta absolutamente e x a c t o más que con respecto a uno de los sectores del panorama en que está articulada l a acción novelesca. S e s i t ú a esta a c c i ó n en las postrimerías del régimen recientemente caído. Se d e s c r i b e PIÓ BAROJA una intentona revolucionaria abortada. y l a represión con que se sancionó por el Poder triunfante. Absoluto es el silencio del escritor, en efecto, resoecto a los promotores y directores de la aventura. E s verdad. Sólo presenta en escena el numeroso núcleo de los d i r i gidos, con l a minuciosidad descriptiva, l u josa de detalles, que este escritor emplea siempre para confeccionar las fichas de las numerosas figuras integrantes de sus multitudes. E n cambio, respecto del otro sector, el sector en que se encuentra el régimen atacado por l a tentativa de subversión, ya no eí l o mismo. N o sólo a ude sino que presenta en escena a las más destacadas personalidades. Y tanto en las alusiones orno en los diseños emplea un ensañamiento que en la hora presente, aun despojado de ía entonación nada ateniense que da a las líneas, no resultaría m u y generoso. E n l a muchedumbre de personajes que desfilan ante l a vista del lector apenas se encuentra uno dotado de un mediano valor moral, como suele ocurrir en las numerosas multitudes manejadas tan ágilmente por este escritor. E l que no es un malvado es u n anormal. Se ha producido un movimiento revolucionario en u n pueblo de l a Vasconia. E l origen y el plan queda hundido completamente en las impenetrab es tinieblas de l a selva obscura. Caben todas las hipótesis. Desde l a del dinero bolchevique hasta las de l a maniobra tenebrosa de la Policía para proporcionar, mediante la fácil y sañuda represión, a l Gobierno un éxito y u n medio de apartar l a atención pública de los sucesos de África. L a represión es un efecto t r u e l infame. Tres penas de muerte. A l a implacabi idad sañuda contribuyen, no sólo los instintos de las más altas personalidades, sino el espíritu católico dominante. Tres insurgentes ejecutados. ¡Qué marranada tan española exclama el persona i e. de menos lamentable contextura psicológica que aparece en e te escenario. Nada, por lo visto. t? n característico, tan exclusivamente español, corrió esto de levantar el cadalso por motivos políticos o sociales. N i en F r a n c i a ni en Inglaterra, n i en Italia, n i en A l e m a- dos años, u n competente Jurado destacaba en el concurso P r e m i o Cervantes el nombre de Fernando Iscar Peyra, como autor, de l a magnifica novela Sabel. Editada ahora dicha nove a en edición popular, servirá para difundir una obra que refleja con vivos matices el panorama pat r i a r c a l de las costumbres campesinas en unas páginas escritas en un castellano noble y elocuente, e v o c a d o r de l a i n fluencia clásica a través de u n lenguaje vulgar, pero espontáneo, que en los l a bios del pueblo está sujeto a c o n s t a n t e renovación. F e r n a n d o Iscar P e y r a correspondiente de l a Española y abogado notable en S a l a m a n c a s u ciudad natal, constituye en l a actualidad un positivo valor l i terario. E s de espeF E R N A N D O ISCAR rar, pues, de su pluPEYRA ma nuevas, p r o d u c ciones que ofrezcan l a misma lozanía de sus anteriores novelas. ACCIÓN DE ESPAÑA E N MARRUECOS, por 1 los Sres. Hernández de H e r r e r a y García F i g u e r a s -D o s comandantes de Artillería d i plomados de Estado M a y o r D Carlos H e r nández de H e r r e r a y D Tomás García F i gueras, asistieron con este trabajo- al concurso nacional ab erto por el Ayuntamiento de M a d r i d en el año 1927. La bondad de la obra de: dichos autores permitió que les fuera concedido el primer premio de dicho concurso, consistente en Í 2.500 pesetas, por un Jurado en el oue figuraban el alcalde de M a d r i d S r Áristizába! el general Jordana. el académico de l a H i s t o r i a S r Beltrán y Rózpide. e l coronel de Estado M a y o r S r Jurado, y el capitán, de corbeta S r A z n a r L a obra comprende u n luminoso estudio M A E L S T R O M Darío Fernández Fíofez. de los antecedentes de la acción de España U n a novela breve, de acción rectilínea, en en África, desde l a conquista, de Granada a la cue el autor atiende especialmente a su la campaña de M e l i l l a en 1900. dedicando desarrollo, huyendo de todo l o que pudiera un capítulo a l a guerra de África de 18 0- 60, parecer superfino e otro a la campaña de 1 S 03, en Melilla, y innecesario. E n la otro a l a conferencia de Algeciras. empresa a c r e d í t a s e A continuación se detallan las- operacio, el joven autor como nes militares de las campañas de T 009 y experto n o v e l i s t a posteriores, l a instauración de Protectorado H a c e nacer su obra y ios sucesos más importantes ele. los comien una escena llena sariatos de A l f a u M a r i n a Tordana, B e r e n de gran interés y guer, Villanueva, Silvela, A i z p u r u v S a n rodeada de misterio, jurjo. primera y última esT e r m i n a el documentado estudio con u n cena de la obra, puescapítulo en el que se analizan las conseto que l o que sigue cuencias y ventajas que la- victoriosa terrio es otra cosa que la justificación de l a minación de la campaña de Marruecos tiene tragedia con que se para España. abre el libro, Acompañan al volumen muchas cartas y planos, y en tomo aparte los documentos Plena de interés que se refieren a los asuntos desarrollados -curre l a a c c i ó n y en el libro. junto a ella tres t i w pos f u n d a m e n t a l e s L a obra de los Sres. Hernández de H e tres almas que anarrera y García Figueras constituye u n verliza y estudia prodadero archivo de datos- par, quien desee fundamente el a u t o r conocer las relaciones entre España y el D A R Í O F EHN. NDEz la del príncipe Igor, Norte de Marruecos- FLOREz 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla