Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UNA BODA. -En la iglesia parroquial de los Dolores se ha celebrado la boda de la bellísima señorita García de Mirasierra con nuestro querido compañero D. Rogelio González Ubcda, ingeniero- jefe de los Prensa Española. Asistió a la religiosa ceremonia un numeroso grupo de invitados, en el que figuraban personas de la aristocracia madrileña. (Foto Duque. E l autor d i c e S i e m p r e tuve, desdé nú niñez, el deseo de p i s a r t i e r r a de K s p r n a E s t u d i a b a e! c a s t e l l a n o c o n t e m p l a b a los cuadros de G o y a ieia los versos del A r c i preste de H i t a y escuchaba los relatos de aquellos a m i g o s d i c h o s o s que habían podido c o n t e m p l a r de cerca ese país de t r i s t e z a y de encanto. E n m i v i s i ó n se m e z c l a t o d o l a figura de D o n Q u i j o t e y l a s o m b r a de los pistoleros de B a r c e l o n a las derrotas histór i c a s y las obras maestras del arte, l a estadística de l a p o b r e z a y las pruebas de v a l o r de l a r a z a A s í es l a v e r d a d y y a no podemos negar nuestro interés de españoles. E n l a visión del S r E r e m b u r g se m e z c l a todo. ¿P e r o cómo se m e z c l a O i g á m o s l e cantar, y p o n g á m o s l e nosotros a l paso el contracanto. ¡Y a estamos en M a d r i d! -e x c l a m a- G r a n Vía. Rascacielos. N u e v a Y o r k Edificios c o m e r c i a l e s de unos q u i n c e pisos cach u n o U n o s tableros intensamente i l u m i n a d o s r e z a n R í o ele l a P l a t a 9 6 A l t o s H o r n o s 8 7 D e b a j o de los tableros p u l u l a l a f a u na de M a d r i d T o d o s l o s cojos, ciegos, m a n cos, paralíticos, esperpentos de E s p a ñ a E n t r e l o s a n d r a j o s abiertos e x h i b e n su m e r c a n cía al d e s n u d o úlceras, costras, carne p o drida... V a m o s v a m o s! D e s p a c i t o por l a s piedras. D ó n d e h a v i s t o eso e l S r E r e m b u r g? ¿E n M a d r i d? ¿E n l a G r a n Vía, nada menos? ¿A o e s t a r á c o n f u n d i d o? ¿N o fué a c á? en a g ú n p u e b l e c i l l o en día de fer i a en el c a m i n o a l a p l a z a de toros, que suele estar en las afueras, y donde acuden, c o d i c i o s o s del f o r a s t e r o todos ios l i s i a d o s y pobres del pueblo y sus alrededores? N o el S r ü r e m b u r g no se h a c o n f u n d i d o P e r o odia a l a c i u d a d y miente. T a n t o l a odia, que a l h a b l a r de M u r c i a escribe g e n e r a l i z a n d o u n a c i u d a d soñolienta y despreT Remedios talleres de significadas ocupada, c o m o todas las ciudades español a s P u d i é r a m o s a s e g u r a r que su o d i o s e extiende a todas las ciudades del o r b e que es u n odio de r a z a odio de campesino r u s o ese odio base de l a n u e v a R u s i a l a R u s i a V e r d e que nos a n u n c i a A l e x i s M a r k o f f en su l i b r o Más allá del comunismo. E n cambio, el S r E r e m b u r g cuando describe e l paisaje nos da u n a r e a l i d a d embellecida y magnífica, v i s t a y sentida c o n ojos y a l m a de a r t i s t a L a l l a n u r a de C a s t i l l a l a c i u d a d de C ó r d o b a por lo que tiene de c a m p e s i n a (dice de ella que sus b a r r i o s a n t i g u o s están llenos de p r o f u n d o e n c a n t o pero dice t a m bién que sobre l a c i u d a d m o d e r n a pesa l a maldición bíblica y se a s f i x i a b a j o el sol a n d a l u z esos dos temas, r e p i t o le i n s p i r a n capítulos p r i m o r o s o s de f o r m a y f o n d o L á s t i m a que a l d e s c r i b i r aldeas y c a m p i ñ a s españolas no sepa p r e s c i n d i r n u n c a del b u r r