Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
íA B C. MIÉRCOLES 8 DE JUNIO DE 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 22. una etapa hacia el desarme progresivo, simultaneado y controlado. Desde ahora, y para asociarse a ese esfuerzo, el Gobierno realizará cuantas economías sean razonables, sin ser imprudentes. Muchos pueblos sufren, y nosotros no somos indiferentes a su dolor. L a tranquilidad volverá a renacer si los Gobiernos, al igual que el nuestro, se asocian para crear un estado de paz, y se unen todas las conciencias que consideran, con nosotros, a la guerra como un crimen, que ha de ser colocado al margen de la ley y del derecho de la humanidad. Mensaje del presidente L e b r u n a) Parlamento París 7, 6 tarde. E l presidente de la República, Sr. Lebrún, ha dirigido un mensaje al Parlamento, en el que, después de saludar- la memoria del Sr. Doumer, cuya v i da- -dice- -es un ejemplo, agrega: E n los límites que me marca la Constitución, he de esforzarme en realizar la unión de todos los franceses, unión que pide, la actual crisis universal. L a solución de los problemas financieros reclama tranquilidad y valor, pues ha de exigir esfuerzos y nuevas privaciones. Por otra parte, el Gobierno y las Cámaras harán cuanto esté en su poder en favor del restablecimiento de la antigua prosperidad económica, nacional y colonia! Francia se halla actualmente trabajando en importantes negociaciones internacionales. Miembro ferviente de la Sociedad de Naciones, ha consentido importantes sacrificios, que demuestran su cariño hacia la solidaridad que debe guiar toda política de ayuda y socorro mutuo. Francia tratará de hacer prevalecer los grandes principios de respeto a los Convenios firmados y de la palabra dada, bases esenciales de la prosperidad. bado por renegar de su antimilitarismo doctrinal y en todas partes también donde han intentado aplicar sus principios financieros han originado la quiebra. A l pronunciar estás palabras es objeto de manifestaciones de desagrado por parte de los socialistas. E l Sr. Tardieu explica después la política que ha desarrollado en Ginebra. Tengo Ja convicción- -dice- -de haber defendido la tesis francesa que se expresa en las tres palabras siguientes: seguridad, arbitraje y desarme, Como en esta ocasión aplaudiera la extrema izquierda, el Sr. Tardieu dice: N o comprendo ni vuestros aplausos de ahora ni vuestras interrupciones y apostrofes de. antes. Tengo el derecho de ser aplaudido por. todo el mundo, salvo por aquellos que dicen: Desarme antes que nada. E l Sr. Tardieu se declara de acuerdo con el Sr. Herriot acerca de la política exterior y de la necesidad de un resurgimiento financiero. Por el contrario, el ex presidente del Consejo pone de manifiesto el desacuerdo que existe entre los principios y las modalidades de aplicación de radicales y socialistas. Dice también que el Sr. Blum ha solicitado que se rectifique la posición adoptada por Francia en Ginebra. Agrega que va a plantear al Gobierno unapregunta muy sencilla: ¿Mantenéis el punto de vista que yo he defendido durante cuatro años en Ginebra en unión del Sr. Paul Boncouf? S i lo mantenéis y aprobáis, a pesar de los ataques que he sufrido, pediré a mis amigos que apoyen al Gobiernos Respuesta de H e r r i o t Las interpelaciones sobre el p r o grama París 7, 9 noche. Después de ser leída la declaración ministerial, la Cámara de D i putados pasó a ocuparse de las interpeladolies sobre- política general del Gobierno. Primeramente hizo uso da l a palabra el señor Doriot- (comunista) -quien criticó que el Gobierno radical tenga el favor de los periódicos financieros y de las organizaciones capitalistas. L e reprocha también continuar ¡a política exterior del Sr. Tardieu. A continuación el Sr. Laurent Eynac dice que el grupo de la izquierda radical no re: gateará su apoyo al Si Herriot en lo que concierne a las negociaciones de Ginebra y Lausana. Acto seguido hace uso de la palabra el Sr. Herriot, el cual, contestando lo referente a la política exterior, dice que la declaración ministerial es lo suficientemente explícita, puesto que dice todo lo que el Gobierno quería y podía, decir en vísperas de circunstancias especialmente difíciles. E l Sr. Herriot da las gracias al Sr. Blum por haber anunciado, que sus amigos, sin traicionar a su doctrina, votarían en favor del Gobierno. E l Sr. Herriot sigue diciendo: N o pensaré más que en mi país. H e de servirle lo más eficazmente posible. N soy de aquellos que aceptan contraer deudas que no están en condiciones de pagar. Puesto que ya estáis suficientemente i n formados- -terminó diciendo- votad con arreglo a vuestras conciencias. E l voto de confianza Puesto a votación, la Cámara aprueba, por 390 votos contra 152 el orden del día de confianza al Gobierno. E! a p o y o socialista E l Sr. Blum, en nombre de los socialistas, íieclara después lo siguiente: Nosotros votaremos a favor