Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de l a alfombra, v si a l guien la pisa inadvertidamente, los empleados, uniformados elegantemente con fracs azules, entalladísimos, v cordones dorados, guantes blancos y figuras de qiqolo, se aproximan, dando instrucciones para q u e e l atrevido se meta sobre el m á r m o l fuera de l a alfombra. V a avanzando la masa de público, poco a poco v por secciones. L o s empleados cortan arbitrariamente l a columna v la van dejando d i vidida en grupos, que van avanzando, paso a paso, coniorme pueden entrar los de l a cabeza de la columna Y a están dentro de l a sala los del p r i m e r grupo, v allí se encajonan dentro de unos sectores, marcados con cuerdas r o í a s muv elegantes, pero cuerdas, V e s t á! -e l sector de elegidos que, a pesar de la d e p r e s i ó n pueden costearse a diario los gastos de las diversiones; ese todo N u e v a Y o r k está en sus casas pensando cómo ha de resolver el problema pavoroso de la existencia; porque ahora aquí no hay c r é d i t o los Bancos no prestan m á s que en condiciones dificilísimas; las casas comerciales no adelantan m e r c a d e r í a s m á s que a clientes muv. conocidos y muv solventes, y todos los días se sabe que en todas partes se despide personal y los empleos son e n s u e ñ o s irrealizables. Efectivamente. E n los teatros, en los c i n e m a t ó g r a f o s hav siempre, a todas horas, mucho público. Tanto público hay que existe una organización en los c i n e m a t ó g r a f o s sobre todo en los centrales y grandes, como j son R o x y Paramount y Capitol, para ocupar los sitios. Se adquiere r á p i d a m e n t e el billete, que en la entrad; se expende por medio de un aparato que presenta el ticket, que el público toma directamente; una parte acanalada del aparato presenta también las monedas de vuelta de un dólar si sé p a g ó con. un b i llete y sobra algún dinero; la señorita encargada de expender los billetes no hace m á s que tomar el dinero y oprimir dos botones. E n t r a el público en un amplio z a g u á n donde un portero. uniformado rompe la m i tad del ticket: en el R o x i por ejemplo, el primer c i n e m a t ó g r a f o del mundo el público entra en un gran hall, circular, altísimo de techo, con grandes columnas de m á r m o l iluminado solemnemente, y en el que un ó r gano invisible toca constantemente melodías suaves, con sordina, amortiguadas, para que no molesten el diálogo del interior de la sala. U n a gran alfombra, circular t a m b i é n marca un sector que rodea al hall, dejando libre un espacio, en el m á r m o l del suelo. Y en ese sector, al margen de la alfombra, va a g l o m e r á n d o s e el público, que, de pie y pa i cienteinente, espera en manada a que se le permita entrar. E l grupo compacto de gente, a p r e t á n d o s e procura permanecer al margen v E L ESCENARIO D E L PARAMOUNT