Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO xi D E JUNIO D E 1932. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G $3. LOS DE TRIBUNALES VUST 1 CI En la Audiencia A mujer. C a s t i g o V e r e d i c t o de i n c u l pabilidad Madrid 10. ...Y al mismo tiempo vieron salir de entre aquellas malezas una her mosa cabra, toda la piel manchada de negro, blanco y pardo; tras ella venía un cabrero, dándole voces, y diciéndole palabras a su uso, para que se- detuviera, o al rebaño volviese. La fugitiva cabra, temerosa y despavorida, se vino a la gente, como a favorecerse de ella, y allí se detuvo. Llegó el cabrero, y asiéndola de los cuernos, como si fuera capaz de discurso y entendimiento, le d i j o ¡A h cerrera, cerrera; manchada, manchada... Y ¿cómo andáis vos estos días de pie cojo? ¿Qué lobos os espantan, hija? ¿No me diréis que es esto, hermosa... Más ¿qué puede ser, sino que sois hembra y no podéis estar sosegada? Que ¡mal haya vuesta condición y la de todas aquellas a quien imitáis! Volved, volved, amiga; que si no tan contenta, a lo menos estaréis segura en vuestro aprisco y o con vuestras compañeras; que si vos, que la habéis de guardar y encaminar, andáis tan sin guía y tan descaminada ¿En que podrán parar ellas? Contento dieron las palabras del cabrero a los que las oyeron, especialmente al canónigo, que le dijo: -P o r vida vuestra, hermano; que os soseguéis un poco y no os acuciéis en volver tan presto esa cabra a su rebaño; que, pues ella es hembra, como vos decís, ha de seguir su natural instinto, por más que vos os pongáis a estorbarlo... La Gran verdad la de estas palabras, que en el capítulo quinto de El ingenioso hidalgo se, contienen, y que el abogado fiscal, señor Monzón, encargado ayer, por ministerio de la ley de sostener la acusación contra Gaspar García Arrigorriaga, en la sección cuarta, parecía no recordar, investigando las causas del delito... No- hay, en efecto, guardas, candados, n i centinelas que guarden a la- mujer como el recato propio... si éste se ha perdido, y así, en el caso que ayer se juzgaba, ¿qué camino le queda expedito al padre, al hermano o al esposo? N o es complacencia, n i bondadosa tolerancia, ni siquiera debilidad. -Es nuevo a las consecuencias del único remedio que exigen tales perversiones... L a prueba practicada en el juicio- -prueba horrible nauseabunda, que puso de manifiesto todas las flaquezas de que es capaz un alma pervertida- -demostró las liviandades de. la víctima y las torturas que constantemente sometía al procesado. Y el fiscal preguntaba, poniendo en sus palabras un matiz de ironía, si el marido, indiferente o desdeñoso, había presenciado alguna de las crudísimas escenas a que los declarantes, aludían. -Sí- -contestaba uno de ellos- precisamente aquí en la. Audiencia, donde acu- dimos a declarar en cierto juicio, en el que también la mujer jugaba papel importantísimo, presenció el procesado cómo bromeaba su esposa con los que la acompañábamos... ¿Y usted advirtió en él intranquilidad o desasosiego. -Sí, señor. Advertí más que eso, porque lo v i desesperado, enloquecido, tanto, que hube desaconsejarle que no la hiciera caso, porque no merecía que por ella se perdiera un hombre honrado, ¿Había de matarla? A los pocos meses de casados hubieron de separarse. Medió la familia, intercedieron los amigos... ¡Todo inútil! Pasajeramente arrepentida volvió al hogar, donde la bondad, la compasión, el amor mismo, ¿porqué no? se conjuraban contra: el infortunio; pero poco tiempo después lo abandonaba todo: marido, casa, bienestar, sosiego, afectos, familiares... Sentía el t i rón del arroyo que, enfangada dejara, y al arroyo volvía de nuevo, a envilecerse con ímpetu morboso, que arrollaba cuantos obstáculos encontraba a su paso. -No puedo, no puedo con ella- -se lamen taba Gaspar. He rogado, he querido imponer por la fuerza, la he apartado de este ambiente para ver si la reflexión vencía... pero fué inútil cuanto hice. E s un caso sin remedio. Así era, en efecto. N o tenía arreglo. No hay cabrero que la guarde. Cabrita que tira al monte. Y una noche, la del 15 de marzo del año 1931, tras algunas escenas en las que no parecía buscar otra cosa la mujer que l a vejación o el humillante y bochornoso zarandeo de su desdichado marido, éste la dio de puñaladas en la Ronda de Toledo. Muerta Elena Campos, fué procesado Gaspar por el delito de parricidio, que ayer, como hemos dicho, se vio ante el. Jurado, en una de las secciones de lo Criminal. Jurado mixto, que por serlo pudo ahondar mejor en las causas del delito y comprender de modo más humano la tragedia del desventurado a quien iban a juzgar. En el veredicto, de acuerdo con lo que en su informe había solicitado el letrado Sr. Gutiérrez Ballesteros, se niega la culpabilidad de Gaspar García Arrigorriaga. Así era de hacer en justicia. -Manuel Tercero. ea l el BLANCO y NEGRO ECONOMIZA CARBÓN Ahorra dinero porque dis minuye el c o n s u m o de carbón. MEJORA S U CALIDAD Es el producto ideal en las industrias porque, además de ahorrar; dinero y aumentar l a producción, N- O CONTIENE NITRATOS NI S U B S T A N C I A A L G U NA C U Y O S VAPORES PERJUDIQUEN A LOS METALES. Aumenta el rendimiento de fundiciones, hornos, calde ras, cocinas, etc. No debe faltar en ningún hogar. Ahorra dinero porque permite emplear carbones de inferior calidad y precio Ahorra trabajo por hacer más constante la marcht del fuego y aumentar su duración. E L USO D E P I R O G E N O supone un aumento de ingre sos porque economiza carbón y duplica su producción, CONCESIONARIO EXCLUSIVO: THE CSflL- F RE TRUST -Avenida P ¡y Margal! J 8,1. 12. MADRID SE NECESITAN DELEGADOS EXCLUSIVOS SOLVENTES EN MADRID V PROVINCIAS AGENCIA VBJJm
 // Cambio Nodo4-Sevilla