o E n las doscientas t r e i n t a y tres p á g i n a s del l i b r o n o m b r a al b u r r o- -s i n c o n t a r los b u r r o s que se me e s c a p a r o n- -u n a s sesenta veces. V e b o r r i cos en todas partes el S r E r e m b u r g y si no fuese u n h o m b r e absolutamente i n t e l i gente y o pensaría que se t r a t a de u n a m a nía autobiográfica. P e r o n o l o pienso, no puedo p e n s a r l o porque el S r E r e m b u r g es, ante todo y sobre todo, u n e s c r i t o r de c u e r po entero. S u p l u m a es m ás que p l u m a es a veces b u r i l y a veces p i n c e l A h o r a que no pocas es también puñal. Y puñal envenenado. P u e s t o a o d i a r a E s p a ñ a el S r E r e m b u r g hace p r i m o r e s c o n su b i l i s D e s d e luego, se ensaña c o n los e s c r i t o r e s H a s t a el mes de a b r i l- -e s c r i b e- -l o s i n t e lectuales españoles j u g a r o n a literatos. T o dos, s i n excepci ón eran escritores. E n los c a f é s l i t e r a r i o s las celebridades se sentaban en u n a m e s i t a c u a l q u i e r a E l centro i n t e lectual de M a d r i d era el A t e n e o D e s p u é s de a b r i l los escritores se lian c o n v e r t i d o e n m i n i s t r o s en embajadores, en d i p u t a d o s A mí se me o c u r r e p o n e r a l m a r g e n l a exclamación del a r a g o n é s ¡C r i s t o qué ideí- c a! L u e g o l e o E n los c a f é s m a d r i l e ños se sientan l o s escritores, los snobs y los estetas que i m i t a n m e t i c u l o s a m e n t e l a últim a m o d a de P a r í s C o c t e a u es p a r a ellos u n D i o s ¿Q u i e n podría reconocer en estos vastagos a los descendientes de C e r v a n t e s? y no sé por q u é- -y o t a m p o c o soy u n sant o- -s i e n t o u n d i a b i i i o i n t e t i o r que me r e t o z a en l a b a r r i g a y m e hace g r a c i a y m e río. C o n l a b u r g u e s í a espa. ñola es v e r d a d e r a m e n t e despiadado el S r E r e m b u r g dice cosas que n o se pueden c o p i a r T a m p o c o f a l t a su c r í tica a las c o r r i d a s de t o r o s- ¡c ó m o n o! c o n su nota s e n t i m e n t a l p a r a l a v í c t i m a n o ble, el c o r n ú p e t o u s a n d o el S r E r e m b u r g u n e s c r i t o r o r i g i n a l í s i m o ¡qué l a s t i m a! u n tópico de v i e j a s o l t e r o n a c o n gato, p e r r o c a n a r i o y t o r t u g a H a s t a c u a n d o h a b l a de arte l a n z a su veneno, u n v c n e n i l l o especi: V é a s e l a c l a s e E l Greco es el g r a n p i n t o r del c a t o l i c i s m o español y se hace difícil c o n t e m p l a r sus l i e n z o s s i n o d i o Y Greco rep r o d u j o apasionadamente a q u e l m u n d o s u n tuoso y c r u e l que q u i s i e r o n q u e m a r con cer i l l a s ios c a r g a d o r e s y los pescadores de M á laga 1 M e n o s m a l que el S r E r e m b u r g e l o g i a las v i r t u d del pueblo, l a c a r i d a d y l a hosp i t a l i d a d españolas, y h a b l a c o n a d m i r a c i ó n y con entusiasmo c o r d i a l de o b r e r o s y l a b r a dores L o s campesinos y o b r e r o s españoles son, sicológicamente, í m x h o m á s delicados que los m á s finos m o r a d o r e s de Jas c a p i t a les europeas. ¿E h lector? ¡E s t o y a es o t r a c o s a! U n a m e n d i g a en G r a n a d a me o f r e ció u n pedazo de m o r c i l l a de cebolla. E n A l g e c i r a s u n l i m p i a b o t a s me r e g a l ó u n c i g a r r i l l o U n goifillo d e s h a r r a p a d o de M a d r i d me obsequió c o n un c a r a m e l o y u n a s o n r i sa. T o d a esta gente sabe que u n a s o n r i s a es máis i m p o r t a n t e p a r a el h o m b r e que u n a pe-