Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 26 DE MAYO DE 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 17. nuestra H i s t o r i a muestra una escondida unidad espiritual que- pugna por manifestarse. Recuerda l a frase de Menendez Pelayo cuando atribuía a los idiomas peninsulares una gloria que las dimás lenguas neolatinas no pueden disputarles: la de haber alumbrado; las ciencias matemáticas y astronómicas con Alfonso el Sabio y los primeros balbuceos de l a fi osofía con Raimundo Lulio. Recuerda cómo uti catalán, Boscau, fue el inventor del endecasílabo castellano; otro, Pifener, autor de una de. las cien mejores poesías casteüanas, La canción a la primavera. ¿Habrá muchos istellanos que hayan escrito con estilo más clásico, más sobrio, más lleno de elegancia que Capmany, Balmes y P í y M a r g a l l? (Grandes aplausos. La solución hispánica- tradicional al problema del idioma f jé el bilingüismo. Recuerda un documenta del archivo municipal de Madrid, que hace relación de una audiencía con Felipe I V en 1622 del conceller Pablo de Altañiba. E l conceller se dirige al rey en catalán; el rey le responde en castellano. piH! l! Hlll IlHl! IIMIIt! ll! IIIH 1! Cómo L B Í i n i a i a ¿GÓmO termina El diamante de la Reina E n la segunda y última parte de esta novela, que es una verdadera joya literaria, ha puesto su ilustre autor, el académico Paúl Bourget, tal cantidad de interés dramático, que los lectores sienten punzante i n quietud por conocer el desenlace de la narración. E n el número de B L A N C O Y N E G R O correspondiente al domingo próximo concluye la publicación de i ¡HIII! HWIII llill! IHIIHM N o hay en nuetstra historia antecedentes federativos Tampoco es cierto que haya en nuestra historia antecedentes federativos. L a unidad catalana- aragonesa 110 fué una federación, sino un reino patrimonial. N o preexistieron las libertades aragonesas, catalanas y valencianas a la unión; ueron los monarcas de la unión los que la concedieron. Jaime I crea los concelleres y el Consejo de Ciento; Pedro el Grande da a Aragón en 1283 el privilegio g neral y a los catalanes el privilegio del Recognoverwnt proceres; la Generalidad no aparece hasta el siglo x i v L a s glorias de la unión de esos reinos son glorias comunes aunque ahora una historia, tendenciosamente interpretada y muchas veces falsificad! pretenda convertirlas en glorias exclusivas de uno solo de los componentes. L a expedición de catalanes a Oriente es de aragoneses y catalanes, aunque los últimos figuren en mayor número; al lado de Roge r de F l o r y de Berenguer de Rocafort está Fernando jjménez. (Grandes aplausos. locado en la popa de la nave capitana del combate naval y depositado luego en la Catedral por el propio D Juan de Austria. ¿En qué pensaban los hombres de diferentes regiones que acompañaban a D Juan de A u s tria y que eran catalanes como L u i s de Requeséns y Juan de Cardona; granadinos, como D A l v a r o de Bazán, y castellanos de tierra adentro, como Miguel de Cervantes? ¿E n sus regiones, en el egoísmo de su terruño? N o en algo superior a ello, el ser colectivo que había realizado el milagro de crear mundos y ofrecérselos a Dios. (Gran ovación. E l Sr. Goicoechea suspende aquí la conferencia, que continuará el próximo martes. A l concluir su elocuente discurso recibió el ilustre orador una calurosa ovación. Otras informaciones U n a conferencia de don Emiliano Iglesias P i d e a los republicanos que se o p o n g a n a la secesión que entraña ei tístatuto Madrid 26. E n el Círculo Radical del distrito de la Universidad dio su anunciada conferencia sobre El Estatuto catalán y la consolidación de la República, el diputado D Emiliano Iglesias. Todas las dependencias de la casa estaban llenas. E l orador rechazó con energía la gratuita afirmación de que la campaña contra el régimen fuese de inspiración monárquica, aduciendo a este propósito la ejecutoria interrumpida de la heroica actuación del partido radical en Cataluña, a quien ha servido de Evangelio El alma en los labios de Lerroux, publicado después de los sucesos del Cu- cut. Mientras los republicanos auténticos corríamos- -dice- -todos los temporales de l a persecución, los autores reales del Estatuía- -Hurtado, Carnet y Coraminas- -disfrutaban de la paz octaviaría de su indiferencia política, que en los tiempos