Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c ue había de evocar con palabras coloridas y brillantísimas, coa símiles quintaesenciados, con toques de agridulce sentimiento. A la m a ñ a n a siguiente... Pero no adelantemos los acontecimientos. como decían los novelistas ingenuos del figle x i x Hace algún tiempo la ciudad acordó dedicar a su hijo ilustre un ugar de ella. ¿C a lle? Plaza? Consultado. García Sanchiz, dijo que ni calle ni p l a z a sencillamente, un r i n c ó n o. -dicho más valencianamente- -u n a rinconada... Por ello hubo que d e s i s t i r del primer propósito, que era el de dedicar a García Sanchiz la plaza de la Encarnación, entre la Ronda y las Escuelas ías, casi n la sombra de la cúpula descomunal que cubre la iglesia de lbs escolapios plaza de la E n carnación, donde García Sanchiz había correteado de chico. Y entonces se vino en dedicarle un lugar que le iba como anillo al dedo: el rincón que se forma en el palacio de! marqués de Dos Aguas, esa mansión que parece una dieciochesca silla de manos, ese edificio en que perdura la fantasía de un artista que se volvió loco, esa casa, que es un encanto de colores suaves, de líneas armoniosas y de fino? detalles. -M e gusta la elección- -d i j o G a r c í a Sar. chiz- porque precisamente yo siempre he aspirado a ser, en lo mío, lo que el palacio de Dos Aguas es en la arquitectura valenciana... E l acuerdo municipal- -como ya se ha d i cho- -fué tomado hace algún tiempo, a pesar de lo cual aún no se había rotulado adecuadamente el lugar escogido. ¿P o r q u é Porque se quería dar La maravillosa portada del palacio del marqués de Dos Aguas, cuyo tíhilo es aludido simbólial acto un relieve escamente por las representaciones laterales. (Fotos Barbera Masip. pecial. Porque se hablaba de un ofrecimiento de Mariano Benlliure para cincelar ls Federico García Sanchiz Por cierto que cí homenajeado- -pasen ustedes la palalápida. Porque... los bordes estaban todavía frescos y húb r a -h a b r í a de ver al día siguiente. medos... -U n a cosa espiritual, una cosa valenciaA la m a ñ a n a siguiente (y con ello reanuna- -comentaba García Sanchiz. damos el hilo de la n a r r a c i ó n) García Sani Qué había ocurrido? Y la cosa no ha terminado ahí. chiz abrió un balcón de sus habitaciones Federico no lo supo hasta unas horas más Se ha de colocar la lápida definitiva, que, para contemplar una vez más la fachada tarde. Y fué que el alcalde de la ciudad. desde luego, rimará con la elegancia del padel palacio y para deslumhrarse en la aurifiVicente Alfaro, sabedor de ¡as habitaciones lacio. Se lia de colocar en el rincón un ca luz que llenaba la ciudad. De pronto, que García Sanchiz ocupaba en el hotel, banco, donde reposar en la calma del sitio. junto al palacio, a la vera de un ángulo, quiso dejarle tarjeta: quiso dejarle tarjeta, Se ha de hacer que crezcan allí unas llores vieron sus ojos una placa cerámica en azul, haciende que riquella misma noche fuera coaromáticas. donde letras llancas l x: ic AL: ZLA Y VIVES 1 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla