Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 29 D E M A Y O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 29. AYER SE REGISTRARON EN SEVILLA VARIOS ACTOS D E D E L I N C U E N C I A R E L A CIONADOS CON E L PLAN D E AGITACIÓN. L A H U E L G A S I G U E SIN A VLBIENTE E N L A CLASE TRABAJADORA Un obrero de la limpieza agredido y un carrero de hortalizas muerto de dos tiros. Manifestaciones del señor Sol. En la ciudad se reforzó la vigilancia. Atraco a mano armada. Agresión a un acuartelamiento de los guardias de Asalto. Detenidos en Utrera. Informaciones del plan terrorista en varias provincias de España. Estos asesinos- -continué) -a sueldo son toS que ejecutan atentados a traición contra los agentes de la autoridad en las huelgas revolucionarias, y lo mismo se comprometen previa remuneración en metálico a realizar el absurdo proyecto del fracasadb complot terrorista. E s frecuente y legítimo que al detener al algunos de estos que se sabe van armados, perfectamente, los agentes no se dejen m a tar impunemente, y también, cuando hace falta se sacan áz la cárcel a estos presos para practicar diligencias que, por suerte, dan resultado eficiente, como el que ha podida apreciar l a opinión. Prueba de esto es l a enorme cantidad- de bombas, dinamita, t r i lita, municiones y armas cosechadas. Y estos elementos no estaban destinados a hacer, el bien de sus semejantes, precisamente. H a g o estas manifestaciones- -prosiguió e l gobernador- -porque existen 600 procesados, todos complicados por los sucesos de los días; 1 y 20 del corriente y en el pasado complot. Un carrero de hortalizas muerto de dos tiros A y e r mañana, bien temprano, ha tenido lugar, en un sitio céntrico de I capital un crimen de carácter social, que pone al descubierto la virulencia de. la- lucha social en nuestra ciudad. A las ocho de l a m a ñ a n a sé hallaba con un carro de la huerta de E l Peligro, en l a plaza del Pozo Santo, Juan Presa Huerga, de treinta y tres años, natural de Zamora, casado y que prestaba sus servicios en l a huerta de E l Peligro, que está cerca de Miraflores. H a b í a t r a í d o de madrugada hortalizas al industrial de l a E n c a r n a c i ó n Antonio Ceniza, que se encuentra en l a actualidad boicoteado. Y de regreso se disponía a llevar alguna basura para la huerta. Cuando se encontraba subido en una escalera de mano, le salieron dos individuos, uno por cada lado, que le dispararon a un tiempo, echando después a correr en direcciones opuestas. Juan cayó pesadamente al suelo, muriendo á poco de recibir los balazos. a El Juzgado actúa M u y poco después de ocurrido el grave suceso, se personó en el lugar del mismo el juez de guardia, D J o s é Esquivias; secretar i o S r Rodríguez, y oficial, Sr. Requena, ¡quienes comenzaron a practicar diligencias, E l primero que reconoció el cadáver fué I J o a q u í n Rivero Ponce, de treinta y cuatro años, dueño de l a hacienda San J a cinto. Declaró el dueño del establecimiento de comestibles, y bebidas de l a plaza del Pozo Santo, D Celestino Martínez Rueda, que vio a los pistoleros. Se fijó preferentemente en uno de ellos, que vestía azul mecánico y huyó por l a callé Amparo. L o s dos eran muy j ó yenes. Parece que también vio a los pistoleros el encargado de una ferretería de la Cerraj e r í a que enfermó de l a impresión. en los parajes inmediatos a aquél donde ha ocurrido el lamentable, suceso. A l paso de una leyenda Claman los habitantes de las calles inmediatas a l a citada plaza, por el abandono en E s obligado salir al paso de esa leyenda que se les tiene, y manifiestan su creencia desacreditada que. están forjando sobre los de que si se les hubiese atendido oportunadetenidos en masa y malos tratos, porque es mente, se hubiera evitado lo ocurrido. muy cómodo salir con estas lamentaciones, Terminan nuestros comunicantes solicitan- los mismos que en la sombra preparan estos do medidas de Policía contra l a gente mamovimientos revolucionarios a base del ase- leante que al Pozo Santo acuden, y vigilansinato a los guardias de A s a l t o y a l a Guar cia ¿a para que se acaben los escándalos dia civil, provocar l a sublevación de sóidatan