Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
K B C. J U E V E S z DE J U N I O D E i- 932. E D I C I Ó N D E Á N D A Í- U C I A P A a zX los datos que juzgó necesarios creyó hallar la Comisión una fórmula y redactó un dictamen que; es desconocido, porque no fué estudiado. Muerto está, pero no tanto que no tenga el orador que lamentar una causa contradictoria: el dictamen murió, porque el Gobierno, con la excepción del ministro de la Guerra, que se mostró partidario de implantar aquella reforma por decreto, fué. contrario a esta resolución. Aquel dictamen- -dice- -tuvo la desgracia de sobrevivirse, y muchos de sus preceptos han sido recogidos en el actual. No obstante haber fracasado, renace para nutrir de substancia el proyecto que se discute. Esto no puede ser. A aquel dictamen sucedió un proyecto de Gobierno, leído por el entonces presidente del Consejo. L a única modificación sustancial que en él se encontraba se refería al impuesto del tipo de indemnización que se elevaba, bastante sobre el anterior. Después ha venido el proyecto actual, que suscita reparos de carácter general que tienen gravedad. Declara que una ley que afirma que va a ser aplicada a todo el territorio nacional está diciendo que no puede ser viable, pues comprende en los mismos preceptos a toda la enorme diversidad de las comarcas y regiones españolas. En. esta reforma- -prosigue- -se. ha destruido todo lo que de más nervio había ido abriendo camino para llegar a ella. Habla de la expropiación que se. propone de tierras que excedan de determinada extensión, y dice que en realidad lo que hace el proyecto es impedir que cada finca pase de determinada extensión. Sé va contra la finca grande, aunquehay quien diga que ésta es precisamente la indicada para los grandes cultivos industrializados. Yo digo que el problema no está ahí. En el dictamen antiguo no se combatía la finca por ser grande; se planteaba la cuestión preguntando si era admisible que en un solo propietario se acumulen demasiadas hectáreas, ya fuera en una sola o en varias fincas. E l proyecto actual no impide esto último, y permite que un propietario tenga fincas distribuidas en. gran número en todos los puntos de España. EÍ antiguo proyecto proponía un gravamen fiscal sobre la posesión desproporcionada de grandes superficies, para atender a las necesidades del fin común. Desfiende está política, que ha sido desligada completamente del actual proyecto ministerial. Se combatía el antiguo proyecto, invocando la injusticia que representaba aquel proceder contra los terratenientes con diferencias de la abstención del Estado respecto, a la otra clase de riqueza. Esto- -diceno es argumento; porque la concentración de la tierra en una mano es un daño para la economía general del país, y tal cosa no ocurre en otros casos de producciones formidables que benefician a dicha economía. Dice que, al permitirse que una sola mano siga en la posesión de una gran propiedad rústica, no comprende cuál es la finalidad y la virtualidad de esta reforma. Y. añade: O el proyecto hoy dictaminado mantiene en posición de impedir determinada extensión de cada finca, pero tolerando la posesión de mucha propiedad en una sola mano, o, por el contrario, acepta el principio del dictamen anterior. Cree que la solución es gravar la renta progresivamente en tanto pase de cierto límite. Cree que no se puede permitir que continúe la propiedad en pocas manos acarreando el paro obrero, porque en tales grandes extensiones de terreno sólo se tiende por virtud de una ley económica, a obtener de una sola vez una gran cosecha, en vez dé proceder a su cultivo intervenido y científico. 1 v Hay que evitar que impere la teoría de p ¡e se quite Juan para que se ponga Pedro. Todo debe ir encaminado a que e l h i j o del cultivador de hoy, que no sigue cultivando la tierra, pueda tenerla mañana como suya. L a única propiedad sagrada es. la sagrada propiedad del trabajo. Las otras no deben aceptarse como tales. (Ocupa la presidencia el Sr. Gómez Parátcha. E l Sr. A R A N D A se levanta, y hace observar al orador que lleva invertido mucho más de la media hora acordada para las intervenciones. E l Sr. A R A G A Y Si canso a la Cámara, ¡trie siento. E l Sr. A R A N D A No, a la Cámara, no; pero aquéllo es lo acordado. E l P R E S I D E N T E (Sr. Gómez Paratcha) entiende que los individuos de la Comisión, como se levantan para contestar a varios oradores y a sentar la orientación del proyecto, están dispensados de tal limitación. E l Sr. A R A G A Y explica ampliamente la función de la rabassa moría, y dice que el propietario dueño de grandes tierras quiere darse vida de gran señor en el Paseo de Gracia, y que si los rabassaires lograron en algún caso pequeños ahorros, ha sido a costa de su trabajo. (Aplausos. E l Sr. SBERT manifiesta que uno de los temas más importantes del proyecto es el Instituto