Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 27 D E M A Y O DE; íg 32. EDICION D E A N D A L U C Í A -PAC SJ. 1 SEVILLA. TO AEROPUER- J DE EU- j TERMINAL ROPA H a b l a n Jos hechos Seguimos aquí perdidos en nuestras pugáas. banderizas de tipo cabileño, y entre tanto los acontecimientos se suceden con rapidez, marcando un. camino a seguir con tal claridad que bastarán algunos hechos recientes para poner en evidencia la oportunidad, milagrosamente intacta, de acometer la preparación del gran aeropuerto futuro, radicante en Sevilla. L o s diecinueve viaj s transtlánticos del C o n d e Zeppelin N o son una, ni cinco, ni diez, sino casi una veintena de travesías, de ellas seis el pasado otoño y ocho ahora mismo a fecha fija, con docenas de pasajeros de pago y correo y mercancías a bordo. Tres días, AlemaniaB r a s i l y tres días y medio a la inversa, o sea poco más de la cuarta parte de tiempo que usando la navegación marítima. E s a aeronave ha realizado doscientos cuarenta y dos viajes, cubriendo 430.000 kilómetros en 4.138 horas de vuelo... Y para enero próximo el colosal LrZ 129, de 200.000 metros cúbicos, hinchado de helio y con motores de aceite pesado- -ininflamable por tanto- capaz para 50 pasajeros, con baño, galería de paseo, salón de fumar y otras comodidades, comenzará sus viajes llevando ocho o diez mil kilos de correo y mercancías. Y pasará p o r Gibraltar como hoy el Conde de Zeppelin a menos de 200 kilómetros de Sevilla, siguiendo la ruta obligada... y sin hacer escala en ella por falta absoluta de elementos, no obstante el hecho formidable de que caso de partir de Alemania (Friedrichshafen está a 400 metros de altura sobre el nivel del mar) a dos tercios de carga y elevarse luego desde Sevilla- -a 18 metros sobre el Atlántico, y sin obstáculo alguno orográfico hasta el m a r- -a plena carga ya, podría transportar l a aeronave unas cuantas toneladas más, que significarían muchos miles de pesetas de aumento del rendimiento de cada viaje. Y no obstante, también l a alta conveniencia de recalar a la vuelta en nuestra ciudad, para dar descanso a los motores fatigados por tres días de funcionamiento y reponer combustible y. gas y hacer carga y descarga de pasajeros, correo y mercancías, enfrentándose así en mejores condiciones de seguridad con las crudezas del clima de la Europa central, hasta ganar de nuevo Friedrichsh afen. INDUSTRIA NACIONAL ÍY- BOW- -J L Á V E K D A D ES Q U E AQUÍ S E C O N S T R U Y E Y A D E T O D O! E N C H U F E S E l colosal dirigible yanki Akron lucha y vence a la tempestad Se trata de la mayor aeronave existente Üe 182.000 metros cúbicos, que en viaje de Atlántico a Pacífico, a través del continente americano, se encontró asaltada por una de esas espantosas tempestades, allí frecuentes- en esta época, de las que derriban árboles y paralizan el tráfico, v capeó el temporal como un buque que gana altar mar, para mejor defenderse de la borrasca. E l Akron se dejó llevar hasta el desierto de Texas y allí aguantó- muchas horas, hasta que los cielos se mostraron un poco clementes. H e cho éste, varias veces registrado, de enorme fuerza probatoria, ya que evidencia que un. dirigible sólido y bien tripulado puede defenderse de perturbaciones atmosféricas, que ningún airón sería, capaz de arrostrar con probabilidades de éxito. Pero, cuando quiso aterrizar en pleno huracán, no pudo lograrlo el dirigible norteamericano, circunstancia también favorabilísima a la tesis por nosotros sostenida con machaconería, que. fuera excesiva si la bondad de la causa no la disculpara: y es que la toma de contacto con tierra dé masas de 230 y 250 metros de longitud, como son los grandes rígidos, solamente debe realizarse en condiciones meteorológicas aue garanticen el éxito y la seguridad. Y esas condiciones, no las poseen permanentemente sino algunas comarcas en el mundo, donde iabran de levantarse- -cual ocurre en esta porción del Valle del Guadalquivir correspondiente a Sevilla- -los aeropuertos permanentes de dirigibles. Los seppelines pueden volar sin riesgo especial sobre océanos y desiertos, soportando vientos y temporales, pero sus bases- terminales deberán radicar en aquellos privilegiados oasis- -Sevilla el mejor- -de clima y meteorología bonancibles... Esta es l a voz incontestable de los hechos. s España subvenciona Sevilla recibe aeropuer- tos... pero calla y nada El C o n g r e s o Internacional de A v i a d o r e s Transatlánticos Voces de España se escuchan en está i m portantísima Asamblea de especialistas que va a preparar el terreno a los futuros, servicios transatlánticos. Y al tratarse de las ponencias que los ases mundiales, someterán a sus Gobiernos, Iglesias- -gloria nacional pura- -reivindicó para España el mérito de la propuesta de una línea regular transatlántica y la construcción del. aeródromo que la posibilicen. Y Jiménez- -otro piloto de enorme talla- -hizo notar que esas líneas habrían de pasar. por España... precisamente, coincidiendo con la escala del DO- X, vencedor del Atlántico (aunque no aeronave transatlántica todavía) en V i g o que, sino meteorológicamente, hállase geográficamente en situación terminal desde el punto de vista europeo. Prosiguen los hechos, nu es, su labor probatoria. E l aeropuerto de Barajas, cerca de M a drid, ha costado millones y de ellos, parte los han pagado, el Estado o sus órganos, sin que haya sido obstáculo que el aeropuerto ese, situado en plena meseta central, nunca pasará de ser escala, de grandes líneas intercontinentales. Valencia ha recibido subvenciones para su aeropuerto, y últimamente Málaga ha logrado que, a cargo del Estado, se compre en 175.000 pesetas una finca con desa t i n o a aeródromo. Y Barcelona y Alicante. Y ahora mismo, una comisión del Ayuntamiento de Sabadell ha visitado al Gobierno para ofrecer al ramo de Guerra terrenos por valor de un millón de pesetas, con destino a la base aérea del Ebro. Y nosotros, como si á Sevilla nada le fuera cün los viajes cronométricos del Conde Zeppelin, ni los proyectos del L- Z izg, ni las travesías del DO- X, ni el magno Congreso de Aviadores Transatlánticos... como si nada tuviéramos que pedir, en el concurso de voces que demandan ayuda para iniciar, dentro de España misma, el porve nir aeronáutico dft la nación... nosot- os, quietos, callados, herméticos, permanecemos a- jenos a todo este hervor sintomático, hundidos en el silencio indiferente de nuestros hermanos de más allá del Estrecho... en espera, acaso, de que l a inefable música del estampido de las bombas reivindicadoras nos despierten a tiempo de ver que otros lograron- ¡olí manes de Boabdil! -lo que nosotros no supimos defender... -Tomás de Martín Barha 4i tto, vizconde de Casa González. r
 // Cambio Nodo4-Sevilla