frecuentes en. aquellos lugares. dos, etc. -etc. y que no da por resultado m á s que producir desgracias a muchos obreros, Un obrero de la limpieza agre- unos presos y otros cesantes, en luchas que nada tienen que ver con las reivindicaciones dido económicas, porque van sólo contra el r é A y e r a las once de l a mañana, trabajando gimen, cuyas, pruebas obran en poder del en la limpieza publica el obrero Juan CintaGobierno y lo saben muy bien los dirigentes. do Santos, que habita en el n ú m e r o 103 de l a Y es lamentable que esto encuentre. eco en calle Pajes del Corro, se le acercaron dos i n algunas personas de representación popular; dividuos, uno de los cuales le dio un golpe que reciben informes falsos. con una navaja que empuñaba. Juan fué llevado inmediatamente a l a casa A Jos obreros de socorro de Triana, donde fué asistido por el médico S r Barroso y practicante señor V a n dirigidas estas explicaciones- -agregó Parra de una herida incisa punzada en el tel- Sr. Sol- -para que sepan los obreros l a séptimo espacio intercostal izquierdo del. dormaniobra de que son objeto, y aconsejarles so, no penetrante al parecer. Juan, que es Uno no abandonen los servicios públicos, pues de los huelguistas del servicio que han reel Gobierno no está dispuesto a consentir m á s ingresado recientemente, manifestó que no perturbaciones, y luego que no se lamenten conocía a sus agresores. Estos, que eran bassi se encuentran sin trabajo, ya que los hetante jóvenes, una. vez cometido el delito, se chos acaecidos debieran ser suficientes para dieron a l a fuga, sin ser detenidos. hacerles ver la maniobra en que están envueltos. Y o hago esta advertencia leal. Ellos ve- r á n s i l a recogen. Manifestaciones del bernador civil go- Manifestaciones del alcalde E l alcalde, Sr. L a Bandera, hizo ayer á los periodistas las siguientes manifestaciones Normalizados los servicios municipales en su totalidad, tengo que hacer mención de las infames coacciones que gentes desalmadas realizaron en el día de hoy, para i m ponerse por el terror. U n a de ellas ha costado l a vida a un pobre trabajador, que ha sido vilmente asesinado cuando cargaba basuras en una carreta particular. Otra ha sido acompañada de agresión por l a espalda a un obrero municipal, que resultó herido de una puñalada. N o quiero hacer comentarios; la verdadera ciudadanía sevillana sabrá hacerlos y condenará con l a mayor energía a quienes fuera de la razón, del derecho y de la ley pretenden imponerse acudiendo a tan execrables procedimientos. La huelga en Jos pueblos A 1 recibirnos ayer el gobernador civil, nos dijo que en l a provincia se siguen realizando las operaciones de siega con normalidad, salvo en aquellos cinco pueblos ya conocidos donde hay huelga, aunque trabajan bastantes. Estos cinco pueblos son: Utrera, Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas, Morón y A z nalcázar, -Puede asegurarse- -añadió el Sr. S o l- -que para el d í a primero estará ultimada l a siega de cebada en l a provincia. E l lunes d a r á una nota de los técnicos, aprobada por el ministro de l a Gobernación, dictando nuevas instrucciones, para que no haya dudas en la aplicación de la célebre base cuarta del. trabajo. Las heridas Juan Presa tenía dos heridas. U n a en la cabeza, mortal de necesidad, con salida por el occipital, y otra, en l a mano derecha. Juan tenía en Sevilla dos hermanos y un cuñado, empleados en una vaquería de l a Europa. La falta de vigilancia en el Pozo Santo L o s vecinos del Pozo Santo y calles adyacentes nos han remitido un escrito, en el que recuerdan las continuadas quejas que han producido sobre la falta ele vigilancia Los atentados de ayer Refiriéndose el Sr. Sol a los atentados sociales que hubo ayter, dijo que por l a mañana había sido vilmente asesinado un modestísimo industrial que conducía un carro de su propiedad y. los pistoleros lo tomaron por obrero de l a limpieza Se refuerza la vigilancia Anoche se notó, por las calles de l a ciudad más vigilancia que en días anteriores fuerzas del E j é r c i t o patrullaban por las afueras. Los guardias de. Asalto nrestaban servici con tercerolas.
 // Cambio Nodo4-Sevilla