Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AS C. VIERNES 3 DS JUNIO DE 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 24. E l dictamen no. es un proyecto de partido, puesto que el Gobierno no es de coalición. Como la ley A g r a r i a que no es radical- socialista, ni de Acción Republicana, sino un proyecto del Gobierno. Corno no hay que aspirar a la unanimidad de las Cortes, pero deseando que el E s tatuto reúna el mayor número de sufragios republicanos, el Gobierno está dispuesto a abrir los límites de la mayoría a todos los diputados, perp no cederá n i en un ápice en el pensamiento fundamental. L a situación d e l m i n i s t r o d e H a cienda L e ha sido penoso al Sr. Maura su opinión sobre la situación del Sr. Carner en el Gobierno. -Por qué 110 puede permanecer en este Gobierno un diputado catalán? E l Sr. M A U R A Porque es el autor. El PRESIDENTE D E L CONSEJO: E l Estatuto ya no tiene autor. (Grandes r u mores. Se presentó al anterior Gobierno. E l Sr. M A U R A Con el voto de uno en contra y el de algunos ministros más, salvado por éxito. Por eso tengo la libertad de hablar como lo hago. El PRESIDENTE D E L CONSEJO: Está bien, pero no es eso. E l Sr. M A U R A E l Sr. Carner es autor. P o r eso se inhibe de todo. Esto es público. El PRESIDENTE D E L CONSEJO: N o es teoría admirable la de. que frente al Estatuto haya que oponer una compañía de escopeteros. Se trata de un problema nacional y hemos de discutir, sin que el señor Carner sea un obstáculo, haya sido o no autor del Estatuto. E l Sr. M A U R A H a y dos informes y dos valoraciones. U n a de los técnicos del Estádo y otra de los de la Generalidad. ¿A cuál ha de representar, en la discusión, el señor Carner? (Muy bien. El. presidente del C O N S E J O dedica calu- roso selogios al Sr. Carner, como español y como miembro de la República, y estas frases arrancan aplausos de la mayoría y del propio Sr. Maura. Con la habilidad que tiene el Sr. M a u r a- -continúa- -para alarmar, me ha alarmado a mí con la referencia de su discurso. Dice el S r -M a u r a qué yo me aprovecho de mi posición en la cabecera del banco azul para i m poner mi política personal. E l Sr. M A U R A Debió iniciar su propaganda en la calle. Elpresidente del C O N S E J O E n la calle la inicié, y siempre he mantenido este criterio. Y o no quiero orientar a la República en tal o cual sentido, sino que expongo mi opinión ante las Cortes y el país. H a y que decir a España las razones que tenemos para adoptar tal o cual política, pero no enmascarar ésta con las alarmas sobre el porvenir de España, diciendo queda autonomía destruirá la unidad nacional. E l Sr. O R T E G A Y G A S S E T N i el señor Maura, n i ninguno de los oradores, ha dicho eso. E l presidente del C O N S E J O Y o sostengo que el problema consiste en armonizar los. intereses de las regiones con el Estado nacional. L o demás es una política que yo quisiera. implantar. Y o no trato de reproducir una situación como la de los Estados del Renacimiento. Tratamos de que el Estado español sea verdaderamente fuerte, y no representación de la impotencia viva y personificada que fué durante el siglo pasado. Se debe descargar al Estado de una serie de funciones que no puede desempeñar, para que sea más vivo y vigoroso en el ejercicio de obras. L a intención d e l Gobierno no puede ser otra. E l texto que discutimos es un arma para el porvenir, a fin de llegar a la unión de todos los españoles, con sus apellidos propios, dentro de un Estado común, que es el único punto de vista en que puede colocarse el Gobierno. (Aplausos de la mayoría. Se levanta la sesión a las 9 y media. r triunfo parecido al que consiguieron en 01 demburgo. Qiásá llegue el día. en que las izquierdas M E N T O E L N U E V O G O- favorezcan el establecimiento de una Dictadura extraparlanientaria (aunque sea militar) antes de admitir que halle libre curso la BIERNO ALEMÁN voluntad del pueblo soberano, que no siempre Los que no sabían que fuera de la vense manifiesta en un sentido democrático ni taja de. eliminar a ílitler, la reelección de pacifista. Ya invocamos el ejemplo deHindenburg presentaba cierto número ¿seLuis XVIII. de Francia, cuyo poder persorios inconvenientes, tenían escasa experiennal hubiera sido bastante más liberal que la cia; política. Los incidentes queje produje- actuación dé, la chambre introuvable li. ron. con ocasión de la prohibición de las br emente elegida. tropas de asalto histleristsas, fueron una primera revelación. El despido de Brüning ha E l G o b i e r n o está c o m p l e t o sido la segunda. Berlín 2, 4 tarde. E l mariscal HindenAsí habla el diario demócrata Frankfurter burg, presidente del Reich, ha aprobado los Zeitung, examinando desde el punto de vista siguientes nombramientos: de su partido y su ideología los inconveMinistro de Negocios Extranjeros, barón nientes Pero tiene razón en tachar de inNeurath; de Hacienda, Sr. K r o genuos a aquellos que esperaban que el ansigk; de Justicia, Sr. Guertner. ciano mariscal olvidaría bruscamente jupa E l ministro, de Economía, Sr. Lambowd, sado y se convertiría en un político izquierse