de la. Dictadura había de convertirse en ¡a obligada relación y colaboración por sus cargos al frente de las instituciones económicas favorecidas de modo singular por P r i m o de Rivera. Les niega autoridad para hablar en nombre de otro interés que el personal, y recaba para el radicalismo la gloria de haber sido y ser el partido que levantó la bandera de Patria y República. A continuación hace una crítica severísima de los que bajo la preocupación del federalismo intentan defender la indefendible posición del Estatuto, fundamentalmente contrario. E l federalismo une lo desunido y el Estauto desune a lo que está unido. A este propósito lee y comenta la campaña antifederalista del catalanismo, especialmente el libro Regionalismo y Federalismo, de Duran, para el que escribió Prat de la R i v a el prólogo famoso que había de constituir la esencia de su nacionalidad catalana. Se sorprende de la ignorancia de que hacen gala los políticos al enjuiciar el problema catalán, pues sólo así ha podido llegarse a esta situación intolerable, que ha levantado la general protesta, dando ocasión a la magnífica expresión de ciudadanía española. No. puede creer que haya, como se asegura, curien se crea con autoridad ni con. medios para intentar transportarnos al punto y h ora del compromiso de Caspe, ni s i quiera a 1714, porque la historia no es un calcetín, que a voluntad se vuelve de un lado para otro. E n los acontecimientos his- E l federalismo interior y exterior Alude el orador a la nueva doctrina del federalismo interior y exterior, expuesta por el Sr. Rovira y V i r g i l i en un libro publicado el año pasado. Con arreglo a esa doctrina, España será una unidad orgánica tan heterogénea, que comprenderá Estados triaÍes como Cataluña, compuesto de Cataluña, Valencia y Mallorca; Estados duales como las Vascongadas y Navarra, y Estados unitarios, como Castilla. ¿Se percibe bien a dónde pueden llevar esos tales delirios? (Grandes aplausos. E n 1840, Alemania era un conjunto de Estados ligados sólo por una unión aduanera. E n ochenta años, ha llegado a ser un Estado casi unitario. ¿Vamos a recorrer nosotros idénticas etapas en sentido inverso, pasando de la unidad hasta llegar al vínculo superficial de la unión aduanera? (Muchos aplausos. E n los momentos de decadencia y de tristeza es cuando se anudan más íntimamente los lazos que unen a los pueblos. Así lo hizo la Alemania de 1919. N o se puede odiar la unión nacional, porque ya no sea grande, como no se desprecia el rostro de la madre porque ya no sea bello. Las arrugas de su tez y las huellas que en el rostro han dejado las lágrimas proclaman a voces lo que ha sufrido por nosotros. (Gran ovación. Lee palabras del Sr. Cambó, en las que sintetiza el problema catalán en dos puntos como bases esenciales de una concordia- la consagración de la unidad de Cataluña y el reconocimiento del rango de su idioma en la vida interior. Ambos principios son aceptables; pero el Estatuto no es eso, sino algo muy diverso y totalmente inaceptable. El Poco importaría, que las regiones españo idades si se avinieran a las fueran nacional! reconocer que el conjunto super- nacional está por encima de ellas. Cuanto más vastos son los círculos soc: ales y más alejados se muestran de la existencia, más acreedores son al sacrificio. Más lejano está el individuo de la Patria, que de la familia, y, sin embargo, la H u m a nidad sigue tomando por modelo de austera grandeza a las madres espartanas y a Guzm a n el Bueno. N o se conservan Zaragoza y ña Gerona, para que E: paf perezca; sino que para que España se salve, se arrasa Zaragoza y Gerona perecj: de hambre. L a doctrina del íe eralismo no puede conciliarse con la doc rina de las nacionalidades. E l régimen fe deral no se aplica a las nacionalidades d i ver; as, sino a Estados d i versos con una sola nacionalidad, L a Federación tiene su h o r a la de unir, Nunca se podrá dec: r que es forma de GoE n pueblos ya forbierno para lo porve mados, es el Gobier: 10. del pasado; en pueblos en vía de forrhación, es sólo el Gobierno del presente. E ¡orador recuerda cómo hace pocos días contemplaba en una cap illa de la Catedral de Barcelona el llamado Cristo de Lepante, co- conjunto supernacional está p o r encima de las regiones ÓMNIBUS Parada e Informes: OFICINA GUAU RAPCÜO AJJGECIRAS 22690 CAPITÁN, 12. -TELEFONO