Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B Pf. M I É R C O L E S 8 DE JUNIO DE 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 3 I ruecas y a los tejares manuales también e l I veinte por ciento de las telas que hubieran de fabricar a máquina; cuando se obligara a los fabricantes y vendedores de calzados a que la quinta parte de su mercancía fuera trabajada a. mano; a las Compañías de F e Federación provincial de Asocia- rrocarriles, a que reservaran para l o s a r r i e- ros la quinta parte de sus transportes, ciones y Patronales Agrícolas de Remedíese el paro en buena hora, pero que eso no sea un motivo para a c a b a r l e Sevilla hundir a una clase social, que en su caída Recibimos la siguiente n o t a arrastrará la riqueza nacional. L a Junta de gobierno de esta Federación Y creemos que no es ese el fin que se no. cumpliría la misión dé defender los intepersigue. reses de sus. representados, si no hiciera Pero por lo visto la política, la falsa po ¡publicas las injusticias de que se les hace lítica sigue estando por encima de todas las víctimas, no sólo creándoles la angustiosa conveniencias. situación en que, actualmente se desenvuelve Hasta qué punto es esto cierto, l o d i c e n el negocio del campo, para mal de todos, las interpretaciones, que sin reparW- é n la obreros y patronos, sino agravando esa silógica, en la justicia, en l a caridad, n i s i tuación con imputaciones injustas para, los quiera en el ridículo... se están dando a la que dedican su inteligencia, su capital y su célebre base cuarta de nue stras tarifas para trabajo (pues también trabajan, y quizás jornales agrícolas. más que otro, el empresario agrícola) a la Dicha base establece las. consabidas l i m i benemérita ocupación de hacer producir el taciones para utilizar la. s máquinas segadocampo. ras, prohibe el alquiler de las mismas, lo Debemos empezar, por tanto, consignando que equivale a obligar en nombre del marnuestra- lás enérgica protesta contra los que, xismo á los pegujaleros a renunciar, a los con marcados fines políticos, cometen l a i n i beneficios de ese prodigio de la moderna mequidad de imputar a los patronos agrícolas cánica que había redimido alh ombre de una malos tratos y persecuciones de sus obreros, de las faenas más agotadoras, y termina l a hasta llegar a condenarlos a l a miseria; referida base diciendo que: D i c h a limita- cuando en realidad, ellos y nosotros, a la par, ción se hará de modo que, como máximo, son. los que estamos bajo esa condena, decretada por los- que anteponen sus conve- se reserve a l a siega a brazo un veinte por ciento, cuando hayan de segarse- más de niencias partidistas a lbs más elementales cincuenta fanegas de tierra. postulados de l a solidaridad humana. Completamente alejada esta Federación Según las más elementales reglas de herde l a política, y atenta sólo al fomento de menéutica, esta cláusula restrictiva tiene dos la- más importante rama de la riqueza naobjetos: poner un tope a la limitación en el cional, misión que debe estar m u y p o r engran Cultivo y eximir totalmente de esa l i cima de todas las luchas de partido, protes- mitación a. losílcoseclieros dé menos de cintamos, pues, enérgicamente, contra los que, cuenta fanegas. de tierra. pc r, encima de todos, colocan el negocio de Pero aquí pone su mano implacable la sus fines políticos. mala política sin. entrañas, que dice querer la redención del obrero, pero que no vacila U n a vez esto sentado, debemos decir que, sin causa alguna que lo justifique, las bases, en hundirlo cuando se lo encuentra y a redimido. para, los trabajos agrícolas que nos han sido E s a ya célebre íiasé está isiendo objeto de impuestas a los agricultores sevillanos son un forcejeo indignante, que empieza retorl a s m á s gravosas de España. ciéndolas. palabras copiadas; hasta preten, E s t e hecho ha sido objeto de jactancias inexplicables, como inexplicables vienen- der, deducir de ellasuñaprohibición para que sieguen, con máquina- Ios que tengan menos siendo otros sucesos, que, aun- sin querer, hacen pensar en una extraña ofensiva, que, de cincuenta fanegas, de tierra, y termina con l a míenos cruel, pero, arbitraria interprebien pudo tener su aurora en los días de nuestra malograda Exposición y que segu- tación de que los labradores, de menos de cincuenta fanegas de tierra, también están ramente ncontnarían su ocaso en el momenobligados a reservar el veinte, por. ciento t o era que los sevillanos nos decidamos a para la siega a brazo! adoptar un nacionalismo h ostil, amenazador Esto sería simplemente ridículo, si a esos y. agresivo al estilo- catalán, o simplemente modestos- agricultores- se xlesv permitiera que una Solidaridad política de altos, medianos fueran sus brazos los que se invirtieran n y chicos, que haga cambiar el rumbo de las segar ese veinte por. ciento; pero no es así. cosas. A l a hora de hacer, política partidista no SCTO el hecho de que tengamos que pagar; como diez lo que casi todo. el resto de se detienen en el ridículo nüestros marxistas y prefieren abordar, ciegos, Vía tragedia. los españoles paga con poco más de l a mitad, LAS BASES D E TRABAJO E N E L C A M P O A N DALUZ acierta a ver que uno de los hijos de ese labriego, quizás ya hombre, se parece a H i t l e r -L a Junta de gobierno. U n telegrama contra la pretensión de los socialistas E s t a Federación ha dirigido al presidente del Consejo de ministros y al ministro de la Gobernación el siguiente telegrama: Alarmados vivamente los agraviados agricultores provincia al conocer pretensión Comité Partido Socialista, que répreseqta, ría convertir en vivero de un partido político los despojos de esta riqueza agraria sevillana, queriendo se prescinda de asesora miento técnico agronómico ante sectario temor a informes equitativos, expresamos respetuosamente, en nombre de Federación P a tronales Agrícolas, que al acceder a tal deseo suprimiendo l a acertada intervención servicio, agronómico y primera autoridad provincia, no sólo acarrearía gravísimos perjuicios generales por huelgas y conflictos con que en su telegrama amenazan, -sino que nos obligaría en propia defensa a determinación enérgicas y colectivas, como protesta unánime a la perturbadora e irritante dictadura socialista. -Junta gobierno Fede ración Patronal. LOS PROB LEMAS LA TIERRA DE Asamblea de la Unión de R e gantes del Segura M u r c i a 7, 12 mañana. Comunican. de A r chena que se Ha celebrado- la Asamblea de la Unión de Regantes de las zonas altas del Segura. Presidió, el Sr. Ayála, y asistieron dieciocho vocales, delegados de diferentes pueblos. Se discutió el decreto reciente del ministerio de Obras Públicas referente a la. organización de la Mancomunidad Hidrográfica del Segura y se elogió: l a disposición de que se confiera a los regantes intervención directa en ¡dicho organismo. Se acordó dirigir al ministro un telegrama expresando l a satisfacción de todos. Ante l a importancia de la disposición, acordaron reunirse el domingo, día 12. También- se acordó dirigirse al presidente de l a Junta de hacendados para que invite a l o s representantes autorizados de las ¿0- ñas de la cuenca del Segura a tratar sobre el decreto, con el propósito de vivir en contacto cordial con los regantes de las zonas media y ¡baja. Sé estudió el caso de los secanos. comprendidos en la cuenca de! Segura, con relación pasa de inexplicable a irritante, cuando se. N o t o r i a es la penuria con que los ngriculye, como todavía se trata, con refinado en- tores están haciendo l a actual recolección: a las zonas altas, puntualizándose el criterio de que tengan regadío cuando haya aguas sañamiento, de agraviar esas bases cada vez eL. crédito, no. existe, los- precios que se obque ¡ée presenta ocasión. tienen para conseguir anticipos de dinero, sobrantes. P o r una moción de la presidencia se acorpor cuenta de granos, son irrisorios, por Na hay u n solo país civilizado donde no dó que se convoque a un concurso nacional no decir crueles, y los pequeños pegujaleros sea objeto dé preocupación gubernativa el con premio al mejor proyecto ejecutable, se ven privados de disfrutar los altos jorproblema deufecilitar l a industrialización del tanto en l o referente al problema dé la técnales de los simples braceros, por tener que campo, corno único medio de comer barato. nica como, en los puntos legales para auatender a los cuidados de su cosecha. Pues a nosotros oficialmente se nos i m mentar el volumen de las aguas del Seponen absurdas limitaciones en el empleo Pero, en los campos sevillanos será fregura en cantidad que permita regular el de Maquinarias, sin que esto sea obstáculo cuente, en este año de gracia, ver una choza, caudal en los estiajes, para la suficiente dop a r f i q u e e nos triture con tasas, que ño a l a puerta de l a cual hay ¡una costosa mátación de los regadíos actuales. son inflexibles más que por arriba y con quina segadora inactiva; junto a l a máquina, importaciones que hechas en plena recolecy no menos inactivo, a un hombre, todavía La Asamblea acogió con entusiasmo l a ción representan l a ruina de los cultivadojoven, y junto a ese hombre, una mujer y, moción de la presidencia, reconociendo que, res, sobre todo de los más modestos que no unos hijos, que tal vez no han podido harsiendo l a verdadera causa de las constantes pueden defender sus productos. tarse de comer, para, que, el, escaso dinero disputas entre los usuarios del Segura la es, ¿E s qué se quiere r e m e d i a r e l paro? tomado a dita, alcance a pagar los sueldos casez de agua, todo lo que se haga por au 7 Pues remedíese en buena hora, pero no de unos obreros que siegan l a cosecha... mentar el caudal de las aguas de Segura, con cargo a una sola clase social, cuya vida Los rostros fruncidos de los personajes tenderá a remediar el mal y a evitar graves económica está ya agotada. de esta escena y sus. manos crispadas denoconsecuencias, pues la resolución del probleE s a medida injusta sería sólo aceptable tan rencor contra alguien que no está en el ma no puede confiarse exclusivamente a l a cuando á los fabricantes de tejidos, por. cuadro y que acaso, por tener los ojos tamisión previsora de los pantanos en una ejemplo, se les obligara a reservar a las pados con una estrella de cinco puntas, no región donde son escasas las lluvias. 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla