Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 27 DE MAYO NUMERO D E 1932. DIARIO DO. SIMO ILUSTRAVIGÉ 9.155 OCTAVO AÑO S U E L T O 10 C E N T S NUMERO REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES X ANUNCIOS, MUÑOZ OIiIVE, CERCANA A TETUAN, S E V I L M E L PROYECTO D E E S T A T U T O CATALÁN A N T E L A O P I N I Ó N N A C I O N A L Y SU D I S C U S I Ó N E N E L PARLAMENTO E l discurso que hoy pronunciará el señor Azaña será, según parece, producto de la transigencia de las distintas fuerzas ministeriales. La intervención del señor Ossorio y Gallardo, de tonos contemporizadores y de absoluta identificación con muchas de las aspiraciones catalanas, preparó el ambiente parlamentario en favor del otorgamiento del Estatuto. Un escrito de la Asociación de Españoles de Ultramar. Protestas y apelaciones patrióticas de diversas regiones en defensa de la unidad nacional. En Consejo de ayer en Palacio E l jefe del Gobierno expuso, en líneas generales, su discurso de hoy M a d r i d 26, 6 tarde. H o y se celebró el Consejo de ministros extraordinario, bajo la presidencia del S r Alcalá Zamora. E l Consejo comenzó a las once y media de la m a ñ a n a y terminó a las dos de la tarde. F u é el primero en salir de las habitaciones presidenciales el ministro de Agricultura, que anunció a los periodistas que seguramente el jefe del Gobierno les hablaría. Unos minutos después salió el Sr. Azaña, que manifestó a los informadores: -U n a firma numerosa. U n a h ora de firma. H e expuesto en líneas genérales el discurso que pronunciaré m a ñ a n a en el Congreso. U n periodista le hizo saber al Sr. A z a ñ a que se decía que siendo e l Estatuto anterior a la Constitución, como ésta era federable habría que acoplar a ella el Estatuto de Cataluña. ¡Q u é lío! -exclamó ¡el Sr. Azaña, añadiendo- Todo eso es un poco fantástico. A d e m á s yo no he hablado con nadie sobre mi discurso ni tampoco se lo voy a colocar a ustedes ahora. E l Gobierno está desde luego completamente de acuerdo. Otro informador hizo alusión a las noticias sensacionales que se esperaban, y como el Sr. A z a ñ a le preguntase qué noticias eran esas concretamente, y el periodista le dijera que se esperaba la crisis de los ministros socialistas, el jefe del Gobierno replicó: -Nosotros somos una gente seria. N o esperen ustedes, noticias sensacionales. ¿Salida de los ministros socialistas, para qué? Insistió otro periodista en que circulaban por ahí muchos rumores. -Nada, no a y nada- -dijo el Sr. A z a ñ a- ni amenazas de orden público ni nada. L o de L a r g o Caballero está dicho en un tono hipotético. -P u e s la suspensión de todos los actos políticos es muy significativa. -E s que como está anunciada una huelga general revolucionaria queremos evitar que ocurra algo. Además, somos muy prudentes. E n fin, señores, hablando en serio, terminó diciendo, en el momento en que subía a sti automóvil, no. oasará nada, v la peseta sube. u Los periodistas hablaron con el ministro de la Gobernación cuando éste llegó a l a C á mará. D i j o el Sr. Casares Quiroga que, después de conocer las líneas generales del discurso del S r Azaña, expuestas por éste en el Consejo en Palacio, creía que se había hallado una fórmula que daría satisfacción a todo el mundo. Se ha encontrado una fórmula También hablaron los informadores con el ministro. de Marina, Sr. Giral. D i j o éste que el Sr. A z a ñ a no había podido terminar la exposición de su discurso ante el presidente de la República, pqr haber llegado la hora de asistir el Gobierno al banquete ofrecido por el Jalifa. -De lo dicho por el jefe del Gobierno, no obstante- -agregó el ministro- se deduce que su discurso, en algunos puntos, se aprox i m a r á al dictamen de la Comisión, y en otros se saldrá de él y quedará por bajo del voto particular suscrito por los señores Lluhi y Xirau. El señor Azaña se aproximará al dictamen de la Comisión A partir de la necesidad de otorgar a C a taluña la autonomía política y administrativa que la Constitución autoriza para las regiones que lo deseen y cumplan los requisitos señalados, el Sr. A z a ñ a se colocará tan lejos de los que quieren la aprobación íntegra del Estatuto como de aquellos que sólo transigen con una descentralización administrativa. H a de ceñirse el Sr. A z a ñ a de un modo estricto a los preceptos constitucionales, y esto ha de ser el fundamento de su discurso, según nos manifestaron personas bien enteradas al parecer. El asunto está prejuzgado L a Cámara descontó ayer l a suerte del E s tatuto y el triunfo de hoy del Sr. Azaña. Los aplausos que la gran mayoría de l a C á m a r a otorgó ayer al Sr. Ossorio y G a llardo por su discurso de tonos conciliadores y de absoluta identificación con muchas de las aspiraciones catalanas, demuestran la que ayer adelantábamos; y es, que las Cortes han prejuzgado ya, en el sentido afirmativo, el otorgamiento de la autonomía político- administrativa a Cataluña, y que sólo se ocuparán de la extensión y el número de las facultades que en aquella región se deleguen. Como dijo un sagaz político ayer quedó aprobado el Estatuto de Cataluña E 1 discurso, del Sr. Ossorio allanó también el camino que hoy ha de recorrer el señor Azaña, porque seguramente muchos de los juicios expuestos por el ex ministro maurista los comparte el presidente del Consejo. S i en el día de ayer l a C á m a r a otorgó de manera tan generosa sus aplausos a un orador que tan pocas veces gustó de ellos, fácil es suponer el enorme triunfo que hoy obtendrá el presidente del Consejo. Otra reunión de ministros en la Cámara A las cinco y media de la tarde, coincidieron en el salón de Consejos, del Congreso, el Sr. A z a ñ a y los ministros, excepto los de Estado y Agricultura. Seguramente examinaron algunos aspectos del Estatuto en relación con el texto constitucional, pues se observó que pidieron un ejemplar c! e la Constitución, que les fué enviado por la secretaría de la Cámara. Después de este cambio ele ¡impresiones, el Sr. A z a ñ a quedó reunido con el ministro de Hacienda, los Sres. Prieto, de los Ríos y L a r g o Caballero, y el diputado catalán Sr. X i r a u autor del foto particular. El discurso del señor Azaña será producto de una transigencia Se han hecho muchas suposiciones, periodísticas acerca del discurso que hoy pronunciará en el salón de sesiones el señor Azaña. Hemos oído decir a personas bien enteradas del pensamiento del jefe del Gobierno que esas anticipaciones son muy aventuradas; E l discurso del Sr. A z a ñ a será producto de la transigencia de las distintas fuerzas politicas representadas en el Gobierne Los periodistas preguntaron al Sr. A z a ña qué impresión le había producido el discurso del Sr. Ossorio y Gallardo. -M e ha parecido muy bien. H a sido un gran discurso. E l Sr. Ossorio y Gallardo ha situado el problema en el lugar que le corresponde. Hasta ahora no se había tocado el aspecto político del problema, y el discurso que acabamos de escuchar ha sido e m i- nenteniente político. Merece la difusión de toda la Prensa, nue lo debe publicar íntegro y contribuir de ese modo a despejar la atmósfera de la calle. S i ese discurso lo hubiera pronunciado ua