Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 8 DE JUNIO DE 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 31. ron una gran ovación y clamorosos vivas 3 la República. E l director general de la Guardia c i v i l que había llegado en el expreso para concur r i r a l a ceremonia dé la plaza de España, regresó a Madrid por la noche. Las autoridades y demás elemento oficial cumplimentáronle en ambas ocasiones. ENTREGA D E U N A RECOMPENSA, POR M E RITOR O ACTO DEL SERVICIO, A U N C A B O Y U N GUARDIA D E LA BENEMÉRITA A y e r por la mañana, en la Plaza de Espa. ña, celebróse con mucha brillantez el acto de entregar al cabo y al número de la Guardia civil que detuvieron a los individuos que se proponían volar el puente de Guadajoz, el importe de la suscripción abierta para premiar tan meritorio servicio. E n el ala izquierda del edificio situóse una compañía del benemérito Instituto, aí manr do del capitán Blanco, y enfrente un escuadrón con estandarte, mandado por el capitán Heredero; una y otro con bandas de cornetas. Junto a la compañía formaba una sección de guardias de Asalto, capitaneada por el Sr. Prieto. Próximamente a las once llegaron el. general de la. Guardia civil, Sr. Gómez García; el coronel D. Gonzalo Delgado y demás. jefes y oficiales; D Laureano Talavera, representando al alcalde, en unión del secretario del Ayuntamiento, D. Miguel Bravo F e r r e r el teniente coronel jefe de Seguridad, señor Panguas; el comandante Olaguer, varios jeíes y oficiales de Seguridad y Asalto, y los comisarios señores Ramos y Aparicio. Después llegaron D Vicente Sol y el gobernador civil, Sr. Valera V a l verde. Los toques reglamentarios anunciaron la llegada del general de la división, Sr. González, y del- director general de la Guardia civil, Sr. Cabanellas, acompañados de sus ayudantes, comandantes de Estado Mayor, se- ñor Cuesta y de Artillería D José Alvarez ¡Villamil. Después de saludar a las autoridades, el- general Cabanellas revistó las fuerzas. Seguidamente, el ex gobernador civil señor Sol Sánchez entregó al cabo Juan M a r tínez y al guardia Antonio Correa Rueda, pertenecientes al tercer escuadrón y puesto de Carmona, sendos sobres conteniendo cinco m i l pesetas, importe de l a recaudación efectuada entre. los regantes del Valle inferior de! Guadalquivir. E l general Cabanellas felicitó a los recompensados, como también el coronel Delgado. T e r m i n a d a la sencilla ceremonia, presenciada por numeroso, público, desfilaron las íuerzas ante las autoridades dando vivas a la República, contestados por todos los presentes. 1 da por entusiásticos vítores a la República y al Sr. Sol, manifestaciones a las cuales se unieron cuantos guardias libres de servicio se encontraban en el palacio. Seguidamente dispúsose a hablar el general Cabanellas, siendo fervorosamente aclamado. Afirmó que era el de hoy uno de los días más agradables de su vida y veía aumentada su satisfacción por las palabras de gratitud con que había elogiado el comportamiento del Cuerpo el Sr. Sol. D i j o a sus subordinados que les traía la felicitación del Gobierno, que es la representación autorizada de la República a la que la Guardia civil sirve y de la que es el más firme sostén en estos momentos de enconada lucha de las pasiones. Habéis- permanecido- -les dijo- -en el fiel de la balanza y así es menester que prosigáis, sin inclinaros, al platillo de las izquierdas, ni de las derechas. Sirviendo solamente- -agregó- -al orden y a la legalidad. Con la mira puesta en E s paña y en la República, representada por los. hombres que integran el Gobierno y a la que nos debemos. Manteneos siempre con absoluta disciplina, indispensable más que nunca ante los choques que surgen en toda cristalización de un nuevo Estado. Afirmad en todo instante el espíritu de vuestro reglamento. Os saludo- -dijo- -y os felicito, y felicito también al que hasta hoy ha sido vuestro director en la provincia, que hoy pasa a un elevado cargo por sus evidentes merecimientos y al que habéis secundado con lealtad, que justifica su gratitud. Ciudad siempre del orden en esta hermosa región, acaso la más sensible de todas, con el espíritu de sacrificio con que lo habéis hecho, poniendo freno a las estridencias. Hacedlo así por honor del Instituto, de la República y de España. Terminó vitoreando a España y a la República. Las palabras del ilustre soldado arranca- L a orden general del C u e r p o en Sevilla Poseído de íntimo orgullo y satisfacción. he acudido en el día de hoy a esta hermosa ciudad para asociarme personalmente al acto solemne en que se ha rendido tributo de pública justicia a dos soldados beneméritos, el cabo Juan Martínez Olivares y, guardia segundo Antonio Correa Rueda, ambos del puesto de Carmona de la Comandancia de Caballería del 4 Tercio, que el día 12 del mes anterior evitaron con su celo y eficaz vigilancia que unos desalmados volaran el puente de Guadajoz, del Canal de Riego del Valle inferior del Guadalquivir; desmán, que de haberse realizado, hubiera significado una pérdida material de 80 millones de pesetas, y lo que h u biera sido peor, el dejar sin trabajo a más de cuarenta m i l familias que asientan hoy; su bienestar en las tierras de regadío. L a opinión pública, que tamiza con sensibilidad los servicios que prestan los defensores del orden, concedió a éste la máx i m a importancia, manifestándolo unánimemente en tóía la P r e n s a nacional. L o s nombres de los dos beneméritos se elevaron sobre todos los corazones, ganando el amor y el prestigio que su modestia hace recaer en toda l a Institución. Pero el agradecimiento público había de tener. una. representación, y esta encarnó en la revelante figura de D Vicente Sol Sánchez, gobernador civil de la provincia, que, demostrando una vez más su profundo cariño al Instituto, supo reunir en un sólo anhelo los sentires de las fuerzas vitales de la provincia, ansiosas de testimoniar l a gratitud de los ciudadanos a l a Guardia c i v i l por el extraordinario servicio logrado, continuación de los muchos que lleva prestado en esta región sirviendo a la causa del orden las fuerzas del Cuerpo. Don Vicente Sol, elevado por sus altos merecimientos a l a Dirección General de Prisiones, ha querido antes de abandonar Sevilla, premiar al cabo Martínez Olivares y al guardia Correa Rueda, haciéndoles entrega de lina importante cantidad en metálico, que por su iniciativa han donado entidades y ciudadanos con el mayor, entusiasmo. Ante l a representaciones de la fuerza del Tercio, con su bandera y estandarte a l frente, y con la presencia, de las dignas autoridades de Sevilla, han recibido de mano de dicho señor el premio debido a su comportamiento ejemplar, habiendo tenido el honor de oír de sus labios las frases más encomiásticas por su meritísimo servicio. ¡Espero que tan edificiente acto de justicia encuentre en vuestro espíritu militar el eco que merece, para que consolidéis las virtudes de que siempre, dio muestras esta gloriosa Institución, sirviéndoos también de estímulo las felicitaciones de que he sido portador del Gobierno de la República, que aprecia y realza vuestra abnegada labor en pro de la paz y bienestar, del pueblo español! A l hacer resaltar ante vosotros las excelsas cualidades de hombre de gobierno del que hasta ahora fué gobernador civil de Sevilla, quiero hacer llegar a conocimien to de todo el Instituto, que su moral y su alto espíritu de justicia se formaron en el ambiente honrado y modesto de una CasaCuartel del Cuerpo, donde nació y se educó bajo l a tutela de su padre el guardia José 7 ¿ES USTED AFICIONADO AL C I N E -L e a Blanco y Negro E n la sección cinematográfica del próximo número publica, entre otros originales artísticamente ilustrados: E c o s U n a estrella europea Se necesit tan suicidas Caras nuevas: F r a n cés D e e L o s extranjeros en H o llywood: L a colonia rusa Una estrella olvidada: Corinne Griffith E l divorcio de la semana por Eddie Marshall. Consultorio cinematográfico por M a r y- T e r e Véase el domingo Blanco y N e g r q Terminado el acto referido, el Sr. Sol, ea el patio del rjalacio central de la plaza de España, dirigió la palabra a Jas clases de la Guardia civil. Les dijo que al dejar el mando lo. hacía con una profunda emoción en esta despedida ante 1 director general del Benemérito Instituto y los dignos representantes de la autoridad. Añadió que sentía una íntima satisfacción y tranquila su conciencia por haber puesto todos sus esfuerzos y su mejor voluntad en pro del mejor desarrollo del cometido que le ha encomendado, demostrando que no es un Cuerpo pretoriano, sino una loable institución, influida de verdadero espíritu, ciudadano, que le permite servir en todo momento a los Poderes legítimamente consti- tuidos. H i z o resaltar la lealtad con que viene prestando este servicio, y terminó expresando por, ello su gratitud y diciendo que en esta expresión ponía el orgullo de poderse llamar hijo del Cuerpo. L a s clases acogieron las palabras del señor Sol con na ovación clamorosa, reforzaí
 // Cambio Nodo4-Sevilla