Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 29 D E M A Y O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G ig. un 23 por ciento lo consume l a propia región o lo exporta al extranjero. Esa enorme clientela nacional sólo pide un trato de equiparación que la permita tener algo más para aumentar sus compras, para dar más dinero a quienes, por exagerar los términos de su protección, asfixian los negocios de sus consumidores. Con estas consideraciones, muy brevemente expuestas, deseamos tan sólo hacer resaltar por una parte, la ligazón estrecha. de la producción catalana con l a economía general del país, y en especial con la. agrícola; P r o s p e r i d a d alcanzada p o r la i n- de otro lado, la necesidad de examinar con dustria de Cataluña. Cooperación máxima imparcialidad el régimen de p r i v i legio económico que goza la producción i n de toda España dustrial española antes de llegar a conciertos que aún agraven l a situación que padece l a L a agricultura española aceptó en un prinproducción agrícola. cipio su sacrificio, en aras del fomento de la industria, deseosa de que l a nación proveyera L a Asociación dé Agricultores de España en un grado de decoro fabril proporcionado, desea, en suma, que antes de envolver en un cuando menos a sus propias necesidades. Y concierto con. Cataluña cuestiones de muy ese sacrificio repercutió en sus ventajas allí diversa índole, pero que pueden dar por redonde las condiciones geográficas, culturales sultado la agravación del mal. que hoy pay sociales favorecieron la concentración d e l dece la producción agrícola, se revise- l a s i complejo organismo industrial, solicitado por tuación económica de ésta en lo que resulla economía del conjunto nacional; en s u ta afectada por la protección a las industrias mayor parte no hay para qué decir que fué de. Cataluña, para llegar a bases dejusta reen Cataluña. paración, con independencia absoluta de Cataluña hizo buen uso del sacrificio rencuánto concierne a motivos sentimentales. dido en favor de su actividad manufacturera. Se enriqueció y alcanzó una producción Las economías n o son republicaindustrial representativa del 75 por 100 de nas ni monárquicas la total española. P a r a llegar a ese estado de florecimiento Cuando se, impugnan ciertas aspiraciones, hubieron de concertarse con fortuna las cirse habla de si obedece a campañas monárcunstancias de inteligencia y laboriosidad quicas, y nosotros decimos que la economía no es monárquica ni republicana, y no puede que adornan a los catalanes y aquellas otras tener estos matices. de protección, ayuda y sacrificio del resto del país, que sin regateos se otorgaron. Fué Unos ejemplos, circunscribiéndonos al proCataluña (y también Vizcaya) hermano desblema fundamental que inspira este docutacado, sobre el que se volcaron todas las. mento, lo comprueban: posibilidades de la familia, con l a esperanza Y a en tiempos se manifestó la protección fundada de que su encumbramiento cubriría para la industria del algodón, pues Felipe V estimando perjudicial a sus Reinos ¡a introde honor a l a nación entera, que nunca quiso pensar en que l a vanidad de una prepon- ducción de los tejidos de algodón y. de los lienzos pintados, ya fuesen fabricados en derancia conquistada con el esfuerzo de los A s i a o en América, o imitados o contracatalanes, pero con la aportación y la ayuda hechos en Europa, los prohibió en absoluto. de los demás españoles, pudiera convertirse en desdén y menosprecio para las regiones Carlos I I I explicó l a célebre pragmática coadyuvantes. con fuerza de ley, como si lo hubiese hecho y publicado en Cortes, por l a que prohibió rigurosamente, no sólo l a entrada de todo L o que Cataluña vende al resto género de algodón o con mezcla que fuese de España de fabricación extranjera, sino que ninguna Hace algunos años, persona tan destacada como D Francisco A Sedó, ex presidente del Fomento del Trabajo Nacional de B a r celona, y de su Cámara de Industria, dijo Tratamiento insuperable para reumáticos, en una notable conferencia, refiriéndose a obesos, luéticos; del 1. de abril al 30 de Cataluña: junio. Todo confort Clima ideal. Nuestra industria, cuya productividad a l canza a unos 1.700 millones de pesetas, de los 30.000 que suma el conjunto de España, tiene un campo primordial de consumo en las demás provincias, excediendo de 1.300 millones el valor de los productos