Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FUTBOL UNA CONVERSACIÓN CON E L SECRETARIO G E N E R A L D E L A FEDERACIÓN ESPAÑOLA H a regresado a l a capital el secretario general de l a Federación española, después de tomar parte como delegado en las reuniones de Estocolrao. L a Prensa extranjera nos había anticipado algunos acuerdos que, como siempre, no eran n i los más importantes, n i siquiera- -esto ya es m á s lógico- -aquellos que. gjudieran tener interés para los españoles. E r a pues, inevitable esta conversación con Cabot, que él ha aceptado con l a amabilidad proverbial: ¿V i a j e agradable? -M u y precipitado para que resulte de- masiado grato. L a s fiestas, los agasajos, los banquetes, han menudeado, tanto, que el tiempo dedicado a las deliberaciones d e l C o n greso no ha sido todo el que se precisaba, el que exigían las circunstancias internacio- nales y el propio desarrollo de los problemas, ¡que tiene planteados l a Fifa. ¿S u impresión global? -Poco satisfactoria. Pero... puntualicemos. E l Congreso tenía muchos graves asuntos que estudiar y resolver y poco tiempo rpara discutirlos y profundizar en ellos. E n estas circunstancias las discusiones se han llevado con precipitación, de tal modo, que algunas han sido guillotinadas para llegar a l a votación, que era urgente. Y o estimo que en un momento difícil en un Congreso que. es, por decirlo así, de transición entre el fútbol de ayer y el de mañana, los asun, tos hubieran debido madurarse más. A tal punto lo creo así, que tuve redactada una proposición, para la que contaba con el apoyo de H u g o Meisl y de Mauro, en l a que se concretaba que los acuerdos adoptados por e l Congreso tenían carácter de interinidad hasta la p r ó x i m a reunión internacional. A última hora, sin embargo, aun estando identificado, estos delegados estimaron que podría interpretarse l a propuesta en un sen tido de censura, y como en el ánimo de todos está que h a b r á que volver sobre casi todo l o tratado, opté por retirarla. -Entre los acuerdos figura el campeonato del mundo. ¿Cómo se resolvió? -E r a uno de los temas esenciales para l a F i f a y un punto que demuestra cómo l a crisis mundial ha repercutido en el deporte. Y a sabe usted que l a F i f a quiere que el campeonato sea además de un ingreso para el organismo internacional un concurso que no signifique sacrificios para las selecciones de los países que vayan a él. Pero si no hay sacrificio económico para los participantes (como cuando se enviaban los equipos a los Juegos Olímpicos) tiene que haberlos para la nación que organiza. E s decir, que se evita el esfuerzo de todos con perjuicio i n menso del que organiza. Y ¿qué país es el que en tales condiciones va a pechar con t a m a ñ o sacrificio económico, que la F i f a quiere, como es lógico, ver absolutamente garantido? N o siempre se encuentra un E s tado que, como en el caso del Uruguav, quiera ayudar a l a Federación nacional y nsiendo así, los momentos de crisis mundial no son los m á s favorables para lanzarse alegremente a semejante esfuerzo. 1 se anticipará o no. E n el caso de que Italia, organice el campeonato mundial sería allí la reunión, coincidiendo con el torneo. Pero para darle idea de esa crisis mundial que hasta alcanza al fútbol, le diré que hasta ahora siempre tuvieron los Congresos nu- -merosas solicitudes de países que se disputaban el honor de recibir a los congresistas del fútbol. Pues bien, ahora, n i una sola solicitud. E n l a última reunión, M Seidrayers, el delegado belga, dándose cuenta de ello, ofreció J a ciudad de Bruselas para punto de cita de l a F i f a en su próximo Congreso, y fué aceptada la invitación con el testimonio de protocolaria gratitud. Caso de reunirse algún Congreso extraordinario sería, por tanto, en l a capital belga. ¿Cómo no se ha tenido en cuenta. s i- quiera a E s p a ñ a en su nuevo Comité directivo de l a Fifa? PEREGRÍNA 090 Ü A DUBLSN Visita Londres y París. Presidida Sr. Obispo Madrid. Detalles: Pi Mar- gall, 12, Madrid. La m d del peinado oa Las elegantes de París han lanzado este último modelo de peinado que ofrezco a mis lectoras. Todo el pelo hacia la cara, que, medio oculta por graciosos y grandes rizos, produce un efecto misterioso y fascinador. Es indispensable el pelo rubio o castaño claro, pues el cabello obscuro sobre