Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO DO. ILUSTRA- DIARIO DO. ILUSTRA AÑO VI G E- A Ñ O VI G E- S IM O C T A V O 10 G T S N U M E R O FUNDADO SI M O C T A V O 10 G T S N U M E R O E L i D E J U N I O D É 1905 P O R D T O R C U Á T O L U C A D E T E N A LA E S P A Ñ O L A C r e y ó que reinar era servir y hasta sacrificarse. E r a -de. l a r a z a de los que no desmayan. (CeTemps, 31 de mayo. CON EL E S T A T U T O A VUELTAS É l ministro de Obras p ú b l i c a s dec l a r a que el Estatuto necesita l a a p r o b a c i ó n semiaclamatoria dé- las Cortes. L A HORA D E L FASCIO cia ¿V a n los E s t a d o s el fascismo? en Le Unidos h a Journal (Saint- Brice Y a empiezan a hacerla justicia los perióE l general Pershing, que mandó el Ejér dicos franceses. Hasta ahora no se- la hacito expedicionario americano durante la bían hecho más que los historiadores veragran guerra, ha emitido un juicio severíces. Celebra Le Temps en la Emperatriz E u- -D o n Indalecio Prieto nos es extraordinasimo sobre l a situación de su patria. Seriamente simpático. N o s parece un hombre genia más el valor que el infortunio. L a s gún el ilustre caudillo, cuando las fuerzas leal. y de ¡una. ¿inteligencia clara y aguda, afrentas que padeció en la Corte de París, morales de un país se disgregan porque los como; el. grito de un tenor. Creemos, además, antes de escalar el primer rango, quedaron. apetitos se imponen a los deberes, sólo una qué- es un hombre bueno, como todos, los bien- vengadas. Todos y todas recibieron de mano de. hierro que recoja l a autoridad esgordos, y olvidemos las excepciones de Hamella lecciones de nobleza L o que pasa a la carnecida puede restituir a l patriotismo sus posteridad es el ejemplo- de su gran carácter. de Falstaff y de A l Capone. -Pero no fueros supremos. Ya sé que estas palabras creemos que sea, un purista ni un. gramático. L a echó del T r o h p u n pueblo enfurecido parecerán irreverentes en un país que está que la llamaba l a española Le: Temps re- Nosotros tampoco lo somos; pero somos haciendo su noviciado democrático entre l a periodistas- -y él también, de toda lá v i d a- -y cuerda que- durante más de medio siglo honinconsciencia y la anarquía. N o importa. pues vivimos con las palabras, de las palaró, al pueblo que la había desconocido y exEs preciso que se sepa que una gran, nación, bras y por las palabras, y D M i g u e l d e U n a pulsado. Pero merecía que se la llamase l a habituada al ejercicio de todas. las libertades, múno, maestro de todos, n o s va enseñanespañola E n primer término, por la casti- empieza a sentir los defectos de ese régid o a ahondar en ellas, porque lo: que i m dad magnífica con la que despreciaba los desmen, que solamente Francia soporta, sin porta es entender, examinemos el vocablo lices de su reblandecido esposo, sin tratar duda, por la fuerte armadura burguesa de nunca de imitarle. De esa castidad sacaba semiaclamaeión, y escudriñemos en el preeste pueblo, que funda su superioridad en, la- energía que le permitió ser. en los días fijó semi que en su recto sentido étimo- la- razón y- e n el ahorro. E n todos los detristes de la. guerra contra Prusia e l único lógico quiere, decir medio- y en la- acepción más países la democracia parlamentaria está hombre de. sus Consejos de ministros. E s a corriente equivale a casi. L a semiaclamaeión fracasando, no por flaquezas de l a doctrina, fuerza la inspiraba en los. momentos- decisi- que necesita el Sr. Prieto para el Estatuto, vos. Al tener noticia de haberse rendido e n ¿quiere decir mitad; o quiere, decir casi? Se sino por la imposibilidad de conciliar un ideal generoso con los egoísmos de los homSedán Napoleón III. -dijo sublimemente: refiere a la cantidad de los aclamantes: o a la. bres que fingen. servirlo. L a gran República Prisionero, n o muerto, querrá decir. Y índole de la aclamación? N o podemos dete- yanqui, entregada á la- voracidad de sus días después: Y a no es hora de pensar en sernos confiados en la segunda acepción. Refinancieros, que constituyen- el mas insolente la dinastía, sino en Francia cordam os en seguida l a obra de un autor 110 de los patriciados; corrompidai en- sus órDe ese temperamento surgían también sus véí. cuya lectura nos- fué imposible acabar, ganos administrativos esenciales y presa de juramentos y palabras de despreció; hacia su en- da cual había la siguiente acotación: Sale un poder como el de los que ha esposo, al cerciorarse de que era verdad lio Rosa un poco desesperada ¿Cómo un poco? conseguido recluta. r sus cómplices más- valiode Sedán, y Juego su compasión infinita al nqs preguntamos. Cero cincuenta de desessos en la Magistratura y en. la Policía; la enterarse de sus padecimientos. Sólo que si p e r a c i ó n? No; ñi- Jas