Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA J I D E 1 UNÍ O D E 1932. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S DIARIO ILUSTRA DO A Ñ O VIGESIM O O C T A V O N U M E R O 9.1 67 REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES Y ANUNCIOS, MUÑOZ OLIVE, CERCANA A TETUAN, SEVILIA E L P R O Y E C T O D E E S T A T U T O CATALÁN A N T E L A OPINIÓN NACIONAL Y SU DISCUSIÓN E N E L PARLAMENTO En la sesión de ayer, en la que se aprobó el artículo primero, sólo mantuvieron la oposición los diputados agrarios. La disidencia del señor Carrasco Formiguera de la Esquerra Un manifiesto de las Casas regionales de Madrid. Acerca de la catalanización de la Universidad de Barcelona. E l señor Maciá dice que le satisface el artículo primero tal como quedó redactado. Otras informaciones. El primer artículo del Estatuto, es el pri, mer paso para la desmembración de España. Es casi toda la armadura del proyecto. Es la desaparición de cuatro provincias y de su régimen histórico. Es el reconocimiento de la autonomía y de la Generalidad La minoría catalana expulsa al secome nuevo Poder, sobre un territorio esñor Carrasco Formiguera pañol que ya no será regido por los mismos L a nota interesante del día de ayer, en Poderes que rigen a, las demás tierras esrelación con el debate del- Estatuto ds C a pañolas. Régimen aparte y diferente, consa- taluña, fué el discurso del Sr. Carrasco Formiguera, que hasta ahora ha pertenecido a gración del hecho diferencial. la minoría catalana. E l punto de vista del Toda la jornada de ayer se empleó en señor Carrasco Formiguera en el. problema despachar ese artículo, y parecerá muy bien de. Cataluña es bien conocido. Este diputado empleada por la trascendencia del acto, pero catalán sostiene que la aspiración nacionalista de Cataluña responde plenamente á los no imaginen los lectores que se libró ninguna batalla por el interés nacional. Hubo caracteres étnicos, de lengua, de costumbres y. hasta de espiritualidad de los catalanes. enmiendas y votaciones numerosas, y. una Entiende además que la representación parprolija discusión de palabras y matices de lamentaria de Cataluña no, tiene derecho a palabras, para subir o rebajar un poco el variar- el Estatuto plebiscitado y que representa la verdadera voluntad del pueblo. color del texto; pero, a la hora decisiva, sólo hubo once españoles que votaron contra Esta tendencia leal y franca del Sr. C a rrasco chocó desde, hace tiempo con los el artículo. Once, nada más. Con ese artículo, con el que establece el Parlamento procedimientos tácticos de la minoría y esta actitud culminó anteanoche en una reunión de Cataluña, y con algún otro, de los que a la que sometió dicho diputado unas envan a salir sht, dificultad, el nacionalismo miendas al artículo primero, que fueron rechazadas por los distintos sectores que i n tiene bastante para redondear su obra en tegran; el grupo parlamentario. sucesivas etapas. E l Sr. Companys y los representantes de Se cumple la táctica prevista, e irá salas fracciones que están dentro de l a E s liendo poco a poco la componenda desapa- querra consideraron al S r Carrasco F o r recerán del dictamen, o se atenuarán, las miguera fuera de la disciplina de la minoconcesiones irritantes puestas en él para la ría y por eso en la sesión de ayer, antes de negociación, y al cabo, con mayor o menor que usara de la palabra el diputado disidente, el Sr. Companys lo advirtió a. l a C á contenido en la letra del Estatuto, pero con mara para que ésta no creyera que los contodas las posibilidades de acción para robus- ceptos del S r Carrasco eran compartidos tecer el hecho diferencial, -el nacionalismo por los demás catalanes. se llevará la independencia virtual de CaE n el extracto recogemos el interesante discurso del Sr. Carrasco Formiguera. H a taluña. El bloque d