Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 29 DE MAYO D E 1932. N U M E R O EXTR 1O.20 CÉNTS. REDACCIÓN: PRADO DIARIO DO. ILUSTRA- A Ñ O V 1 GE 9.157 SEVIMLA S 1 MOOCTAVO NUMERO D E S A N S E B A S T I A N S U S C R I P C I O N E S Y A N U N C I O S MUffOZ O M V E C E R C A N A A T E T U A N E L PROYECTO D E E S T A T U T O CATALÁN A N T E L A OPINIÓN N A C I O N A L Y SU DISCUSIÓN E N E L PARLAMENTO Varios diputados agrarios acuerdan presentar una proposición incidental a la Cámara pidiendo que el Estatuto no sea examinado sin que antes se constituya el Tribunal de Garantías. La Asociación de Agricultores de España, en un vibrante y documentado escrito, analiza los antecedentes del problema y el régimen de privilegio de la economía catalana. Otras informaciones. E l problema ante l a C á mara Una proposición incidental Varios diputados agrarios que ayer se hallaban en l a Cámara comentaron el discurso de jefe del Gobierno y lo consideraron de una importancia grandísima para el porvenir político de España. Decían que el proceso de desintegración nacional quedó iniciad en l a concepción que tiene del nueyo estado el S r Azaña. A propuesta del S r Royo Villanova acordarán firmar una proposición incidental, qtts será presentada en el primer día de discusión del Estatuto, pidiendo que éste n i se examine n i se apruebe, sin que antes quede constituido el Tribunal de Garantías Constitucionales. Creen dichos diputados que mucha de las afirmaciones del Sr. Azáña van contra los preceptos de l a Constitución o, por lo menos, no se ajustan a l a misma, y consideran que el único órgano capacitado para restablecer l a pureza constitucional es el Tribunal de Garantías, del que no se ha hablado Hasta ahora. U n escrito de Ja A s o c i a ción de Agricultores Actitud obligada y aspectos de la cuestión que l a vida moderna impone, para hacer de esta formidable masa social una gran consumidora de productos industriales, y una i n dustria despierta y perfeccionada, en estrecha relación con aquélla, para que a su vez obtenga, consuma y transforme los productos, de la agricultura. Domina Ja creencia de que el dictamen será retirado Circuló ayer con mucha insistencia l a noticia de que el dictamen de l a Comisión sobre el Estatuto de Cataluña, será retirado con el fin de que l a misma Comisión 3o. modifique para acoplarlo a las sugerencias que hizo el S r Azaña en su discurso. E l rumc r no pudo ser comprobado, pero es indudable que hay disparidad manifiesta entre diversos puntos del dictamen y las propuestas del presidente del Consejo, Hasta ahora continúa sin alteración el plan parlamentario Preguntamos ayer al presidente de las Cortes s i se alteraría el plan parlamentario en lo que se relaciona con el examen alternativo de los proyectos de reforma agraria y Estatuto. -Tuve noticias- -nos contestó el señor Besteiro- -de un propósito del S r M a u r a en ese sentido. S i n embargo, la propuesta no se rae ha hecho ni en el salón de sesiones n i particularmente; de modo que el martes y el miércoles discutiremos l a reforma agraria y el jueves y el viernes el Estatuto d e C a taluña. Hubiera preferido esta Asociación no pronunciarse en asunto que ha motivado un desbordamiento de aspiraciones y sentimientos contrapuestos, mas sinceros y extensos, a nuestro entender, por parte de quienes, justamente anteponen a toda otra consideración la del mantenimiento de la unidad nacional, en bien de España y dé la propia región catalana, confiando en que, a 4 a postre, se i m pondrían la sensatez y l a cordura a ciertas exaltaciones, dentro siempre del Estado español, único e indivisible; pero, visto ya el giro que toma la tramitación de este que cabe calificar de extraordinario pleito, y que, a decir verdad, no nos sorprende, y que tamben, ante el estado de opinión del país, i n cumpliría esta entidad elementales deberes dé defensa de los. grandes intereses agrícolas, que representa, y; por encima de todo, de los intereses generales de l a nación, si no exteriorizase su sentir de una manera clara, consciente de su responsabilidad en estas horas, quizás decisivas para el porvenir de l a patria. Las cuestiones que plantea el Estatuto de Cataluña son de tan general trascendencia, que pueden marcar un momento histórico definitivo oara l a vida económica del pais, ya que su raigambre se extiende por todos los ámbitos nacionales, y de modo singular por el solar castellano. Debátense dos aspectos que conviene analizar con independencia: el uno afecta a l a economía, y el otro íntegramente al sentimiento. E n el primero es un asunto nacional y en este plano podemos y debemos examinarlo, siendo, además, el que de modo más característico atañe a las preocupaciones de esta Asociación, y por ello hemos de dedicarle atención preferente, convencidos de que sus derivaciones llegan a las entrañas mismas de la economía española. N o puede, no debe ser ésta, sino un conjunto armónico, en el que no resulten clases productoras dominantes y otras económicamente dominadas, pues lá existencia de opresores y oprimidos motiva el desequilibrio y debilita l a vitalidadde todo el sistema. Esta armonía es l a que puede conducir al buen resultado para España, como nación y como Estado. Y esta relación armónica ha de componerse de dos fuertes columnas: una agricultura robusta, poderosa, orientada en todo lo Régi jimen de privilegio Pues bien: en general, l a industria de Cataluña ha vivido en un régimen de privilegio, en relación con el resto de España, con excepción de las provincias Vascongadas, y eilo, desde tiempos lejanos, régimen agravado en estos últimos años por los Gobiernos, que se han sucedido, sin distinción de matices, lo mismo de l a Monarquía, de l a Dictadura, que de la República; de igual modo que, aunque en contrario sentido, ha habido una continuidad en el desacierto en lo referente a ¡a agricultura, bastando recordar, que cuando se intentó regular el abasto de artículos y elementos indispensables para la vida, se incluyeron justamente la luz, el vestido, el calzado, y en efecto, n i uno sólo de éstos sufrió l a menor limitación, y en cambio I03 productos agrícolas fueron objeto; de tasas, incautaciones, supresión, rebaja o devolución de los derechos arancelarios de sus concurrentes. Veamos, por ejemplo, qué se hizo con el algodón. Se implantó su cultivo en España con fuertes primas, a petición de los catalanes. Nunca fuimos partidarios, de estos p r i vilegios, bastando para que pudiera cultivarse que el arancel estuviese en armonía con las demás partidas. Coincidió tal empeño con l a reducción del área de cultivo en otros países, avisados por l a baja mundial del producto. Nada de esto detuvo a quienes lo tramaron, y el arma arancelaria fué esgrimida. ¿Cómo? Protegiendo el algodón producido en España con 1,79 peseta para el capital y el trabajo agrícola y ¡1 1 2 5 0 y 7,50! pesetas para los que lo hilan. Así ocurre siempre cuando se distribuye l a justicia económica en España entre l a industria y l a agricultura. Años desipués y ante l a subida del algodón y el plan de Norteamérica de exportar tejidos, acudió l a industria hilandera al l a brador español, incitándole a cultivar el a l godón, que le era tan necesario. Últimamente, un, mes antes de advenir lá República, los algodoneros andaluces solicitaron el aumento de arancel. Se levantó una gran polvareda. Se telegrafió profusamente- a los Poderes públicos por las sociedades económicas de Cataluña y se negó lo que los agricultores pedían, alegando qtte eso no lo podían hacer más. que las Cortea
 // Cambio Nodo4-Sevilla