desesperaciones, ni los era española hasta los huesos, por el teni- entusiasmos, níjas indignaciones, ni las. acia- -gran nación de Lincoln, que el puritanismo ancestral no ha logrado preservar de cierperamento y el carácter, era totalmente fran- maciones, pueden; ser a media, s. O son o no tas, degradaciones, quiere salvarse y. se salcesa por da cultura y las. ideas. Francesa son. ¿Se refiere- entonces D Indalecio, dando vará. Se salvará, no, -por un general ni por por el corazón, por la educación. por el resu más recto sentido al prefijo. a que media un. Ejército, pocp o hada; propicio a intercuerdo de la sangre vertida por su padre en Cámara aclame y media Cámara; nó ¡A h venir en. la política, sino poríel- ydgotoso dedefensa del Imperio había dicho su impe- -pues entonces habrá; empate! Y sería casi seo que siente un ¿pueblo dignó de. eliminar rial prometido al anunciar su matrimonio a- -casi, no semi- -casi: lo peer: Porque si la las toxinas morales! que. -comprometen su los franceses, el 22 de enero de 18. 3. mitad de representantes dice que sí, y la otra vida. E s evidente que un Ejército. digno y Su padre, Cipriano, el artillero, que hasta mitad que nó, conloase ti ata de representan- patriota, que no se haya degradado capitu 1809 se había batido por España, se alistó tes. -será como si- media- nación aprobase y la lando vergonzosamente con. lá nómina, pueen las filas francesas, y peleó en Francia por otra mitad se opusiese, -y votar algo estando de hacer mucho. en esas circunstancias, pero Naaoleón durante los cien días. -Su abuela Id Cámara contra medía opinión del país- -y. nó es de él- aunque haja- isi do ün- general había sido jansenista y protectora de jansenos quedamos cortos porcia imposición del quien da la vóz de alerta, de- donde ha de nistas. Su tío, Eugenio Eulalia, había funprefijo semi- -es darle el- nlás soberano. -ptintar dado la masonería en Granada. -E l l a Euge- pié a la idea de i a democracia Y; entonces, venir el- impulso- regenerador- E l- aliado más poderoso; del pueblo americano es su nia, educada en el Sagrado Corazón, de P a- volvamos á D. Miguel de Unahiuuo, ló. m. ejor propia dignidad, y ese sentimiento no puede rís, se había criado, como quien dice, en. las será; seguir el consejo de nuestro filósofo aceptar que la corrupción y el bandolerisrodillas de Merimée y de Stendhal. artista, a quien! pór tanto amarla, tanto le mo sean los motores secretos de la activiPara eha no había más hogar espiritual duele España en el fondo del alma. L o dad nacional. que Francia. Los destinos del mundo eran prudente sería nó concederlo y seguir l u los de Francia. L a salvación del mundo chando como hasta hoy, porqué luchando. es dependía de la de Francia. E l Imperio na- como. se entienden los hombres. Y tiene Como Italia, como Alemania y como a l poleónico era la restauración del orden en gunos otros países de Europa, amenazados razón D Miguel, -aunque así el Estatuto el. mundo, más la- consolidación de su. propor la anarquía, los Estados Unidos reaccioque iba a ser paloma de paz. se convierta en greso España era para ella el ciclo azul, nan, no en favor del fetichismo democrámanzana de discordia. Ahora, si para don los caballos, las canciones, los bailes poputico, que es pura retórica, sino hacia la auIndalecio semiaclamaeión quiere decir que lares. De que España representaba en la toridad, guardiana de todos los derechos. aclame, o clame, por el sí o por él no, casi historia una idea superior á la de Francia Decía no ha mucho el Sr. Azaña, con certoda la Cámara, y, no la semicámara, casi y a la de toda Europa, no tenía l a española todo el hemiciclo o semicírculo, y. no la m i- tera inspiración, que muy pronto el Gobierni la. menor sospecha. Pero por eso mismo es tad, del hemi, entonces: absolutamente con- no será una función llena de amargura. E s el símbolo de la España de los siglos x v i i i formes con Sü semiaclamaeión. Será la úniverdad. Ese momento ha llegado y a para y x i x que conserva el gesto emperador y el ca forma de que el pleito no se resuelva los pueblos que más a cubierto se creían de temperamento de los mejores tiempos, pero como se resolvieron siempre en la Historia ciertas vesanias demagógicas. H a y que go ¡úe está intelectualmente desnacionalizada, sus similares; poniendo en acción un verbo bernar sin miedo y quizá, con intermitente i perdido la conciencia de su ser v se horrible: debelar. -Pero no podemos temerlo, respeto de la ley escrita. E s la hora de la francesa y extranjeriza, porqué se siente porque, no podemos creer que se. trate de. mano de hierro en guante de seda... aún ser y quiere ser algo, pero no sabe ya enemigos. ser lo que es én sí misma. f r RAMIRO D E M A E Z T U FELIPE S A S S O N E MANUEL BUENO