en ellas colocados. Resulta por lo tanto que cerca de un 77 por 100 de la producción industrial caíalace lo adquiere el resto de España, y sólo hace poco, en que ya marchan, al parecer unidas en el disfrute de concesiones y bonificaciones arancelarias, que han representado para el Tesoro u n menor ingreso de más de cien millones de pesetas y a l a agricultura el encontrarse en un estado de postración que fatalmente tiene que repercutir en toda la economía nacional, como está repercutiendo, en daño de la propia i n dustria catalana, que tiene en ella su mejor cliente. E l S r Marracó, actual presidente de l a comisión de Hacienda de las Cortes Constituyentes, suscribió en El Pensamiento Económico Aragonés (Zaragoza, 1915) lo que sigue: A h í están las dos economías: una, la nacional, la que dios riqueza, es el corcho y el vino, y las almendras, y las avellanas, y el trigo, y el cáñamo, y el azúcar, y los minerales, y los ganados; de otro lo que afirma riqueza, es comprar algodón, carbón y maquinaria a los ingleses, convertirlos en telas y venderlas a los españoles con el sobreprecio que queramos para ganar mucho d i nero. H a y oposición entre las dos economías, i pero quién dudará de que la primera es la fundamental y la que conviene proteger? pilll! ilIi! l! l! IH! II! lll! lll! IM (El C o n c u r s o de l a s 1.000 p e s e t a s I I I H INTERESA A TODOS CONOCER LAS BASES D E E S T E CONCURSO A L C O N C U R S O D E L A S 1.000 P E S E T A S P U E D E N A C U D I R T O D O S SIN G A S T O NI E S F U E R Z O ¡yéase hoy el número de j BLANCO Y NEGRO I l! t! l! Jll! ll ¡n persona de cualquier estado o condición que fuere pudiera usarlo en sus ve stijdos n i adornos, bajo multa de decomiso, y demás penas que correspondiesen, según el exceso, concediendo, respectivamente, los términos que estimaren competentes; pero muy cortos, así para el despacho o extracción de las existencias introducidas en virtud del anterior permiso, como para el consumo de las que estuviesen empleadas en usos particulares. Son del Sr. Besteiro las siguientes palabras, pronunciadas en las últimas Cortes de la Monarquía, dirigiéndose a l a minoría regionalista: S i algo pueden influir estas consideraciones que yo hago sobre el carácter que tiene el problema económico y social en B a r celona, ¿creen sus señorías que en ese estancamiento, en esa falta de evolución de la industria de Barcelona, no tienen sus señorías parte de culpa? Vamos a verlo. ¿E s que sus señorías se han propuesto, para beneficio de Cataluña, el problema de su desarrollo industrial en su totalidad? Cuando han venido aquí pidiendo autonomía, ¿no han transigido con los Gobiernos, a cambio de condiciones arancelarias para una protección injusta e indebida? La Ven de Catalunya, con motivo del Real decreto de la Mancomunidad catalana, saludaba al Rey de Esnaña con el doble título de Alfonso X I I I de Castilla y Alfonso V I I de la gran corona catalana- aragonesa. El Estatuto, ¿sería una fórmula definitiva? BALNEARIO DE ARCMENMurcia Se nos pudiera, decir que en este escrito no nos referimos al Estatuto que actualmente se discute en las Cortes Constituyentes, que no se le analiza en su articulado. Y nosotros replicamos: Pero ese Estatuto, tal como se ha presentado a las Cortes y aun aceptando el voto particular de los señores X i r a u y L l u h i ¿es el término definitivo del problema catalán, problema que, según dijo una vez Cambó, si. no existiera en l a política española sería despreciable esta política? Nosotros, si escribimos con el pleno convencimiento a que nos obliga el momento histórico de nuestra Patria, diremos que no. Y en seguida, en apoyo de esta negación, transcribimos algo, muy poco, de lo que han dicho o escrito personalidades muy representativas, quizá las más representativas que p u diéramos citar. Somos separatistas, pero solamente en el terreno filosófico. Sostenemos el derecho de separatismo; lo que hay es, que en el momento histórico actual no nos parece conveniente. (Prat de la Riva. E n el número del día primero de mayo de 1916 de l a Veu de Catalunya: L a aspiración de Cataluña M I E N T R A S NOS DEJEN A C T U A R DENTRO D E E S P A Ñ A sería encontrar aquella compe- tcncia de las nacionalidades germanas, disputándose- -como decía Cambó- -la hegemonía en el Imperio. E n el número del 2 de mayo de 1916, de Lo Ven de Catalunya:
 // Cambio Nodo4-Sevilla