Agrario, sobre. el cual ha presentado varias enmiendas, que defenderá oportunamente. Se opone al sistema de parcelación, que es contrario al colectivista. Combate el proyecto por demasiado moderado. E l Sr. C A N A L E S socialista, de la Comisión, contesta a los discursos últimamente pronunciados, y dice que ninguno de los alto? filósofos y juristas que han combatido el proyecto lo han hecho desde el punto de vista de Ja propiedad y no del agro, y el orador entiende que lo que hay que. hacer es dar mucha tierra. Habla de los orígenes de la propiedad, y se refiere a. los señoríos nacidos de concesiones de los Monarcas. Sobre esta cuestión de los orígenes de la propiedad se extiende, el orador en términos 3,13. r m 3.111 es E l Sr. PÉREZ. M A D R I G A L ¡Qué latifundio! (Grandes risas. E l Sr. C A Ñ A L E S L o que yo digo es lo mismo que dijo Costa. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L Pero no tan largo. E l Sr. C A N A L E S L o que no tenía de largo lo tenía de profundo. Después habla del problema de los asentados y reconoce que hay tierras que no merecen ser labradas, siendo de opinión que no todos los obreros del campo deben ser asentados. r intentos de colonización interior, con la creencia de que asentando obrerosMel campo, se. resolvía el problema, y uno dejos hechos que se han demostrado es el. de que las tierras que no se. cultivan es porque no son susceptibles de cultivo. Cree que toda reforma agraria tiene que consistir en una redistribución de 3 a riqueza agraria. Si no se va a esto, no debe, hablarse más, porque ello querría decir que no hay propósito de realizar una verdadera reforma agraria. Hay quien opina- -añade- -que está redistribución de riqueza, tiene que someterse a determinados principios. Cita, el voto particular del presidente de la Comisión, señor García del Moral, que habla de 3 a función social de la tierra, pero olvidando que el propietario actual nunca ha cumplido tal función ni Ja cumplirá. Es un principio candente que la propiedad actual, o cambia o sucumbe para que se cumpla esa función. Muestra su asombro ante las afirmaciones de quienes dicen que el proyecto es de tendencia spcializadora. Va. a exponer la impresión que le produce el dictamen y las ideas que podrían modificarle. L a reforma agraria debe ser método como toda obra política, de objetivos concretos, que vienen señalados por la misma: realidad. Estamos frente a. una economía, agraria, que adolece de males, y el remedio sería una reforma agraria que conociendo esos males facilitara los resortes adecuados, para combatirlos. La reforma hay que hacerla en función del bien común, y se podría decir que esta es la finalidad del Estado en todos los órdenes. Pero no es esto. Hay que combatir los males, pero sir pretender incluir toda lá reforma en un solo proyecto de ley. E l Sr. Alcalá Zamora tuvo, sinduda, esta visión, y cuando creó la comisión agraria le indicó cuál era su misión, y ésta, entendiéndolo así, empezó á actuar. En aquella Comisión se reunieron miembros ilustres y capacitados a los que rinde el tributo de su admiración. Jamás encontró reunida gente más entusiasta y más preparada. Explica las causas que, dificultaron aquella labor, tales como algunas disposiciones del ministro de Justicia y de otros departamentos. Esto ocasionó una gran desarmonía y vino el escepticismo en un organismo que había trabajado con entusiasmo positivo. L a Comisión se creyó, en el deber de atacar el problema, anticipándose a todo movimiento de los obreros del campo, a fin de facilitar cauce legal a un problema que se iba a producir. Después de adquirir todos M o d e l o s prácticos y sombreros grandes L a Crónica de la moda que la Condesa d Armonville publica en el próximo número de B L A N C O Y. N E G R O aparece ilustrada con elegantísimos modelos de sombrero, blusa, vestido y abrigo para señoras. E n la sección de Labores figura un modelo de sweater para caballero, y los dibujos y explicaciones para confeccionar esa prenda. Y en otras páginas hay modelos de trajes de novia y para viajes. VÉASE E L PRÓXIMO NUMERO D E B L A N C O Y NEGRO E l Sr. SÁNCHEZ ROMÁN manifiesta que ha vacilado mucho antes de intervenir en este debate, no obstante haber presidido en su día la comisión de Reforma Agraria, pero lo hace porque considera un deber exponer su modesta opinión en todos los asuntos de trascendencia para la República. Declara que una reforma agraria es imposible, y ve, no obstante, que no hay problema, que se discuta con mayor calor y con mayor disparidad de criterios. Hay qyien opina- -dice- -que este problema se resuelve creando una nueva disciplina legal para los arrendamientos, y hay quien, cree que no se resuelve regulando simplemente Ja cuestión de éstos o la del trabajo en el campo. Recuerda que en España se han hecho Intervención del señor Sánchez Román
 // Cambio Nodo4-Sevilla