Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A E C. J U E V E S g DE J U N I O D E 1932. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G í 3. traña a los elementos soJventes de la Ré. pública. Después de fracasado el movimiento dé diciembre dice el orador que se entrevistó erjf París con D. Marcelino Domingo, con quiem almorzó amistosamente. Añade que fué objeto de persecuciones el día 2 g de abril del año pasado, cuando s a dirigía a Francia acompañado de su fami lia. Fué detenido en la frontera. ¡E l Sr. Galarza, entonces fiscal de la Re- pública, promovió contra él dos querellas, una contra, los magistrados que actuaron! en el asunto de Valencia y otra contra losj ministros del general P r i m o de. Rivera, por, ¡haber concedido el monopolio, de. tabaco en las plazas de soberanía de Marruecos. A n a l i z a los extremos en que sé funda- i mentaban ambas querellas y. recuerda qu á ¡en el verano de 1030, cuando él se hallabái! en San Sebastián, se encontró con el se- ¡ñor Prieto, quien le preguntó si iba a sesi ese financiero de la revolución. L e contes- ¡tó negativamente, y entonces el Sr. Prieto) le dijo que no lt extrañaba. -i Como un segundo episodio de la perse- cución, manifiesta que formando parte e l señor Galarza de la cómisiSn. de Responsabilidades se volvió a exhumar el expe- j diente del monopolio de tabacos, y, al efecto, recuerda los varios incidentes ya conocidos de sú intervención en el asunto de E m i l i a no Iglesias, así como l a situación del señor, Galarza en todos los trámites de aquel entonces, i Señala como tercer episodio que el señor, Galarza buscó en A r g e l un colaborador; para su persecución, llamado Francisco Ciaran. ello que se beneficiara el Sr. Calvo Sotelo. del Banco de Bilbao, crédito abierto por la H a y prevaricación cuando se dicta reSociedad Le Nüe, que entregó en la sucursal solución injusta por un funcionario, a conde aquel Banco en París, un millón quinienciencia de que aquélla lo es. tos m i l francos para la fianza. N i el cohecho, ni la prevaricación se dan E l Sr. G I L R O B L E S exhibe las cartas, en el caso del Sr. Calvo Sotelo. Se dice que ante la Cámara, que se cursaron para esta el Monopolio de Tabacos en las plazas de operación. soberanía de Marruecos no se dio por ley, y S i no hubo quebranto para el Tesoro, porse añade que no se otorgó por concurso. L o que el concurso actual. se remató por menor primero es absurdo, porque si no había Cortipo que el del Monopolio del Sr. March, tes, mal podría haber leyes. E n lo que res ¿por qué se intenta procesar al Sr. Calvo. pecta a lo segundo, hay que tener en cuenta Sotelo? ¿Por, qué no se exigen por la Cáque el Sr. M a r c h poseía la concesión de la mara, las responsabilidades que se derivan zona internacional, y, por tanto, se está, en del concurso actual, y que yo acabo de deun caso análogo al del productor único, que nunciar ante ella? excluye todo concurso, según la ley de ConE l Sr. G I L R O B L E S termina con estas tabilidad. Pero además, el decreto del señor palabras: Y o mañana pediré en sesión públiCalvo Sotelo benefició a la Hacienda. L a ca que- se haga una investigación severa soTabacalera, en el quinquenio anterior ai debre los hechos que acabo de denunciar esta creto, tuvo un benefició aparente de seisciennoche. tas m i l pesetas. E l decreto del Sr. Calvo Sotelo obligaba a un canon de uh millón Intervención del S r M a u r a setecientas m i l o sea casi tres veces el beE l Sr. M A U R A se levanta. y dice que las neficio aparente de la renta. Y era aparente ese beneficio, porque las palabras del Sr. G i l Robles significan la pri mera acusación gjrave que se hace contra un labores se vendían a precios envilecidos, lo Gobierno de la República. Pide, en su conque era un aliciente para el contrabando, y secuencia, que la Cámara acuerde una invesasí, lo que la Compañía vendía de más en tigación para comprobar las denuncias del Ceuta y Melilla, lo vendía de menos en la Sr. G i l Robles. Península, y la diferencia se la llevaba el L a Cámara así- lo acuerda, previas unas contrabando. palabras d e l Sr. Bésteiro, que solicita se Y ahora- -dice el orador- -vamos a comformalicen las acusaciones en sesión púparar y comprobar lo sucedido entonces con blica. lo que ha sucedido después. E l 6 de junio de 1931, se rescindió el contrato con D Juan M a r c h y en vez de deE l señor G i l R o b l e s entrega los volverlo a la Tabacalera, como ordena la documentos que considera p r o b a ley, se dejó en el aire hasta el mes de octutorios bre. E l 29 de ese mismo mes, se dictó un decreto, con el informe en contra del ConseD e nuevo se levanta el Sr. G I L R O B L E S jo de Estado, adjudicando la explotación al y anuncia que entregará ai la Mesa re la Estado por gestión directa, lo. que ha- cosCámara, mediante inventario, y con obligatado al erario 8oo; O0O pesetas. Antes dé que ción, de entregarle copia ¡certificada mañana, saliera el decreto en la Gaceta, ya estaba los documentos- que él juzga. probatorios. de vendiendo tabaco comprado por el minissus acusaciones. terio de Hacienda a la sociedad francesa Y en efecto, el Sr. G I L R O B L E S pasa al. Le Nile, con domicilio en Marsella. despacho del oficial mayor, recoge el oporE l orador pone a disposición de la Cátuno recibo y entrega los documentos, que mara la lista