Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 14 DE J U N I O DE 1932. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 34. E N L A SIERRA D E G U A D A R R A M A SE I N A U G U RA L A F U E N T E D E LOS GEÓLOGOS M a d r i d 13, 6 tarde. Amaneció lloviendo si tenía de qué. Miles y miles de madrileños tuvieron que romper én pedacitos sus programas de excursión dominical. Pero los socios de Peñalara se ríen de las inclemencias del tiemno, y a las nueve de la mañana, con un cieio de esponja cenicienta, partió el coche para la inauguración de la Fuente de los Geólogos. E n el coche, que pudiéramos llamar pandemos, iban el presidente del Club, señor V i c t o r y el secretario, Arnaldo España; el joven naturalista García Lloréns y los peñalaros Díaz Luque, del Caño y Uñarte, con los compañeros de Prensa Barrada, Cortés, Sanz, Carballéira y Carpontier. P o r el camino se cruzaron, adelantándose, los coches particulares en que iban el presidente del Congreso, D Julián Besteiro; el director genera: de Montes, Sr. Salmerón; el presidente de la Comisaría de Parques Nacionales, marqués, de Villaviciosa de A s turias, v el delegado de Sitios y Monumentos Naturales, Sr. Hernández Pacheco, organizador del acto. E n la carretera. de Madrid a l a Granja, en una explanada cerca del Puerto de Navacerrada, se había alzado una bella fuente, obra del arquitecto Sr. Delgado Ubeda, au tor también del Club y de los Refugios de Peñalara. Grueso chorro de agua tiene un arco triunfal de piedra y un amplio poyete, que ofrece descanso al. viandante. E n uno y otro pilar ofrece la construcción el nombre Fuente de ios Geólogos. Año 1932 y la dedicatoria: A la grata memoria de Casiano del Prado (1797- 1866) José Macpherjson (1839- 1902) Salvador Calderón (18511911) y Francisco Quíroga (1853- 1893 primeros geólogos que estudiaron el Guadarrama y fueron sembradores de cultura y de amor a J a Naturaleza. 1 Por el camino cias, y representante de la Universidad, el Sr. García Moro, en representación del Ayuntamiento; el Sr. Ovejero, representando la Diputación provincial, y el señor Cebada, director general de Enseñanza Técnica. Este último leyó una carta del subsecre- tario de Instrucción, Sr. B arnés. Cerró los discursos el presidente del Congreso, Sr. Besteiro, quien manifestó que no ostentaba representación alguna, más que la personal, pero ésta, llena de sentimientos y emociones de tiempos pasados cuando muy joven recorría la Sierra madrileña con algunos de los maestros que eran objeto del homenaje, y con algunos condiscípulos que estaban presentes en el acto: García del Real, Palomares, Pedro Blanco y otros. Con ellos aprendió a sentir la poesía de la Sierra. Aquel amor de unos pocos se ha extendido a las multitudes que hoy sienten devoción por la vida sana y libre de la montaña. A los primeros maestros geólogos, admiradores de la Sierra, débese este encendido homenaje de amor y de admiración. El sentido discurso del Sr. Besteiro fué acogido con clamorosa ovación. Seguidamente los simpáticos, muchachos del Instituto- Escuela, dirigidos por el ilustre maestro Benedicto, interpretaron a voces solas una canción popular suiza, una serranilla del arcipreste de H i t a y canciones de la Sierra de Gredos y de ios pastores de Cameros, escuchando muchos aplausos. Desfiló la comitiva hacia el chalet de Peñalara, dejando inaugurada la fuente de los geólogos. A kilómetro y medio de N a v a cerrada esta fuente, alzada en honor de viejos excursionistas, brinda hoy a los contemporáneos la frescura de su linfa y el reposo de su banco tan bella y evocadora de poesía agreste, como las que se alzaban en el camino de la acrópolis o en las calzadas de la campiña romana. el presidente de Peñalara, Sr. Victory, y eí comisario de Parques nacionales, marqués de Villaviciosa. E l arquitecto Sr. Delgado Ubeda dio l e o tura, a petición de los comensales, de los motivos arquitectónicos de la fuente inaugurada. Los oradores y. el arquitecto fueron muy aplaudidos. ¡Y se dio por terminada la fiesta, que ha bía sido toda ella presidida por Velázquez, con sus típicos horizontes castellanos. A l volver, la verbena de San Antonio b r i llaba chorreando agua como un hule mo- jado. i E L P R O B L E M A D E LOS RIEGOS DEL SEGURA Accidentada asamblea en Murcia M u r c i a 13, 10 mañana. Se. ha reunido la Mancomunidad Hidrográfica del Segura, presidida por el delegado del Gobierno, al que acompañaban los diputados a Cortes Sres. Moreno Calvache; Rúiz del Toro y Martínez Moya, diputados por M u r c i a P é- rez Torreblanca, Gomariz y Rodríguez de Vera, diputados por Alicante; D- Daniel Ayala, en representación de la Vega A l t a del Segura; el