ha encargado interinamente de la cartera dista, únicamente por deber principalmente de Trabajo. al centro y a las izquierdas su reelección. Él nuevo Gobierno está, por lo tanto, Sin embargo, no era difícil prever qué- Hin completo. denburg no haría nada para; impedir el advenimiento de las derechas, desde luego por D e f e n s a d e Ja e s t a b i l i d a d d e l vías legales, de modo que su elección no sigmarco nificaba el triunfo definitivo de los partidos E l canciller, von Papen, ha recibido e s t i que sostuvieron su candidatura. tarde al- presidente del Banco del Reich, seAdemás, el hecho de que los mismos sociañor Luther. listas votaron esta ves por el candidato de E n la entrevista parece que se ha llegado las derechas en las elecciones presidenciales a un completo acuerdo sobre la cuestión dé de 1935, indica claramente que no les queque en lo que se refiere al cambio y a l daba otro remedio. Tenían que escoger entré crédito no se adoptará ninguna medida que ¡el trumao inmediato de Hitler y la prolongapudiera constituir ún peligro para la esta ción de la presidencia de un viejo militar, bilidad de la moneda alemana. que con toda su lealtad hacia la Constitución, tiene, indudablemente, sentimientos e E l p r ó x i m o m a r t e s leerá e l c a n c i inclinaciones derechistas. HA PRESTADO JURA- i ¿Qué hubiera podido hacer Hindenburg? Desde luego Brcitschcid y Wels tenían, desde el punto de vista. de las, cifras, rasan en afirmar que el Gabinete Brüning podía continuar, puesto que en el Reichstag seguía teniendo una mayoría de treinta votos. Pero, ¿por cuánto tiempo? La. actitud de los populistas y el. partido de la economía era siempre bastante vacilante, de modo que la posición del Gobierno centro- derecha, con. el apoyo tácito de los socialistas, era, en realidad, bastante insegura: Los socialistas no hubieran podido participar públicamente en el Gobierno, lo que indica que la coalición gubernamental era. algo antinatural, más. bien ilógica, y que el apoyó de los soeialistas se debía únicamente al deseo de mantener en pie un mal menor y evitar una orientación francamente derechista de la política alemana. Pero el Gobierno del Reich y el Parlamento central representaban una especie de islote medio asaltado por las olas del Océano hitlerisla fonkado por Prusia, Mecklsnburgo, Oldcnburgo, Anhalt y otros países del Reich. ller la declaración ministerial y se d i s o l v e r á el P a r l a m e n t o Berlín. 2, 8 noche. A las cinco y media de la tarde los nuevos ministros prestaron el juramento de sus respectivos cargos. Según todas las probabilidades, el Reichstag será convocado para el día 7 del corriente mes de junio, con objeto de que el nuevo canciller dé lectura a la declaración ministerial. E n esta ocasión no habrá debate alguno ydespués de la lectura de la declaración m i nisterial será leído él decreto del presidente de la República disolviendo el Reichstag. Juramento y toma de posesión de los nuevos ministros Berlín 2, 10 noche. Ante el presidente, Paul von Hindenburg, el Gabinete von P a pen prestó juramento de fidelidad a l a Constitución del Reich, e inmediatamente se dio posesión de sus respectivos departamentos a los nuevos ministros. -United Press. Las dificultades d e B r e u n c o n la Ciertamente el nuevo Gobierno gobernará por decretos- leyes, pero lo mismo ha ¡techo nueva Dieta prusiana el Gabinete Brüning. puesto que desde el Berlín 2, 10 noche. E n vista de que el resultado de; las elecciones generales de sepSr. Breun, presidente del Consejo de P r u timbre de 1930 residía imposible gobernar sia, continuaba sin acudir a la D i e t a pruen Alemania con métodos parlamentarios pusiana, hoy los racistas y comunistas han ros. El partido hiilerista es a la ves demapresentado una moción invitando al Gobiersiado numeroso, y demasiado reducido; deno que preside a dar explicaciones sobre su masiado numeroso con sus 107. diputados política. para impedir (con, sus aliados) la formación E l jefe de los racistas presentó otra. mo- de una fuerte ma- yoríamoderada, y demasiación, proponiendo que comparezcan ante el do redimido para constituir la mayoría necesaria. Si los socialistas hubiesen podido Tribunal Cupremo, por violación de l a Consesperar un regreso, en el auge hitlerista ellos tjtución, todos los ministros prusianos socia- listas y demócratas. mismos hubieran preconizado la disolución Para aprobarse esta moción, tendría que; del Reichstag y la convocación de nuevas reunir los dos tercios de los votos, cosa que elecciones. Pero como el resultado previsto no se creé probable. es exactamente el contrario, los socialistas preferirían continuase un Gobierno hasta E l presidente leyó, una carta del Sr. Breun, cierto puntó extraparlamentario, como lo era en la cual éste dice que consultará con sus el Gabinete Brüning. Parece paradójico que compañeros de Gobierno si un ministro enpara que Alemania pueda vivir otra ves en cargado solamente de despachar los asuntos régimen parlamentario hay que desear qiie corrientes tiene que dar cuenta de su polos hitleristas obtengan en las elecciones un lírica,
 // Cambio Nodo4-Sevilla