de. las labores y telegramas son 14, al presidente de la Cámara. cruzados entre el director del Timbre y dicha sociedad. L a defensa del señor M a r c h E n enero se anunció un concurso para la adjudicación definitiva, y da la casualidad A l levantarse para hablar el Sr. M A R C H de que l a misma sociedad a la que se comse produce en l a Cámara una expectación v i pró el tabaco, por medio de su gerente, vísima. Se hace un gran silencio. M r Marbou, dirigía las operaciones del. conComienza diciendo que sólo podía hablar curso, en M a d r i d a título exclusivo de acusado, porque después del acuerdo que adoptó la. Cámara conU n a v o z E s o no es verdad. tra él, sólo de ese modo podía justificarse su E l Sr. G I L R O B L E S Tengo dieciocho presencia en el salón de sesiones. -Pide rescartas, en las que l a Sociedad dice a monpeto a quienes le escuchan, porque son juesieur Marbou, que se hallaba en Madrid, de ces, y dice que se defiende a sí mismo para qué modo ha de hacer las operaciones para asumir toda la responsabilidad de sus palala fianza y demás trámites del concurso, y bras ante la Cámara y la opinión pública. hay otra carta en la que la fábrica francesa Afirma que desdé hace más. de un año viedice que está impresionada por los sucesos ne siendo objeto de- incesante persecución, de España, y pregunta si no se estará en que todos conocen. Se llegó a tantos y tales vísperas de un movimiento reaccionario que extremos que. estinió oportuno romper su eche por tierra todas las combinaciones. silencio. (Grandes rumores. Como antecedentes hace resaltar que siemContinúa el orador diciendo que el pliego pre tuvo ideales dé izquierdas y fundó el de condiciones pedía que el capital fuera periódico La Libertad. Afirma que el comespañol. E s t a cláusula no se ha cumplido. té revolucionario de 1930 le dirigió una soE l dinero ha sido francés. E n primer lugar licitud para qué colaborará con él financiese constituyó una sociedad denominada H i s ramente. E n nombre de ese comité revoluPano- Marroquí. Luego se creó otra llamada cionario, con representación plena, se le busL a Canariense. E l capital estaba formado có reiteradamente para alcanzar el triunfo, del siguiente modo: 575.000 pesetas, de una y con igual modo, se negó a sumarse a su sociedad denominada Financiera, para conobra, porque no se- trataba más que definantrolar el negocio; el, Sr. García Bustos y ciar un- movimiento de rebeldía contra el P o familiares del Sr. Aranguren, apoderado del der constituido y de perturbación para el. Sr. Echevarrieta. E l capital controládor es país. E r a natural que la negativa contrariase de M r Homonosot, que suministró el dinea los que figuraban en el comité, pero no ro a cambio de la pignoración de acciones. podía esperar nunca que se tomase el camiEsto no ha sido más que una farsa para el no del despechó, como lo hizo el Sr. Galarreparto en el Consejo, de Administración, za, quien llegó a prevenirlo por medio del porque el capital suscrito está desembolsado. Sr. Ruiz Albeniz, que concediera el dinero E l orador pide una investigación para que porque había pistoleros dispuestos a aplicarse sepa que ese capital no ha pasado por le la- acción; -directa si no- se. sometía. caja, y que el dinero procedía de un crédito Pone al margen de lo que califica de pa 5 E L Sr. Galarza envió a A r g e l al ex policía Honorio Inglés para, que se entrevistara con Garau y le denunciara hechos qúia comprometieran al orador. Dicho sujeto, durante su estancia en Madrid, realizó gestiones para pedir al Sr. M a r c h 500.000 pesetas a, cambio de no formular las de ¡nuncias a quí le invitaba Honorio Inglés. E l orador añade que ignora si el sujeto en cuestión lo l i a d a por cuenta propia oj de otras personas. Dice que advertido Garau huyó precipitadamente de España. E l orador se refiere luego a la petición del suplicatorio y cuente cómo vino a España inmediatamente a l tener noticias de que el Gobierno rcoiitinuaba su persecución. E x p l i c a sus declaraciones ante, l a comisión de Responsabilidades, y analiza el. fundamento del suplicatorio. Á l efecto, se refiere al Monopolio de Tabacos en Ceuta y Melilla, y aporta diversos datos legales para demostrar que la adjudicación se hizo en condiciones normales. N i e g a el cohecho, y, desde luego, los indicios de prevaricación. E x a mina lo que se entiende por delito de contrabando, y relata cómo en tiempos de la Dictadura se le persiguió, sin que se le pudiera probar ninguna infracción contra la ¡ley. Señala que no invocará en su defensa un solo hecho que rió sea anterior al verano de 1930, en que el Comité revolucionario solicitaba su concurso financiero, y afirma que para Ja concesión del suplicatorio precisa recurrir a hechos extrañas a la comisión de Responsabilidades. Rechaza el proceder de las medidas precautorias que contra él se adoptaron, máxime permaneciendo en España, por propia voluntad. Añade que, por- lo visto, todas las responsabilidades que se indicaron al- advenimiento de l a República como necesarias para su depuración quieren concretarse únicamente en su persona. A la vista de las circunstancias que rodean este asunto, dice que se le persigue con refinamiento, lo que tiene su- fundamento en el apasionamiento de jueces que son- recusables. Se congratula de que esta persecu-
 // Cambio Nodo4-Sevilla