la cara endurece las facciones y aumenta la edad. Usted puede dar maravillosos tonos claros a sus cabellos con Camomila lútea, que hallará en perfumerías y droguerías. No es tinte ni mancha nada. Aclara poco a poco, en forma que puede quedar castaño claro, caoba o rubio pálido, a gusto de cada una. B l modo de conseguir esos lindos tonos que tanto rejuvenecen se- describe en el folleto de la Camomila, que mandaré gratis a quien lo pida a INTEA, Apartado 82, Santander. AURISTEDA. -Este criterio de l a Fifa, ¿podrá ser rectificado? -Evidentemente, pero de momento habrá que adaptarse a él, y lo h a r á n encantados muchos países. S i n embargo, se volverá sobre l a cuestión, y yo creo que se rectificará de un modo lógico. L o que sucede es que no sé si el Consejo, que. debe ser cada dos años, LEA USTED HUAICO X NEGRO es la mejor de las revistas -Esta es una pregunta muy difícil j dacontestar. Y o creo que nosotros no hace- mos l a vida internacional q ie nos ccrrespón de, y, por tanto, sufrimos un poco l a s con- j secuencias del aislamiento. Los: partidos- internacionales no se organizan con esa anti- j cipación que. en los demás países y natural- mente, tenemos que jugar... con quién se puede. Tampoco. la asistencia a los Congre- sos es ardua, de tal modo que yo puedo revelarle u n hecho que Hasta ahora fué secreto y que... pero no sé si debo... -D i g a dígame Cabot. N o tema- una- indiscreción... -Pues, no. N o me resuelvo a decírselo, porque tal vez fuera poco delicado. Pero, en cambio, sí le h a r é partícipe de una esperanzao p t i m i s t a C r e o que en l a p r ó x i m a ocasión) la Federación española tendrá el puesto que le corresponde en esa directiva internacio- nal. Este es, en fin de cuentas un asunto político, de ip lítica futbolística. Pero polí, tica, al fin. -I Algún acuerdo sobre partidos interna -dónales? -Mientras 3 a Asamblea no- nos d é m á s ¡trecha y libertad de movimientos, no se puétr de hacer m á s de lo que se hace, y no es sin. compromiso de n i n g ú n género, por supuesto. A pesar de ellp yo he tratado algo, poco. E n principio- nosotros tenemos l a devolución 4 l a visita a Yugoeslavia, un casi seguro- partido contra, Francia y negociaciones con Austria, equipo que es uno de los que m á s nos- interesan por su hegemonía en l a Europa central. L o s austríacos, sin embargo, lo supeditan todo a su partido contra Inglaterra- en Londres, que ha llegado a apasionar a l país. Después tal vez pueda concertarse, y con ello nosotros ganaríamos, puesto que podría establecerse nueva relación de valores, teniendo presen te el resultado que los austríacos hubiesen hecho contra los ingleses. i H a b í a varias candidaturas, pero a l a hora de discutir el tema sólo quedaron dos p a í s e s Suecia e Italia. L o s suecos, después de un cambio de impresiones para darse cuenta del costoso proyecto financiero, retiraron l a candidatura de su país. Y Mauro, en representación de Italia, no atreviéndose a aceptarlo de un modo definitivo, pidió un plazo de dos meses para contestar categóricamente. -Y si Italia, en ese plazo, rechaza l a organización, ¿no podría E s p a ñ a solicitarlo- -S i Italia devuelve l a organización, yo supongo que l a F i f a se l a entregaría al país que lo solicitara y diera las garantías que se exigen. ¿Pero podríamos hacer nosotros l o que otros pueblos más prósperos se sienten incapaces de afrontar? M i impresión, conociendo el presupuesto, es, desde luego, pesimista; y pienso que si la Fifa se encontrara sin país a donde llevar el próximo campeonato mundial, es lo probable que convocara un Congreso extraordinario para modificar el reglamento de la competición y decidir. H a y además, otro aspecto de l a cuestión: Algunos dele- gados opinan- -yo creo todo lo contrario- -que el nuevo reglamento de los Juegos Olímpicos permite incorporar otra vez el fútbol a los célebres torneos cuatrienales. Cíaro que esto es nada m á s que una impresión ante las dificultades económicas que suscita el campeonato mundial. ¿C ó m o ha quedado l a cuestión de los amatcurs? -A este punto era a uno de los que yo me referia antes al decirle que todo lo que se ha hecho tiene carácter de interinidad, cuando no de paso a t r á s Depende esta regresión, esta incertidumbre, de l a situación tan distinta de los países afiliados a la Fifa, 1 1 1 e