del Gobierno, porque entraña la victoria de las izquierdas y votaremos por él en todas las ocasiones, siempre que obre en consecuencia con ésta. S i la táctica de las derechas- -añade- -nos obliga a cortar algún día contra el Sr. H e rriot, votaremos, en realidad, no contra él, sino contra la derecha. T a r d i e u contra los socialistas Luego sube a la tribuna el Sr. Tardieu, que es muy aplaudido por la antigua mayoría y, en cambio, obj eto de manifestaciones de desagrado por parte de la extrema izquierda. E l Sr. Tardieu recuerda primeramente las fluctuaciones de los radicales, quienes desde hace catorce años han venido oscilando sin cesar entre la derecha y la izquierda. Los socialistas- -añade- -en todos los países en que han ocupado el Poder han aca- ABC en París L a jornada parlamentaria. T a r d i e u y sus amigos vota 10 en contra del G o b i e r n o París 8, 2 madrugada. (Crónica telefónica de nuestro redactor. L a Cansara ha aprobado la presentación del. Gabinete Plerriot, tras una jornada relativamente breve y tranquila, por 390 votos. contra 152. L a sorpresa, si la hubo, del resultado, del debate, no es la amplitud de la mayoría, sino justamente lo contrario, es decir, que los diputados, por antonomasia, del centro, integrados por el grupo de los republicanos de izquierda, hayan votado en contra. A los términos de moderación, de conciliación, en que aparecía redactada la declaración ministerial, la Prensa conservadora había correspondido, insinuando que la antigua mayoría, hoy minoría reducida, debería limitarse, en el peor de los casos, a abstenerse en la votación. E l propio grupo de republicanos de izquierda, reunido antes de la sesión, deliberó sobre si no sería más prudente votar, su adhesión al documento ministerial. E l cual diario, tan poco sospechoso como L Echo de París, escribía; por. la mañana: E s un documento de la minoría, caracterizado por una forma- mo- derada y una prudencia extrema N o se habla en él de persecución religiosa, de ruptura con el Vaticano, de aplicación de las leyes escolares, a- Alsacia, de amenaza contra el capital. Una sola vez afirma el Gobierno su voluntad de permanecer fiel a una doctrina de. laicidad pero añade, con exquisito pudor, que aquélla, no se inspira en ninguna intención agresiva E n suma, el momento psicológico, a l abrirse la sesión- -duró ésta en total seis horas, de tres de la tarde, a nueve de la noche- respondía a las premisas enumeradas: ni entusiasmo, ni animosidad. N i aun siquiera después, hora y media más tarde, cuando Blum, receloso de que el centro votara la moción de confianza del Gobierno, di joT In. tentáis comprometer al Gobierno con vuestro apoyo, vais a mezclar vuestras papeletas con las nuestras; pero incluso en ese caso, nuestro voto, el voto socialista, no es tanto una defensa del Gobierno, cuanto una protesta contra vosotros la atmósfera no: se caldeó. Pero al subir inesperadamente Tardieu a la tribuna, las pasiones se dibujaron. U n a tempestad de imprecaciones se levantó en los escaños de la izquierda. E l cuerpo a cuerpo subsiguiente entre Tardieu y H e rriot, sobre definir la única moraleja de l a inauguración legislativa, solapa el ritmo de la futura existencia parlamentaria del Ministerio radical- socialista. Circunstancia más anómala todavía: la discrepancia no versó sobre política interior, sino sobce un. panto concreto- -la Conferencia del Desarme- -de la política extranjera. Mañana, señor presidente, estará su señoría en Ginebra. Hemos adoptado allí posiciones firmes. ¿Las mantendrá este G a binete o las modificará? E n caso afirmativo, mis amigos os darán su apoyo. Si la respuesta no es satisfactoria, volveré a esta tribuna para explicar mi actitud. N o lo fué efectivamente. E l presidente del Consejo respondió: E n el párrafo sobre el desarme, de la declaración ministerial, consta la declaración que se me pide, pero me niego a discutirla en bien de; los intereses del país. Y a está informado el Sr. T a r dieu; vote como quiera o como le dicte su conciencia Insistió, su contradictor: Cuando el señor Herriot leyó el referido párrafo dé la declaración ministerial, el Sr. Blum, que sostiene sobre el desarme una tesis completamente contraria a la del Gobierno anterior, aplaudió al Sr. Plerriot. Y nuevamente repito: L a tesis, que este Gobierno profesa en Ginebra, ¿es la mía o es la del Sr. B l u m? N o contesta esta vez el jefe del Gobierno. Y al llegar la votación, Tardieu y sus amigos depositan sus papeletas en contra. -Daranas. LOS DE TRIBU NALE S 1 U STIC I A procesado p o r estafa E l presunto autor del crimen de Badalona, Castellón de la Plana 7, 7 tarde. E n la Audiencia ha comenzado la vista del proceso por estafa al Banco de Castellón. Figura como procesado Benjamín Balsano, presunto autor del crimen de Badalona. E n su declaración el procesado se expresó con gran soltura, procurando desvirtuar los cargos formulados contra é i