oposición, organizado con tantas promesas de vigilancia y de se- bló claramente, sin ambages, con la bandera en alto de un nacionalismo integrado veridad, seguirá discutiendo palabras y apa- dentro de la federación d e los pueblos ibé rienciaSj tanteando matices, y se conformaráricos. Muchos de sus juicios fueron acocon las victorias que de antemano tiene con- gidos con prolongados murmulfos y rumores, pero l a Cámara comprendió que por cedidas por la táctica de los catalanes. primera vez se le hablaba del lado di CataNo es eso lo que quiere el país, ni lo que luña, sin estrategia política y con absoluta esperaba, ya. que no de la Asamblea por sinceridad. los compromisos que la oprimen, de las minorías que- se ofrecieron a secundar vigo- Explicación del señor Companys rosa y resueltamente la protesta nacional. El Los periodistas hablaron con el Sr. Compaís no cede, ni cederá, en su oposición al panys y éste les explicó el motivo de la seEstatuto autonómico, salga cómo salga de paración del Sr. Carrasco de la minoría calas Cortes, y ha de sentir honda tristeza talana. citando mírelas listas de votantes y encuen- -Antes de conocer la minoría y yo lo que iba a decir el Sr. C a r r a s c o e h el salón tre tan desamparada su. reclamación y tan de sesiones- -explicó el jefe catalán- -ya esexiguo el núinero de los que la oyen. taba fuera del grupo el S r Carrasco. Se E l problema ante la C á mara v trata, pues, de una cuestión de régimen i n terior, jorque todas las fracciones representadas en la minoría han considerado que el Sr. Carrasco estaba fuera de la disciplina de la misma. -D e modo- arguyó un periodista- -que no se trata de discrepancias ideológicas. -No. Nosotros ¡podremos estar de acuerdo o no estarlo con lo que acaba de decir el Sr. Carrasco, pero eso no tiene nada que ver con su separación del grupo. E l Sr. Companys añadió qué, en términos generales, él no discrepaba de muchas de las afirmaciones hechas por el S r Carrasco; pero que en varios puntos, sí. Un interesante diálogo entre los señores Maura y Companys Momentos después hablaban los señores Maura y Companys rodeados de numerosos periodistas. E l ex ministro de la Gobernación deseaba saber si la mL oría catalana rechazaba. el discurso del Sr. Carrasco Formiguera. -V e r á usted- -1 c contestó el S r Companys- Dejando aparte esa interrogación i n quisitiva, yo digo que en la minoría catalana hay republicanos históricos, otros de extrema izquierda, nacionalistas y de la L l i g a de la que a mí me separa un abismo. A h o r a bien; por una mutua transacción hemos convenido en defender el voto particular que hemos presentado al dictamen, porque representa el punto de coincidencia de los c r i terios contrapuestos. Con arreglo a ese voto nosotros deseamos resolver el problema dentro, de un criterio nacional. -Bueno, bueno- -le interrumpió el señor Maura- Mi- pregunta es ésta: ¿están ustedes conformes con el discurso del S r C a rrasco o no lo están? Porque lo que acaba de decir responde a una pura esencia nacionalista, y vosotros tenéis ese sentimiento muy, arraigado, aunque lo ocultéis. -Usted es un hombre liberal- -dijo el Sr. Companys- y. usted afirmó ahí dentro que lo esencial en el problema de la autonomía era la voluntad de un pueblo. ¿N o es eso? Pues esa voluntad de Cataluña se concretó en el Estatuto sometido a plebiscito, y, que nosotros defendemos. Pero, como somos hombres de realidades, hemos entendido que al Estatuto de Cataluña respondió la. Constitución votada en. Cortes, y a ella nos sometemos: Confieso, sin embargo, que, fundamentalmente, yo no discrepo de lo que ha d i cho el S r Carrasco. -Y a lo sabía yo: L o cierro es que ustedes plantean e l problema de modo distinto a como lo hace el S r Carrasco, y pensáis como él en el fondo de vuestras conciencias. 2
 // Cambio Nodo4-Sevilla