Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
il B C. V I E R N E S 27 DE M A Y O DE 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 24. F u e r a de ia sesión E l señor Azaña está dispuesto a tener abierto el Parlamento hasta octubre S A l llegar al Congreso el. Sr. Azaña fué saludado por los periodistas. U n o de ellos le preguntó si estaría terminada l a discusión del Estatuto en fin de junio. ¡Qué. duda cabe! -exclamó el presidente- P e r o s e discutirá el tiempo que haga falta, y si es necesario se empalmará su discusión con l a de los presupuestos. E l año pasado yá estuvimos aquí todo el verano. Y. yo estoy; dispuesto a tener el Parlamento abierto ííasta el mes de octubre. P a r a tener fuerzas- no. hay más que irse los domingos al campo. Otro informador le dijo que l a cuestión del Estatuto catalán era la tormenta más grave del momento. -Nada dé tormenta- -replicó el Sr. A z a ña- U n a j u g a d a de ajedrez, en la que se gana, se pierde, ó se queda en tablas. E s preciso desterrar del vocabulario político la palabra tormenta. E n España, además, no se conocen las verdaderas tormentas. Con respectó a l a huelga de Sevilla dijo que. se trabajaba en el puerto y. en los transportes. -L o de Andalucía está vencido, y ya no levantará cabeza- -añadió. P o r último, como alguien le insinuase los frecuentes rumores políticos de estos días, replicó el jefe del Gobierno: -Pues, a pesar de esos rumores, l a peseta sube y subirá muchísimo más, si el Gobiern o no l a sujetase, porque una subida excesiva perjudica a l a exportación. v X I el el secretarios de la Presidencia y de Guerra, director genen 1 de Marruecos y Colonias, alto comisario, él intérprete de l a D i r e c ción de Marruecos y los ayudantes del J a lifa y del ministro de l a Guerra. Terminado el banquete, el Jalifa salió para el Escorial, de donde regresará a última hora de la tarde para visitar el Observatorio A s tronómico. E l Jalifa tomó el té en la E m b a jada de Francia A su regreso de E l Escorial, el Jalifa hubo de prescindir de sus proyectadas v i sitas al Observatorio y a l a Telefónica por encentrarse con uña invitación del embajador de Francia para que asistiera a un té en su honor. Su Alteza se cambió de ropa y marchó seguidamente a la Embajada. Después de cenar se proyectó en el hotel Ritz, donde el Jalifa se hospeda, una película de asuntos marroquíes, que fué muy del agrado de Su Alteza Imperial y demás i n vitados. Asistieron el subsecretario de la Presidencia, Sr. Ramos; todo el personal. de l a Dirección de Marruecos y Colonias y bastantes invitados, entré. ellos el marqués de Encinares, que- saludó al Jalifa en nombre del Ayuntamiento. S u A l t e z a marcha h o y a Córdoba A las nueve de l a mañana de hoy saldrá Su A l t e z a para Córdoba y demás poblaciones andaluzas que se pronone visitar. E n l a estación se le rendirán honores militares, y en nombre del Gobierno será despedido por el ministro de Estado. U n a comisión d e comerciantes melillenses, visita al jefe d e l G o bierno Acompañada del diputado D Basilio A l varez visitó ayer tarde en el Congreso al jefe del Gobierno una comisión de comerciantes de. Melilla, perjudicados por los sucesos ocurridos en aquella plaza el año 21. Desde esta fecha vienen haciendo aquéllos diversas reclamaciones para que se les indemnice. E l jefe del Gobierno les. dijo que él haría cuanto estuviese, en su mano y que le concretasen en un escrito sus aspiraciones. DE SOCIEDAD ECOS DIVERSOS Diálogo sin importancia La muchacha (mirando su reloj de pulsera) ¡Jesús! ¡Las diez menos cuarto... M e voy escapada a cenar. M i padre se sienta a la mesa a las diez en punto. El muchacho. ¡A h! ¿Pero, tú cenas... La muchacha. -Naturalmente. Corno todo el mundo. ¿T ú no? El muchacho. -Casi nunca. La muchacha. ¿Pero... ¿Estás a régimen... El muchacho. -No. ¿Para qué... Y o soy naturalmente delgado, sin necesidad de abstinencias. S i no ceno l a mayoría de las noches, es; sencillamente, porque sigo el curso de l a gente. La muchacha. -Pero l a gente cena. ¡D i g o aquí me tienes a mí, sin ir más lejos, que tengo que marcharme a cenar... El muchacho. -Te contradices. Advierte que si te marchas mal pudiera tenerte aquí como aseguras. La, muchacha. -Es un modo de hablar. E l que te contradices realmente eres tú. T ú afirmas no cenar l a mayoría de. las noches por seguir el curso de l a gente. Explícate. Porque yo respondo de una mayoría que no se mete, desde luego, en l a cama, sin cenar. El muchacho. ¡Cualquiera diría que v i ves en otro planeta distinto del mío! ¿T ú no tomas el cock- tail? L A E S T A N C I A E N ESPAÑA D E L JALIFA D E NUESTRO PROTECTORADO MARROQUÍ V i s i t a del Jalifa al B a n c o de E s paña M a d r i d 26, 6 tarde. E l Jalifa visitó esta mañana las dependencias del Banco de E s paña, acompañado de su séquito y del gobernador, subgobemadores y consejeros del Banco. Los representantes de la Prensa tropezaron, para hacer la información, con las dificultades que opusieron algunos empleados del Banco. La muchacha. -No, gracias; soy abstemíá. El muchacho. -No era una invitación: me refería a un cock- tail i hipotético. E l cock- tail está de moda, esto. no ¿puedes- ignorarlo. Pues bien, actualmente, ticuaádoite i n vitan, no te invitan a- merendar, s i n o a tomar el cock- tail. La mucliacha. -Perfectamente. ¿Y qué... El muchacho. -Que ha variado í l a hora con el sistema. Aquella inglesaítaza de té de las cinco se ha transformado cn este vaso de M a r t i n i muy secpiVa lasísiete y media o las ocho de la tarde. La muchacha. -Sigo- sin compreader. El muchacho. -Pues está clárofcomo l a luz meridiana. A las ocho te sirven el cocktail con todas sus dcrivacionesfdefalmendrillas tostadas, canapés, patatas fritas. etcérera, etc Comprenderás q u c n p i t e s v a i i a invitar a las ocho para indicarte alrededor de las nueve l a conveniencia, desque- debes irte. La muchacha. -No veo por. qué. no. El mucliacko. -Sería demasiado V cómodo ipara l a dueña de l a casa. Demasiados cómodo y demasiado barato. U n a s almendrillas, un poco de vermouth... y ¡adiós, muy buenas... N o hija, n o una dueña- de- casa que conozca a sus clásicos no ignora que tel conducta desataría sobre ella toda la crítica de sus amistades. Cuando se acepta una moda hay que aceptarla con todas sus consecuencias. La muchacha. ¿Hasta con l a de l a pelmacería? El muchacho. -Hasta con l a pelmacería, como tú dices, del invitado- que se resiste a marchar. E l cock- tail de l a actualidad es un cock- tail historiado... La muchacha. Que no pasará á l a historia. El- muchacho -Pero historiado, de todos modos. Después de servido el cock- tail, y de bailado un poco, alrededor de las diez es cuando se abren las puertas del comedor... La muchacha. -Ya hemos venido a parar a la cena. El muchacho. -Pero no a l a aburrida cena familiar, con sus servilletas arrolladas dentro del servilletero. E s una cena de pie y delante de muchas fuentes donde elegir. La muchacha. -Vamos, sí; lo que se llama una cena fría. El muchacho. -O caliente. L a otra noche una bella dama cubana, sin i r más lejos, sirvió a sus invitados hasta arroz condimentado al modo habanero. La muchacha- ¡Toma, toma... Así. ya me explico te quedes sin cenar la mayoría de las noches. Como en m i casa, de todos modos, tengo que cenar, perdóname que te diga adiós... ¡Jesús, qué h o r r o r Las diez menos dos minutos... El miicha- cho. ¿Pero te marchas así... disparada... La muchacha. ¡Cómo quieres que me marche... El muchacho. -De otra manera; pausadamente, y con algo de feminidez. La muchacha- -Vamos, pasándote un dedito por la barbilla, ¿no... ¿Y l a familia... Y la servilleta con su servilletero... El muchacho. ¡Que esperen... Para aburrirte hasta que te crezca l a barba mujer, bien sabes que siempre estás a tiem- pq. -Gil de Escalante. 1 7 r E l Jalifa obsequia c o n u n b a n quete al G o b i e r n o A las dos y media de la tarde se ha celebrado en el hotel Ritz un banquete ofrecido por S. A I. el Jalifa al Gobierno, que asistió en pleno. También fueron invitados al banquete el secretario general de la República, D Rafael Sánchez G u e r r a los sub- Teléfonos de A B C Dirección... Redacción... Administración. Oficina: Calle Muño 2 de Lombardos. en Sevilla 32.679 3 a. i88 32.689 NOTTCTA N E C R O L O G 1 C- A- S D o n Carlos Regino Soler Alicante 26, 9 noche. H o y ha fallecido en su domicilio D Carlos Regino Soler, ilustre personalidad que ejerció diversos cargos, políticos en el antiguo régimen. E l cadáver ha sido trasladado a Castalia, su pueblo natal. Su muerte ha sido ¡muy sentida. Olivé 23.524 (antigua
 // Cambio Nodo4-Sevilla