Sr. Asencio, presidente de la Junta de Hacendados de M u r c i a D Joaquín Paya, representante de aprovechamientos industriales de la Hidroeléctrica; D. E m i lio Arévalo, ingeniero director de la M a n comunidad del Segura, y el alcalde de R o jales y el juez privativo de las aguas de Oríhuela. E l ingeniero Sr. Arévalo expuso el proyecto de la asamblea y leyó un telegrama del alcalde de Hell m, en el que hace constar la difícil situación por que atraviesa la industria de l a comarca, -debido a la falta de fluido eléctrico. E l Sr. Pérez Torreblanca se opuso a la petición del alcalde de Hellín, y el Sr. P a y a dijo que negarse a tal petición acarrearía grandes conflictos. Añadió que lo que ahora pide el alcalde de Hellín es la décima parte de lo que antes había pedido. E l Sr. Pérez Torreblanca continuó oponiéndose, y se promovió un vivo incidente. E l Sr. Moreno Calvache habló de regadío, y el Sr. Pérez Torreblanca denunció el funcionamiento de los motores de la V e g a A l t a del Segura. Se entabló una viva discusión, en la que intervinieron López Goicoechea, Gomariz y Paya. Este, ante una pregunta. del Sr. Torreblanca respecto a la representación con que asistía al acto, respondió que representaba los aprovechamientos industriales. Ruiz del T o r o pidió que se retiraran los diputados y quedaran, sólo los representantes legítimos de las vegas. Se aceptó, por último, l a petición del a l calde de Hellín. con protestas del Sr. T o r r e blanca, y la discusión entre los diputados de M u r c i a y Alicante fué violentísima durante dos horas. Se acusó a Torreblanca de ser abogado de determinada Compañía de riego de la Vega Baja. Se presentaron varias proposiciones, entre ellas una del Sr. Paya, que fué desechada por l a representación de Alicante. Se promovió otra acalorada discusión, que cortó la presidencia. La reunión terminó sin acuerdo alguno. Se levantó acta, que enviarán al ministro, para que resuelva el asunto de los riegos, que toma carácter de gravedad, pues parece que los representantes de las Vegas Bajas amenazan con quitar los motores enclavados en la Vega Media Alta. Manifestó que la situación es insostenible y que reina en la. región profundo malestar, si se tiene en cuenta que el censo de colonos propietarios se eleva a 11.000, y la pérdida de la cosecha supone una total ruina. Banquete a los invitados E n el Club de Peñalara se sirvió más tarde un almuerzo a los invitados. Fué ocupada la presidencia por el director general de Montes, Sr. Salmerón, que representaba al Gobierno, acompañado de los señores Besteiro, Cebada y las otras representaciones dichas. Entre las muchas señoras y señoritas que asistieron al acto figuraron l a señora de Besteiro, de Delgado Ubeda, de Victory, de Cebada; señoritas de Zulueta, de Cebrián Quiroga y otras tan lindas. A l final del banquete pronunciaron entusiastas brindis, con categoría de discursos, A l iniciarse el acto, la explanada de la Fuente estaba llena de invitados oficiales y de numerosísimos curiosos, que habían acudido de los edificios próximos. E n un autocar había llegado el maestro Benedicto con más de cincuenta jóvenes de uno y otro sexo, pertenecientes a la masa coral del Instituto E s cuela. Casi todos los invitados habían concurrido con sus familias y la explanada presentaba, un animado aspecto. E l Sr. Hernández Pacheco, delegado de Sitios y Monumentos naturales, pronunció un elocuente discurso, haciendo historia de la iniciativa de la fuente y de los méritos de los cuatro geólogos ilustres a quienes se dedicaba. E l orador fué discípulo de dos de ellos y trazó con palabra emocionada sus meritorios trabajos, su fervor por l a ciencia, su amor por la enseñanza. Todas las vicisitudes de estas vidas ilustres encontraron eco digno y literario en la palabra del señor Hernández Pacheco, que fué calurosamente aplaudido por el auditorio. E l Sr. Pedregal, presidente de la Institución Libre de Enseñanza, leyó a continuación unas cuartillas del rector de la misma, D Piartolomé Cossío, adhiriéndose con entusiásticas frases al acto que se celebraba. Fué luego el Sr. Marín, ingeniero de M i nas y representante del Instituto Geológico y Minero, quien se asoció con un bello discurso a la solemnidad. Y fueron después el Sr. Carrasco, decano de la Facultad de Cien- Los discursos E 8 de Eas 1.000 peseras INTERESA A TODOS CONOCER LAS BASES D E E S T E CONCURSO A L C O N C U R S O D E L A S 1.000 PESETAS P U E D E N ACUDIR T O D O S SIN G A S T O NI ESFUERZO Véase D l a i i c o Y H ¡efp s Toda la correspondencia destinada a este concurso deberá dirigirse poniendo en el sobre P a r a el concurso de Blanco y Negro
 // Cambio Nodo4-Sevilla