Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
por mujeres a lernaa que van estando en condiciones y transportados en bandejas de madera a los talleres de empaquetado, donde son seleccionados y clasificados por tamaños. Solamente se exportan aquellos f r u tos perfectos que no presentan ninguna mancha ni deformación, lestinándose el resto al consumo interior y a la alimentación del ganado. Respecto a la clasificación, los frutos de una misma caja no han de tener una diferencia mayor de dos milímetros en el diámetro. E l embalaje se hace de diferentes formas, la más corriente es en cajas de madera que contienen 7,5 kilogramos neto de fruta, y en las que se colocan los tomates en capas y protegidos por turba. Cuatro de estas ca- En la playa también es objeto de actividad y devenga muchos jornales el pintoresco traslado en botes y barquichnelos de los fardos que llevan a otros países la ofrenda de la tierra canaria. jas se unen por medio de listones, formando lo que se llama un atado También se embala en cestos con. virutilla muy íina o en pequeñas cajas de madera, conteniendo sólo cuatro o seis kilogramos de tomate muy selecto envuelto en papel de seda. P o r el personal del servicio agronómico y las Juntas inspectoras de frutos se ejerce una estrecha vigilancia, tanto en los talleres de empaquetado como en los muelles, a fin de evitar la salida de partidas en malas condiciones, que desacrediten la producción i n sular. L a exportación de tomates dura nueve meses, comenzando en el mes de octubre v terminando en el de- junio, aunque los i m puestos establecidos últimamente por el G o bierno inglés, y que comenzarán a regir. cada año a fines de mayo, harán reducir el período de exportación. Como ya hemos dicho, la mayor propor- Otra fase del cultivo, muy exigente en mano de obra, es el atado de las guias en las empalizadas, que así libran el fruto de magullamientos. Esta corre a cargo de campesinas. (Fotos Benítes. Los puertos de las islas Canarias son emporio de su riqueza. Durante nueve o dies meses retiran de ellos las naves muchísim- os bultos de que están abarrotados, embalajes de plátanos y remesas de tomates que garantizan trabajo y prosperidad a los isleños.